TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / yajalon / La Malinche y Hernando Cortés (Tergiversaciones breves de la historia)

[C:602737]

A duras penas se sofoca los calores, la armadura pesa pero, sobre todo, en estas tierras la armadura calienta. Ni cómo putas espantarse los mosquitos, el valle de Centla combina poca tierra y mucho pantano.

-¡Estamos de humedades hasta los cojones! Exclama don Hernando Cortés, encabritado, y se pasea de acá para allá.
La victoria trajo consigo comida rara pero buena, huevos de tortuga, carne de un animalejo que se arrastra y del que dicen ser muy sabrosa, osouitli o iguana, maíz y cacao de bebida. El regalo del cacique incluye plumas coloridas y bisuterías, oro y jade, también va entre los regalos una noble no muy bella, achaparrada y nalgona, veracruzana, buena para la lengua, habla maya y náhuatl, al rato dominará también el castellano. Don Hernando mira el regalo, los ojos son alegres y pizpiretos, el cabello largo hasta la cintura.

-Cómo te llamas, mujer, pregunta Cortés. Ella lo mira a los ojos sin temor alguno,
-Malintzin, responde ella. Él la mira de arriba abajo.
-te voy a decir Marina, dice enseguida el conquistador. ¡Doña Marina! repite.

En ese primer encuentro, en marzo de mil quinientos diecinueve, ella tiene quince años según algunos, pero no es cierto porque tenía diecinueve.
Será su amante y la madre de su primogénito, será también la traductora en sus conquistas, intermediaria, espía. Con el tiempo será vergüenza para los mexicanos, la gran traidora, la más grande hideputa.

-Hostias y más hostias, exclamará el extremeño.

-que me ha picao un mosco en el culo, gritó Hernando y la primer tarea de la doña, fue quitar la armadura y untarle linimentos de hierba santa en malhaya sean las partes. Las posaderas del español eran enjutas y blancas, muy blancas. Doña Marina ríe.

-¡coño!, exclamó Cortés, al ver aquella risa, -que están así por los calores, la armadura, las humedades, la montura, agregó.

-No son como las tuyas, dijo, y allí comenzó todo.

© 2020 By Oscar Mtz. Molina

Texto agregado el 04-07-2020, y leído por 132 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]