TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / fabiangs7 / El gran carnaval

[C:603088]

Las calles presentaron su mejor aspecto; con esmero y antelación se prepararon los disfraces, que servirían para dar colorido al ambiente. Con movimientos de caderas, giros y gritos de alegría, y al son de flautas, maracas y tamboras, los bailarines hacían temblar el piso del salón comunal ensayando las danzas folclóricas que interpretarían en el día del Carnaval.

Patricio, organizador oficial de eventos, buscó a Antonia para que fuese la candidata del pueblo y compitiera con las aspirantes de otras regiones; ella era una joven no muy agraciada pero adinerada, así que algunos habitantes se dirigieron a la Alcaldía para hablar del tema y después de una hora de barahúnda, terminaron por decidirlo con una votación, sólo que tenían que proponer a otras aspirantes. El primer nombre que se les vino a la memoria fue el de Semiramis, cuya belleza era conocida en toda la región, al igual que su caminar porque se movía con porte y gracia mientras ondulaba discretamente sus caderas.

La joven, quien se encontraba ayudando en sus quehaceres de la casa, al recibir la noticia por Patricio, se alegró mucho, siempre había querido ser reina, y su abuela al saberlo se opuso porque le preocupaba que eran muy pobres para gastar dinero en trajes, pero después fue informada que todo sería costeado y ella aceptó.

Semiramis, terminó sin duda alguna, por ser una candidata para su región, y como la envidia es el adversario de los más afortunados, Maria Sempere, madre de Antonia, de alguna forma que no se supo nunca, consiguió que Patricio no se encargara de la gestión, sin embargó, lo que jamás se imaginó, fue que todo sería elaborado por la comunidad quien confiaban en el triunfo.

La abuela tomó la mejor de sus cortinas, se las entregó a la hermana del cura, quién era costurera y madrina de la joven, con su máquina de coser que se movía con un pedal basculante, cosió un vestido azul. Su madrina le dijo: -Recuerda que pobre no es el hombre cuyos sueños no se han realizado, sino aquel que no sueña.

El desfile abrió con zanqueros vestidos como brillantes aves exóticas, y Semiramis, presidía las carrozas con una carroza de gran tamaño, la gente congregada en las aceras aplaudía. A pesar de que se conocía muy bien la belleza de la joven, nunca se había visto tan hermosa como en ese momento, su sencillez, el brillo especial en sus ojos, y su gran sonrisa, hacían que fuese la mejor candidata del carnaval y la fiesta popular más emocionante.

El torbellino de música y color fue animado por comparsas con tradiciones de años. La mayoría de las candidatas se sintieron defraudadas con ellas mismas, porque los nervios les había jugado una mala pasada. Los espectadores se reagrupaban y los aplausos empezaban aumentar. Cuando nombraron a la última joven para el cuadro de finalistas la abuela seguía aplaudiendo mientras las lágrimas le corrían por las mejillas, no podía contener el llanto porque no estaba preparada para perder.

Por un momento el silencio fue total, y después se escuchó un grito de júbilo y la gente rompió a aplaudir. Con la emoción que Semiramis no ocultó, agradeció por el reconocimiento a su belleza, que le permitiría por un año, ser la imagen de su pueblo.

Texto agregado el 26-07-2020, y leído por 14 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]