TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / fabiangs7 / Bautista, el vendedor de fruta

[C:602766]

Bautista comercializaba con frutas en la plaza de mercado, todos lo reconocían porque acostumbraba a llevar un gorro azul que le caía hasta las orejas. Un día, tuvo la necesidad de buscar dinero prestado porque quien fía y no sabe cobrar, pronto no tiene como pagar. Los usureros querían alhajas en garantía y Bautista no tenía ninguna. Apurado hasta el extremo, acudió donde su amigo Clemente, el hombre más rico del pueblo, quien le prestó sin intereses la cantidad que necesitaba. Con ello pudo solucionar sus deudas y mejorar su negocio.

El día señalado para pagar a su acreedor se acercaba y Bautista ya tenía con que pagar la deuda, pero se dijo a sí mismo: - Si yo pago a mi amigo lo que me ha prestado, me quedo otra vez tan pobre como antes, mejor no le pagaré, le negaré la deuda.

El día esperado llegó. Clemente al ver que no llegaba su amigo se preocupó se puso su impermeable y se fue bajo la lluvia.

Bautista se encontraba en su casa leyendo un libro cuando oyó tocar la puerta, se dirigió a abrirla y apareció Clemente, completamente mojado, los zapatos los tenía encharcados, las gotas de agua le resbalaban por el rostro y el cabello le goteaba en las puntas. Al ver a su amigo, lo abrazó pero este lo saludo frío y muy lejano. Le preguntó que le ocurría y no le contestó. Clemente al ver la actitud de su amigo, le pidió el dinero y Bautista negó pérfidamente la deuda y una verdad dicha con malas intenciones es mucho peor que todas las mentiras que se puedan inventar.

Con el tiempo, Bautista solicitaba dinero prestado y se acostumbró a no pagarlo; cuando sus acreedores lo llamaban o se le acercaban, este se hacía el que no era con él, así que cansados de esperar, una mañana acudieron donde la Alcaldesa quien era poco convencional y nada ortodoxa.

Bautista se dirigió a su puesto de frutas, de pronto, se vio rodeado de muchas personas. Entre aquella muchedumbre, se encontraba Clemente, que afirmaba con la cabeza a la mujer de bata y rulos, ella tomando una chancla en la mano, se abrió paso entre la gente y empezó a propinarle golpes en la cabeza a Bautista con su pantufla de pompón por castigo a su conducta. La gente festejaba con aplausos, y otros riéndose todo el tiempo.

Bautista fue conocido como hombre de mala fe y condenado a devolver inmediatamente el dinero. Perdió su dinero, su mejor amigo y lo que es más su reputación.

Texto agregado el 06-07-2020, y leído por 19 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]