TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / AnnR / Yo si presto mis juguetes

[C:602151]

Prácticamente desde que amaneció Clarita estaba inquieta. Era el día de Reyes y debía esperar por sus padres para bajar al arbolito de navidad a ver que "le habían dejado".

Primero entró su madre a bañarle, peinarla y cambiarla. Le hizo en bellos bucles sus cabellos rubios. La vistió con un vestido rosado en muselina y algodón con unos zapaticos blancos de charol. Ese día era día de misa además de todo.

Bajó junto a su hija y le obligó a desayunar antes de abrir los regalos. Conocía lo suficiente a su hija para saber que una vez estuviera con "su tesoro" no habría espacio para nada más. Sería una fiesta de lazos, papel de regalo y juguetes. Juan Carlos, su esposo, se encontró con ambas en el salón y luego de darles besos a las dos se dispuso a disfrutar del momento.

Todo fue alegría y fiesta para la niña. Ésta se envolvió en remolino total con sus juguetes. El día siguió como de costumbre para la fecha. Ya en la tarde salió a jugar a la calle. Sólo le permitieron un juguete así que eligió a su bella muñeca bebé y salió.

Mientras tanto en la casa del lado ocurría algo similar con Luis (Luisin) el vecinito de Clarita, sólo que a él le permitían hacer todo al revés. Desde que despertó bajó corriendo las escaleras a ver sus juguetes y se quedó estático entre un reguero de papel de regalos, cintas y sus juguetes. Luego corrió a bañarse y eligió su propia ropa, listo para irse a la calle a jugar.

Clarita salió al rato y se dirigió directamente donde Luisin a mostrarle su juguete y ver los de él. A Luisin le permitían sacar todos sus juguetes por lo que estaba rodeado de niños. Clarita se acercó y trató de llamar su atención en vano. Al final, rendida, le pidió jugar con sus juguetes y no sólo se negó, sino que la abochornó.
Clarita se fue llorando a buscar refugio donde sus padres.

Pasaron los años y Clarita no solo se había graduado de la universidad, sino que tenía una gran posición en un conglomerado como Gerente de Recursos Humanos. Cierto día le tocó entrevistar nada más y nada menos que a su vecinito, que le había negado los juguetes: Luisin (Luis Calcaño). Ella dejó que él se sentara, obviamente él no se acordaba de ella.

Una vez cómodos ella le empezó a relatar la historia de dos niños y de cómo uno no le había prestado sus juguetes. Entonces Clarita se paró, dio vuelta al escritorio y le dijo: "Luisin, éramos nosotros. Soy Clarita, la que era tu vecina." Luisin no supo dónde poner la cara de la vergüenza.

Solo le dijo que se acordaba ya. Clarita le tomó las manos y le dijo: No te preocupes. Yo sí te dejo jugar con mis juguetes. Estas contratado.

Texto agregado el 03-06-2020, y leído por 91 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
03-06-2020 Jajajjaa muy divertido final, aunque con suspenso! Me gusto ✌ Kurumi
03-06-2020 Me encantó. Marcelo_Arrizabalaga
03-06-2020 (2/2) Mi única observación es que encomillas frases que quieres resaltar, eso está bien en un documento de oficina pero no en un cuento. Si tu intención es resaltar una frase hazlo convirtiéndola en un pensamiento o en un monólogo del personaje. También, puedes hacer una descripción específica de la frase para que el lector lo note. Es una cuestión de arte e imaginación. Enrique_Orellana
03-06-2020 (1/2) Hola AnnR. Lindo cuento sobre Clarita que llegó a la madurez sin rencores. He leído tus cuentos anteriores y observo que eres de las pocas escritoras cuidadosas de la ortografía y la gramática. Otra cosa interesante es que experimentas formas de contar una historia, lo percibo porque yo también lo hago. Felicitaciones. Enrique_Orellana
03-06-2020 Bonita historia, con una dulce moraleja. Cariños, Carlos. carlitoscap
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]