TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Aeryn / Realidades paralelas

[C:602813]

No daba más de sueño así que me recosté y encendí la tv, cansada de los noticieros cambié a mi canal favorito de películas y series y daban Star Trek, gran serie de ciencia ficción, la nave Enterprise viaja a una velocidad WARP 10 que equivale a una velocidad infinita y mientras viaja a WARP 10 ocuparía todos los puntos del universo simultáneamente. Resulta que esa velocidad que se consideraba teóricamente imposible la alcanzó en el año 2372, Tom París a bordo de la lanzadera Cochrane, decepción total saber que al viajar tan rápido se producía un efecto llamado hiperevolución, y no era posible así que abandonaron el proyecto, lo incongruente, además de otras incongruencias, es que en el año 2268 la Enterprise llegó a WARP 14.1 después de que la alien femenina Losira la saboteara, y más increíble fue cuando cambiaron a WARP 11 para regresar a la galaxia de Andrómeda, estimaron tardarían 300 años, no obstante, para ello necesitarían aumentar la velocidad un poquitillo más, mucho más, cálculos incorrectos, nada probable, y así sigue la teoría hasta que finalmente en el año 2370 limitaron todo a WARP 5 porque según la científica Hekaran Serova, el uso de los motores warp causaba daño al subespacio, igual, ya quisiera yo una nave así para viajar donde quiera, y no llegar tarde, o encontrar vampiros en algún mundo lejano, aunque me encanta andar en bicicleta, también aparece un rayo que cura instantáneamente a personas , cerebros psicotrónicos imposibles salidos de la mente de la fantasía de Isaac Asimov, un teletransportador, gravedad artificial, rayos tractores, y tantas cosas más que son nada científicas, que no son de Isaac sino de otras mentes creativas en esa serie y en las películas de Star Trek, si podemos dar crédito a la invención imaginativa de unos aparatos que con el tiempo y en la realidad se convirtieron en los smartphones, aunque eso es otro cantar, entonces me dormí, y un profundo sueño me invadió, gracias a Dios duermo bien y profundamente, con mi escoba de la buena suerte intento apartar las negativas energías electromagnéticas que pululan con la clara intención de perturbar y entorpecer mi paz mental. Siempre existen malas vibras que me golpean duro, no sé por qué motivo en mi mente aparecen paisajes de fantasía y todas ideas locas de alienígenas, rayos láser, naves espaciales: no una sola vez, todo el tiempo, y tengo sueños recurrentes al respecto. Mi psicóloga dice que se debe a mi fanatismo por las series y películas de ciencia ficción que han influenciado y anidado en mí imaginación desde temprana edad, me quiere hacer entender que no existen las naves espaciales ni la gravedad artificial, yo le contaba que si me meto en un teletransportador aparecería en otro rincón de la galaxia, en un planeta X, y ella afirma que eso no es posible que no existen, no solo ella mis amigos me dicen lo mismo, pero yo insisto que eso si es posible, y lo que no es posible hoy será posible mañana, en un futuro no tan lejano, quizá ya mismo lo hayan inventado los chinos y todavía no lo sepamos, y no solo eso además tengo un aparato que utilizo siempre y que es similar a un control remoto con botoncitos. Lo aprieto y sale un rayo láser que destruye lo que alcanza, es un arma muy eficaz. Me hace feliz qué al contarle a mi amiga Julita, ella me escucha atenta y sonríe, otras veces me presta oídos seriamente, pese a la voluntad de mi buena amiga no quiero aburrirla siempre con lo mismo.

A todos los que les cuento de algún modo los entretengo, y me da satisfacción, por otro lado, no pretendo compartir mis conocimientos con todos, lamentablemente tomo de más y termino contándole a todo el mundo. Luego de una siesta tomé energías para salir e ir de noche a la verdulería, allí le expliqué al verdulero porqué tenemos noche, y día, la rotación de la tierra con un melón, el cuarto creciente con una banana, yo creo que se debió a que charlábamos del eclipse que tuvo lugar el otro día, la luna de trueno, eclipse penumbral parcial de luna, por supuesto usé guantes. El verdulero es amigo mío y sabe de mi afición por la ciencia.
Al llegar a casa, me recosté y salté muy rápido de mi cama de sábanas de seda para encender un sahumerio y así sacar la energía negativa del ambiente, siempre por la noche, a las doce de la noche es la hora de las maldiciones y malas vibras.

Me relajé con la posición del guerrero, y me senté en la cama, volví a encender la tv y se veía nada, ruido. La señal, la mala señal, yo pagué la semana pasada. Mirando fijamente el ruido, al cabo de diez minutos descubrí caras y objetos que, al principio eran solo eso, caras y objetos indefinidos, minutos después, ya empezaban a interactuar sobre un fondo gris que se volvió negro. Una de las caras se volvió más grande, como una cabeza acercándoseme con la boca abierta, la boca bien grande, y me tragó, o eso creo. Yo pateaba y hacía fuerza con mis pies y piernas para no caerme, sentía pegajoso debajo de mí y veía blanco, era una lengua, y me caí, si, finalmente me caí, y quedé atorada en la garganta aunque de pronto sentí que bajaba aún más y yo con mis manecitas y piececitos intentaba trepar y no podía, seguía cayendo, hasta llegar a lo que yo describiría como un planeta extraño, no tengo dudas de que aquello era un estómago, había pedazos de comida por doquier. El clima allí dentro era agradable, y me sentía a gusto, comía lo que podía, pasaban las horas y yo allí dentro. Todo se veía raro, anormal, mareante. Me sentía muy pequeña, y cada paso que daba no recorría mucho. Tras horas de caminata, y con una serie de descansos intermedios me di cuenta que en realidad daba vueltas en círculos y al mirar hacia arriba divisé una luz, una luz de esperanza. No sé cómo hice para lograr llegar a la lengua nuevamente, no sé si debido a mis uñas, a mi destreza o mi desesperación por salir de ese lugar, que si bien era oscuro un rayito de luz penetraba. Logré salir por la boca semiabierta de un hombre, salté por la boca y verifiqué que el cuerpo del hombre yacía en el suelo panza arriba frente a mí, al parecer falleció atragantado o quizá no, aunque sentí culpa. De repente comencé a tener lucidez, como si mis ojos vieran nuevamente la realidad que me rodeaba, quiero decir la tv que tenía frente a mis ojos y pude comprobar que había un hombre tirado en el suelo, con la boca abierta y ojos cerrados, así que apague la tv, ya que sentí que lo viví realmente y yo no quería que eso ocurra en realidad, no dormí tranquila esa noche, sentía como que quizá realmente murió un hombre por mi culpa, en esa otra dimensión que ahora creo que existe, donde otra versión de nosotros mismos interactúa, realidades paralelas, o como le quieras llamar, de todos modos no comprendo por qué yo era tan pequeñita, quizá la respuesta esté en algún concepto de la física cuántica, y es que viajé a la cuarta o quinta dimensión.

Texto agregado el 09-07-2020, y leído por 70 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
10-07-2020 me gusta tu relato de ciencia ficción con esos ribetes de fantasía. SerKi
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]