TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / dokini / Pandemia

[C:603078]

¿Pandemia?

¡Cómo se nos complicó el mundo! Hubiera preferido que los acontecimientos sigan su curso a que unos supuestos iluminados trataran de subsanarlo. Han cambiado tanto las cosas que no se sabe quien construyó este presente que estamos viviendo.
Supe hace muy poco que viajeros del tiempo venían como gendarmes de la humanidad a efectuar cambios en acontecimientos significativos de la vida a efectos de hacerla más llevadera y fundamentalmente para que la civilización no desaparezca.

La aparición de estos viajeros los descubrí por casualidad; demasiado casual para que resulte creíble. Hay momentos en que siento que fui el medio para que se desmonten estas “intervenciones”, fruto quizás de alguna lucha entre los reformadores y los continuadores, una caprichosa definición entre los intervencionistas y los otros.

Me encontraba en el Aeropuerto Internacional de Beijing, una majestuosa terminal aérea a punto de ser inaugurada en los ya muy lejanos tiempos del 2019. Fui invitado por el Gobierno de la República Popular China en representación de mi país, por la ONG Un Mundo Feliz, una institución de escasa trayectoria que logró convocar a cerca de dos mil representantes de distintas partes del planeta.

Era sorprendente la ductilidad que nuestro guía tenía para con todos los idiomas, un singular políglota que nos deslumbró a todos los viajeros.

Nos citaron a todos a una monumental sala de conferencias en donde se nos presentó un video con la flamante estación aérea, lo sorprendente de su diseño y su accesibilidad a la hora de llegar a cualquier punto del planeta. Me llamó la atención el intenso aire acondicionado envolvente que nos abrazaba, si bien el invierno chino estaba resultando crudo, la superabundancia calórica nos hacía casi calcinar las almas.

Creo que fue el momento en que nos contagiaron a todos los presentes. Al día siguiente debíamos emprender el regreso a nuestros países y un clic me hizo sospechar. Siempre me tildaron de un paranoico que encuentra conspiraciones en cada esquina; esta vez no fueron vanas mis sospechas.
La noche previa a nuestra partida, se organizó una gran fiesta para celebrar tamaña obra, ahí pude observar como el organizador del evento, mantenía fluidas conversaciones con el mismísimo Xi Jinping. Lo más sorprendente fue el encuentro; a la tradicional reverencia oriental sobrevino un efusivo abrazo.

-Viste eso- alcancé a comentarle a la representante de Ecuador

La sorprendí mientras se manducaba un chop suey de pollo, difícil concentrarse en aquel detalle teniendo frente a si el delicioso plato que hincaba con delicada voracidad.

-¿Qué pasa?

-¿No viste cómo el políglota abrazaba al chino?

-No empecemos con las extrañezas

Aquel personaje sobre el escenario me hacía recordar a alguien. Mi poca cultura del mundo del espectáculo me hacía suponer que aquel hombre tenía mucho que ver.

-¿Sabes quién es?

-Nunca lo vi en mi vida- Me respondía mientras libaba un chupito de vino de serpiente.

Descarte de llano cualquier consideración hacia mi circunstancial compañera habida cuenta de altos dosajes etílicos que difícilmente pasaban un control de alcoholemia.

Pero esa persona no era ajena a mi conocimiento.
En el hotel, preparando las valijas para el viaje, comencé a sentir dolores en el cuerpo y un cansancio generalizado que atribuí en ese momento al extenuante viaje al muy muy lejano oriente. Nunca creí que iba a ser el portador de la enfermedad entre mis congéneres.
En la televisión reproducían el evento y se los veía a ambos muy cómodos. En un momento se me representó la figura del virólogo Albert Sabin, que desarrolló la vacuna que dio por terminada la epidemia de polio en el siglo pasado.

-¿Sera él?

No, no puede ser.

Mi trabajo como visitador médico me hizo reconocer a los grandes especialistas en medicina de la humanidad y al que más recordaba era al Dr. Sabin, quizás por la recordada llegada del virus en los años ’50 y su oportuna cura del mal.

¿Oportuna, o fue premeditada?

No opinaba así en ese momento, pero mi larga estadía en el Hospital Central, infectado con el covid 19 me hizo comprender muchos hechos y acontecimientos de intervención en la historia de la humanidad.

¿Fue casualidad o causalidad?

La pregunta que me sobreviene es ¿porque en su momento vino con la cura a un mal y ahora llegó como propalador de la pandemia?

La curiosidad y el aislamiento me motivaron a investigar hechos acaecidos en tiempos pretéritos que impactaron en el devenir del mundo.

Y si, existe una correlación casi matemática entre los grandes cambios de la humanidad y las epidemias.
Esto me hizo retrotraer al fin de la Edad Media y la peste bubónica. Terrible flagelo que acabó un tercio de la humanidad. Llegó un día desde oriente, más específicamente en la zona de Mongolia y asoló a buena parte de la población por muchos años.
Fue el paso previo al avenimiento de la Edad Moderna, con sus conflictos y sus avances.

¿Por qué lo hicieron?

¿Por qué lo harán?

Viendo la propalación y avances de esta peste del siglo XXI quiero pensar que grandes cambios se avecinan.
Cof, cof, esta tos que no me abandona, ahora se me suman temperaturas, las actuales dicen 37,5 grados algo manejables pero que me tira bastante.

-¿Sr Agustín Pagani?

-Soy yo, que necesitan

Dos mastodontes de más de dos metros de altura, de no muy amigable presencia, franqueaban la puerta de ingreso a la habitación.

-Somos del Departamento de Estado de los Estados Unidos de América y su nombre y fotografía está en las listas rojas de Interpol.

-¿Qué significa eso?- llegue a balbucear

-Que está detenido y será remitido a las cortes federales acusado de traición a la humanidad. Comenzó luego el rezo pagano del “Ud tiene derecho de guardar silencio y todo lo que diga podrá ser utilizado en su contra……

Cuando salía del nosocomio esposado alcancé a leer una portada de un diario con letras catástrofe.

Declaraciones de Donald Trump, “Un comando de 2000 terroristas fue el encargado de producir está guerra bacteriológica y expandirla por todo el mundo” “China va a tener que dar explicaciones”

Me sentía más atemorizado que antes, no solo tenía el virus en mi cuerpo sino que ahora me estaban llevando a no sé dónde.

Alcancé a divisar un avión militar de los EEUU de bajo porte, me acercaron a la nave lista para despegar, saludos de rigor de los militares con sus pares de mí
País y encaramos rumbo al infinito. Mi respetable nivel de inglés me permitió escuchar las conversaciones de la tripulación y la de mis custodios. Las comunicaciones radiales hablaban de las siglas GAO siempre asociada a la sigla EZE; una claramente el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini de Ezeiza y el otro que debía descifrar.
Con las primeras luces del día arribamos a nuestro destino y en menos de 15 minutos ingresaba al establecimiento.

Atrás quedaron los tiempos de la desarrollada China, sus edificios, sus obras.

-Hola Agustín, ¿se acuerda de mí?

-No creo conocerlo, disculpe no soy muy experto en recordar fisonomías- mentí descaradamente
Era el mismísimo políglota, El Dr. Sabin, el de Beijing, el de Xi Jinping, ahora el encargado del establecimiento.

-No importa, amigo; mi nombre es Ismael Watter, soy el encargado de cuidarlo y asegurarle una apacible estadía.

-¿Me puede explicar por qué estoy aquí?

-¿Me puede decir dónde estoy?

-Tengo algunas novedades que darle- Comenzó diciendo Ismael

-Nos encontramos en la base Militar de Guantánamo, estamos en el año 1906, formé parte de una operación en el futuro por allá en el año 2019/2020, soy un viajero en el tiempo subsanando una paradoja

-¿Subsanando? ¿Que está diciendo?. ¡Prácticamente pararon el mundo con la pandemia!

-Fue para evitar el mal mayor

-¿Que mal mayor?

-La tercera y última guerra mundial

-La locura beligerante del presidente de los Estados Unidos había llegado al extremo de sumarle a la guerra económica desatada desde que asumiera la presidencia, la idea de una embestida bélica contra el gigante de oriente.

-Entonces la Pandemia

-Correcto-

-Una oportuna propalación de un virus que frenen los avances del rubicundo personaje.

-Pero según pude leer, Trump acusaba a China desatar una guerra bacteriológica

-Todo tiene su explicación- apuntaba Ismael

-Ud. no lo llegó a ver pero el propio Donald se infectó con el virus en una segunda oleada de la expansión y murió a mediados de diciembre de 2020.

-Muerto el perro se acabó la rabia

Un ligero sopor me invadía el cuerpo entero, estaba a más de 100 años de distancia de mis afectos y mi vida, recluido en Cuba con la seguridad de que nunca más volvería a mi presente, muy presente y tan lejano.

-Ismael, ¿qué va a pasar con nosotros? ¿Por qué nos sacaron del siglo XXI?

-Le voy a ser franco con todos Uds..¡Nunca vivieron en ese tiempo! Fueron los viajeros que se hicieron presente en aquellos tiempos y los artífices del cambio.

Insisto, ¡cómo se nos complicó el mundo!












Texto agregado el 26-07-2020, y leído por 75 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
27-07-2020 Muy bueno!!! jaeltete
26-07-2020 Muy bueno!!! Te aseguro que si escribimos acerca de lo que ya nos enteramos y seguimos averiguando, la mayoría de la gente dirá que tenemos una imaginación impresionante. Quién creerá lo que en verdad está sucediendo? MujerDiosa
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]