TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / vejete_rockero-48 / El fantasma de Humberstone (Basado en hechos reales)

[C:601967]

Durante el auge del nitrato de potasio a finales de los años mil ochocientos, se manifestarían las primeras sublevaciones de los trabajadores de las salitreras. Estos actos de insurgencias se presentan debido a los continuos abusos de las empresas inglesas dueñas de los yacimientos mineros.
En aquella época, destaca la figura del general de ejército Roberto Silva Renard. Quién estaría ligado a graves atropellos en contra de los pampinos. Éste férreo soldado sería principalmente recordado por su activo rol en la matanza de la escuela Santa María ocurrida en la ciudad de Iquique.
_ ¡Por los muertos en la escuela Santa María!_ Gritaría un 14 de diciembre de 1914 el anarquista Antonio Ramón, atentando en contra de la vida del general, pero a pesar de las innumerables heridas Renard lograría sobrevivir.
Uno de los más despiadados genocidas de la historia chilena, fallecería en su residencia el 7 de julio de 1920.

Otro nefasto, cruel, e inolvidable personaje de aquella época, sería Recadero Amengual.
Siendo un abnegado soldado, Amengual habría participado activamente en la guerra del Pacífico, y por méritos logrados en combate es destinado al extranjero liderando su propia embarcación.
El 5 de junio de 1925 el gobierno lo llamaría a retiro del servicio activo, designándolo como intendente de Tarapacá.
Bajo el alero de su nueva autoridad gubernamental, ordenaría sofocar la rebelión en la salitrera Coruña, acción que deja un saldo de dos mil pampinos asesinados, entre ellos familias completas. Los responsables de la masacre deseando evitar que la verdad viese la luz pública, ocultaron los cuerpos de las cientos de víctimas en piques subterráneos y fosas comunes. Hasta el día de hoy no se sabe con certeza sus paraderos.
Recadero Amengual el asesino de Coruña, nunca enfrentaría a la justicia por la despiadada matanza, falleciendo en su residencia en 1936.

Después de cuatro intensos e interminables meses estamos de regreso en el pueblo fantasma de Humberstone.
Gloria protegiéndose los ojos con la palma de su mano mira hacia los cielos consultando el tiempo.
_ ¿Está linda?_ Pregunto enseñándole la rosa de color blanco que comprásemos en el mercado central de la ciudad de Iquique.
_ ¡Muy hermosa!_ Mi compañera sonríe_ Estoy segura que a él le habría encantado_ Tras el risueño comentario permanece por un instante observando detenidamente el árido paisaje de la pampa del Tamarugal_ ¡Vamos por aquí! Este sendero nos llevará donde vimos el fantasma de Justo_ Gloria entrelaza nuestras manos comenzando a caminar por la polvorienta ruta.
Avanzamos en silencio eludiendo a una docena de turistas brasileros, alemanes y argentinos, quienes entraban a lo que fuese a finales del siglo pasado la escuela del poblado. Son cientos los turistas que al año visitan la oficina salitrera de Humberstone, declarada patrimonio cultural de la humanidad por la Unesco.
Nos alejábamos de los visitantes cuando un puñado de ráfagas que viajaban por la pampa, se precipitaron con desmedidas fuerzas sobre el pueblo. Con inusitada rapidez comenzaron a colarse por cada recodo de las viejas factorías produciendo tristes sonidos muy parecidos a pálidos cantos de antiquísimos fantasmas resistiéndose al olvido.
_ ¡Allí es, al final del sendero!
_ ¿Estás segura?_ Ahora soy yo quien se protege del sol con la palma de la mano.
_ Me acuerdo perfectamente. Lo sé por la posición de la señalética.
_ ¡Ahora recuerdo! Estaba junto a estas escaleras cuando tomaste las fotografías en donde sale retratado el fantasma_ Me acerco dubitativo y cauteloso, como si temiese que Justo nuevamente se presentaría entre nosotros.
Por su parte Gloria nuevamente saca varias instantáneas con la cámara de su teléfono móvil_ Tengo una pena que no entiendo_ Me dice con un hilo de voz_ ¡Jorge ven a ver las fotografías que acabo de tomar!
_ ¡No puede ser... Otra vez!..._ Digo sorprendido_ Quizás solo sean aberraciones cromáticas de las cuales habló tu amigo el fotógrafo_ Reflexiono observando en las imágenes aquella esfera de luz que al igual que en las fotografías de hace unos meses atrás, parecieran flotar a nuestro lado.
_ ¿Estás seguro?
_ Para ser franco... No.
_ Jorge este fenómeno es real. ¿Sientes la melancolía en el ambiente? La atmósfera de Humberstone está cargada con una tristeza eterna. Percibo el abuso y las injusticias que tuvieron que sufrir cada familia que habitó el pueblo. Hay demasiado dolor emanando de todos los lugares. Y cada vez que hemos regresado ese sentimiento me sofoca.
_ ¿Y la esfera de luz? En las imágenes siempre aparece junto a nosotros.
_ No puedo imaginar el por qué.
_ Gloria, no soy yo a quién los fantasmas eligen. Eres tú la revolucionaria que se queja de todo. De la injusticia, de la pobreza, de la desigualdad. Mi amor, vives exigiendo cambios a un mundo injusto que pareciera no escucharte. Sin verlo ni desearlo eres el grito de protesta de los sin voz. Lo sé, pues la suma de todas esas cosas, es lo qué me llevó a enamorarme de ti. Aún cuando muchas veces jures que no te importa nada, eres una hermosa persona con un alma bondadosa y ellos seguramente también lo saben. ¡Te amo y estoy feliz de ser tu compañero de ruta_ Digo sonriendo_ Vamos, dejemos la flor que trajimos para Justo. Que sea un significativo símbolo para qué nadie de las nuevas generaciones olvide el sacrificio que hicieron tantas familias por mejorar sus vidas.
Gloria toma varias fotografías de la aromática rosa que dejamos entretejida en una malla de madera que forma parte del pequeño jardín de la oficina de partes del pueblo fantasma. La posicionamos a uno de los costados donde meses antes prometiéramos regresar a rendir un legítimo tributo a Justo, aquel triste fantasma que saliera retratado en las fotografías que Gloria tomara.

Justo Jiménez
Dirigente sindical del pueblo de Ramírez,
fallecería defendiendo las familias que habitaban
la salitrera Coruña, un 04 de Junio de 1925.
Descansa en paz; jamás te olvidaremos.

Jorge y Gloria


Texto agregado el 23-05-2020, y leído por 227 visitantes. (13 votos)


Lectores Opinan
26-05-2020 Qué triste historia, tan humana, tan interesante. Hermoso el homenaje, mucho. MujerDiosa
25-05-2020 Muy buen relato amigo. Impactan tus historias, tantas veces repetidas en el sinfín de injusticias sociales de nuestra dolida América Latina. Un abrazo, Carlos. carlitoscap
24-05-2020 Continuo disfrutando la historia. Aderezada con datos historicos que indignan, mas es la hidtoria de la humanidad. Veremos que pasa. Cinco aullidos fantasmales Steve
24-05-2020 Me gusta la actitud de Gloria. Buen relato. excalibur
24-05-2020 Muy bueno tu relato, Jorge. Estas historias de tipo histórico, te quedan muy bien. La parte final del relato con las fotografías tomadas, es excelente. maparo55
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]