TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Santialejo / En el preámbulo

[C:602128]

EN EL PREÁMBULO

Ya no hay miedo de nada,
todo está como siempre debió estar!

La música en la huella busca
algún juglar, mudo, inconsciente...
La guitarra que sueña y se expande
sólo tiene dos cuerdas
y un sombrío amanecer
calma al mágico despertar.
Animales corren libres su simiente
y hoy como en el pasado,
un nuevo símbolo crecerá
en mentes imaginarias "de futuro"!.

Ya no hay miedo de nada
todo está como siempre debió estar!

Mi cansado lecho húmedo
empapado en sangre azul violeta,
un piano de cortas patas
se oculta sin su genio ejecutor.
En la cima hay un hijo llorando
sin saber porque, ése es su rol.
Tiene el sentido en el viento
y el sol lo incita a caer.
Cabeza y recuerdo, y el atardecer,
retoman un camino desgastado.

Ya no hay miedo de nada
todo está como siempre debió estar!

La luz espera al científico dormido
y la experiencia impía a los dos.
La guerra, nunca en paz morirá,
pues van cayendo los dioses
y sólo a uno 'el azar', lo salvará!
Confiando todo poder de engaño
en sus manos vacías de lógica,
diez monedas para negociar,
mil poemas que crear, y una lluvia
de razones heridas de orfandad.
Vendrán al suelo los rencores
con aroma nauseabundo escrito,
encendiendo palabras viejas, caminarán
por la nueva atmósfera celestial.
Rayos espaciales regarán voces,
graves, sobre un silencio aterrador!

Ya no hay miedo de nada
todo está como siempre debió estar!

Saltan arenas escupiendo el mar,
quietas túnicas verdes, diminutas.
Grietas separan la historia, y ella,
correrá a su refugio una vez más.
Mendigos en mansiones de sueños,
sobre sí, acarrearán los tormentos.
"Libres pies callaran su secreto,
nadie libre hablará del asunto".
Ojos desubicados de sus sitios
velan la sospechosa eternidad.
El cobarde hiere de muerte al diablo
que intenta elevar una plegaria.
Psicoanálisis y mercado y sexo...
propinas de las nuevas modas.

Ya no hay miedo de nada
todo está como siempre debió estar

Graciosas manos me transportan,
un velo cubre el rostro más bello.
El encuentro será la pérdida
y le dirá a gritos "todo se acabó",
saben que eso es imposible!
pues no hay robo si no hay ladrón.
Fue un brote majestuoso la idea,
revolución de fidelidad proclamada!
No advirtieron la secreta traición,
sangre ajena en seda es vertida,
y hay más luna en la luna
que lágrimas en el paseo desolado.
Allí pasando desnudos uno a uno
algo deberán de probar, actuar.
Un buitre pide trono en el edén,
no hay críticas sólo un impulso.
ermitaños lo devoran, con avidez.
Y se va el día y una nueva mañana
a mil millas a su frente
y sólo nada en las espaldas.

Ya no hay miedo de nada
todo está como siempre debió estar!

Una capa envenenada por un rol,
mujeres sangrando en su pudor,
llagas en el vientre del dolor.
Un año no es mil veces, sólo una.
Venden ojos de a dos y tres y más,
par e impar ahora es indiferente.
Fuego en cinta crea caos,
bastan dos granos de poder.
El tambor retumba en la quebrada
no soportando la altura cósmica.
Un líquido viscoso rodea un ideal,
violencia a damas de la vergüenza!
y la mentira duerme en un altar.

Ya no hay miedos, ya no hay nada!,
nada más bosquejos de realidad!

Sólo mi cuerpo y el de mi hada
danzan en la inmortalidad.
Se han hecho intentos miles,
y más por siglos y siglos habrán.
Mas por la vida perdida, nunca!
me dejaré ceder al miedo,
al miedo de no nacer una vez más!.

(Santiago P. Sonzini, año 1980)

Texto agregado el 01-06-2020, y leído por 26 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]