TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / fabiangs7 / La voz del pueblo

[C:602694]

El salón de belleza, era atendido por una mujer que manifestaba una feminidad exacerbada; mientras cortaba el cabello con mucha delicadeza, la mujer de rulos que ahora era la nueva alcaldesa, esperaba en el secador eléctrico, parecía como si tuviera un yelmo de un guerrero, ella se disponía a viajar para obtener muchas cosas por su pueblo. Aun cuando era una mujer ruda y autoritaria todos tenían confianza en ella. La mujer del salón no le cobro y se despidió deseándole la mejor de las suertes. Ahora lucia con un peinado glamuroso y con una mirada desafiante.

Mientras iba en el tren, se sentía algo preocupada porque nunca había ido a la capital. Al llegar, caminó unos pocos pasos y se detuvo para observar la ciudad, le parecía tan grande y asustadora, con el ir y venir de los automóviles, con la multitud anónima que se apresuraba para salir o llegar. Sin ninguna dificultad logró llegar al sitio donde tenía la dirección.

Tuvo que hacer una larga fila para preguntar por el Gobernador. El empleado de la camisa blanca y visera y manguitos negros que atendía tras una ventanilla dijo: - Vuelva usted mañana. La mujer se hospedó en un hotel y al siguiente día mientras aguardaba turno para ir al mostrador del funcionario, observaba la lentitud y la holgazanería de los funcionarios. El hombre de la ventanilla dijo: -El gobernador no la puede atender ahora, venga usted mañana.

La mujer encolerizó con la respuesta y con un potente grito de “yo lo busco” lo despeinó. Nadie se atrevió a detenerla, abrió la puerta de la oficina del gobernador que se encontraba leyendo un periódico, se sentó sin ningún permiso y expuso que era la nueva Alcaldesa del pueblo de El Encanto, empezó a decir los motivos por los cuales había venido, como lo eran la solicitud de fondos para mejoras de la escuela, una biblioteca digna, invertir en la salud y un montón de cosas más.

Al principio el gobernador no prestó atención y mencionó que de acuerdo a la Ley tenía que hacer una serie de trámites que llevaban tiempo para hacer todo eso y la mujer respiró hondo, y con mucha serenidad dijo: -Señor gobernador, malos reyes muchas leyes, donde hay voluntad hay modo, puede usted divinamente delegar, aunque para eso debe de contar con gente competente.

El gobernador era alto, calvo, con un poco de barriga y columna encorvada, un hombre muy respetado, pero también muy terco. Tenía opiniones muy fuertes y le gustaba hacer las cosas de la manera que él lo hacía, y nadie podía decir ni sí, ni no, ni nada.

La alcaldesa, al ver que de buena manera no conseguía nada, empezó a dar una sesión de cantaleta; de las cosas que faltaban en su pueblo, de lo que le hacía falta al gobernador para ser bueno, que no había ido a la capital a perder tiempo, que la prioridad era invertir en la educación y la salud y de un montón de cosas más. El gobernador se marchó y donde iba, lo seguía la mujer como una sombra, pero con regañanina; en el pasillo, el automóvil, la calle, el parque, la casa, sin parar de hablar, hasta que el gobernador no aguantó oírla más, porque no hay nada peor para escuchar que una cantaleta. Sacó un cheque del bolso y se lo entregó a la mujer y ella paró su estribillo molesto. Ahora la alcaldesa, haría el mejor esfuerzo por su pueblo.

Texto agregado el 01-07-2020, y leído por 29 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
01-07-2020 Ya lo dijeron antes, pero lo recuerdo y lo reitero...¡PERSEVERA Y TRIUNFARÁS! Gusté leerte, Fabian. Shalom amigazo Abunayelma
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]