TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / eRRe / <>

[C:601819]

Cuando el flautista de Hamelín comprendió que no le pagarían las cien monedas de oro prometidas por haber librado a la ciudad de los odiosos ratones, enfureció y decidió tomar venganza. Tocó una melodía maravillosa y todos los niños del poblado comenzaron a seguirlo hipnotizados, sin que sus padres pudieran evitarlo. Rumbo a las montañas, con ellos detrás, los llevó hasta allá arriba y los dejó encerrados en una cueva fría y oscura. De nada valieron llantos ni súplicas por parte de los niños para que el flautista los dejara regresar a casa. La venganza estaba consumada.

El flautista decidió ir a descansar de tanto trabajo realizado; con la flauta bajo el brazo, se encaminó a la villa más cercana. Caminar le abrió el apetito y le provocó sed, así que se detuvo en la primera posada que encontró, decidió comer algo y tomar algunos tragos. No le quedaban más que unas cuantas monedas en el bolsillo, aunque suficientes para una cena sencilla y una botella de vino barato, que le hicieran olvidar la amarga experiencia de Hamelín. Después de cenar se fue tomando con gusto varios tragos hasta que embrutecido, se olvidó del motivo de su enojo. Con la razón semi nublada, apoyó la cabeza sobre la mesa mientras la flauta mágica se le escapaba de las manos e iba a rodar hasta un rincón oscuro y solitario. Más tarde el posadero lo llevó a una de las habitaciones malolientes y de mala muerte, que estaban vacías. Ya a la siguiente mañana se arreglarían tocante al pago. La flauta olvidada, permanecía quieta y muda, sin alumbrar a nadie con su canto. Cuando los últimos parroquianos abandonaron la posada y las mesas quedaron vacías, el jovencito que hacía la limpieza empezó a barrer. Así, cuando se encontró con la flauta tirada y la sostuvo entre sus manos, de inmediato supo que aquel objeto era mágico. Furtivamente lo guardó entre sus ropas y siguió barriendo. Más tarde, a solas, la admiró largamente, dudando entre llevarla a su boca y tocarla o no. Para entonces él ya sabía que nunca más en su vida volvería a barrer, que la flauta haría su fortuna. En su mente juvenil miles de melodías mágicas danzaban, ordenadas en su cerebro. En cuanto el primer rayo de sol iluminó el horizonte, el muchacho recogió su magro equipaje y abandonó la posada. ¡Tenía tantas cosas por hacer!

Bien entrada la mañana el flautista de Hamelín despertó con un horrible dolor de cabeza; cuando por fin reaccionó y se dio cuenta que había perdido la flauta, bajó como un poseído, hasta las mesas del comedor de la posada. Lanzó gritos y maldiciones, volteó mesas, sillas; golpeó a dos o tres sirvientes, pero la flauta ya estaba muy lejos y no habría de regresar a él. Aquel hombre había dejado de ser el maravilloso flautista.

El joven poseedor de la flauta iba feliz por un camino lejano, alegre por su buena suerte. Tocaba pequeñas melodías en la flauta y mientras más tocaba, más ganaba en sabiduría de cómo utilizarla. Fue en aquel momento cuando por fin se sintió libre, ansioso de vivir por el simple hecho de existir, de ser él mismo. El cielo arriba era de un azul celeste brillante. Estos dos últimos hechos, pensó, nada tenían que ver con la flauta mágica.
En un cruce de caminos encontró dos letreros clavados al tronco de un árbol. El primero, rezaba el nombre del poblado próximo: Hammer’s land. El segundo, era un llamado para quien pudiera ayudar a los habitantes de aquel lugar: un lobo o una bestia desconocida, estaba acabando con varias clases de ganado y un vecino del lugar había sido herido gravemente. Hacía más de un mes que los animales aparecían muertos en cualquier rincón. Nadie sabía qué hacer, por eso pedían ayuda, pero el joven sí supo. Confiado, con una sonrisa, la flauta mágica resguardada entre sus manos, caminó hacia la entrada de la ciudad. Había nacido el flautista de Hammer´s land.
_______________________________________


Cambios:

1. Quité terriblemente, no es necesaria.
2. Quité la coma antes de hipnotizados.
3. Esta oración debe editarla el autor para quitar el gerundio: Caminando con ellos detrás, los llevó hasta las montañas. Yo solo puse una opción.
4. Quité deteniéndose, ese gerundio está mal empleado.
5. En general, no se deben utilizar los gerundios, pero voy a dejar eso: tomando, aunque se podría cambiar la oración fácilmente. De esa frase, quité dos comas.
6. No soy fan de poner dos adjetivos así: oscuro y solitario. Con oscuro está bien.
7. Quité la coma después de posadero.
8. Quité mañana.
9. Lo dejé, pero trata de evitar: de inmediato.
10. Además de los gerundios, trata de evitar los adverbios terminados en mente; así como eso de "el personaje decidió...".

Como tiene un narrador omnisciente sabe todo, así es que debería saber con precisión esto: a dos o tres sirvientes. Hice otros cambios, como quitar más comas o cambiarlas, pero siempre respeté el estilo del autor.

Desde luego hay más cosas qué editarle, pero mientras con esas es suficiente.



__________________


ELISATAB, ¿"JAJAJAJA"? Pareces adolescente, aunque a tu edad de lo que adoleces debe ser de achaques, pobre cuerpo. Tu comentario es absurdo como el resto de lo que dices en este Site.

Sí elisatab, claro que alguien se ocupa de tu cuerpo, se llama gerontólogo. Decirte que eres de la edad que eres no es discriminación. Ahora bien, ¿sexo? ¿quién metió el sexo? Estás bien pentonta.




CLORINDA, así es, puede haber muchas maneras de corregir el texto, así tal cual: muchas maneras. Mis comentarios sobre el texto son así porque, como lo digo ahí arribita respeté el estilo del autor. Ya con la experiencia huelo a kilómetros los estilos de cada autor que llega a mis manos.

Todo texto necesita correcciones (y no ortográficas). Imagina, clorinda, si Mario con la experiencia que tiene —es uno de los pocos escritores que ha tocado esta página— necesita correcciones, qué les espera al resto. De risa.

Ah, y no cualquiera corrige, todos opinan, eso sí.

Sí, clorinda, así lo he escrito. Mis correcciones son literarias (digámoslo así), también me relajo cuando escribo en otros lugares. Me sé las reglas de ortografía y sintaxis de memoria, pero me gusta escribir, por ejemplo en whats y comentarios: "de este modo, sin mayúscula al principio, por ejemplo". Y cosas así. Tampoco me dominan las reglas.



MAPARO55, saludos, Mario. Cuídate.

Texto agregado el 14-05-2020, y leído por 128 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
17-05-2020 A propósito, en qué género te destacas, pues será en el chisme porque de todo lo que has publicado nada vale la pena, el verdadero escritor enseña con el ejemplo nelsonmore
15-05-2020 Y no te rías tanto del resto. Clorinda
15-05-2020 eRRe: Cuidado con los comentarios, que también merecen una correcta puntuación. Por ejemplo: "Ah, y no cualquiera corrige, todos opinan, eso sí." Clorinda
15-05-2020 Que clase de discriminación deslizas en tu comentario alusivo a pie de pagina? por cuestión de edad o por sexo?, me es indiferente cual sea tu intención, simplemente te define. Espero no volver a tener ninguna confrontación con un personaje? de tus características, tu sigue tu camino que yo haré lo mismo. Bye ELISATAB
15-05-2020 Jajajaja, Sr. eRRe, preocúpese de su cuerpo, que del mio ya tengo quien se ocupe, y mejor dejemos lo absurdo para mejor ocasión...FIN. ELISATAB
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]