TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / maparo55 / Reloj

[C:603198]

Tic tac, tic tac, tic tac... latir desacompasado de mi viejo corazón; titilar de lejanas, remotas estrellas; música acompasada de rock que toca las fibras más íntimas y hace brotar de mis ojos dos lágrimas; viejo bolero que recuerda la juventud dorada, así como los labios dulces de una niña de dieciséis años.
Tic... mis ojos brincan alocados, sin control, perversos, deseando la carne tibia de una mujer desnuda en la habitación desangelada de un hotel.
Tac... tacos de cabeza, ojo, buche, nana, nenepil; suadero, pastor, longaniza. Me trago trece. Cruzo los dedos para librarme de cualquier mal.
Tic... tu cuerpo a la espera de ese movimiento rítmico que habrá de llevarte a conocer placeres insospechados, que terminarán en un tac de quejidos lúbricos completando el ciclo armónico del deseo.
Tac... instrumento de vida repetitiva que avanza lentamente, segundo a segundo; que va marcando cómo la vida pasa, cómo se desgasta inútilmente en cosas banales y hechos fútiles, cotidianos.
Reloj, artefacto maldito, que vas contándome el tiempo de una vida insatisfecha, que seguramente terminará en una fosa maloliente y fría.
Artilugio mecánico o digital, como quieras disfrazarte, ¿cómo te atreves a coartar cada paso y acto de mi libre albedrío, de mi libertad esclavizada al yugo de los condicionamientos sociales?
Monstruo del tiempo, tu tic tac enloquece mis sentidos, lacera mi pensamiento como un ariete que golpea, golpea, golpea, hasta convertir en una masa informe todo lo que se opone a su paso. Mi corazón (de melón, melón, melón, corazón), sufre como condenado al fuego eterno, al escuchar tu tic tac monótono, martilleante, que me escupe sin palabras lo vivido, lo que se añora y ya no puede ser porque ya pasó.
Reloj infernal, infinito medidor del tiempo, púdrete por recordarme en el tic tac de cada uno de los latidos de tu corazón de máquina, que el mío, algún día (como el de todos), habrá de detenerse.

Texto agregado el 01-08-2020, y leído por 55 visitantes. (8 votos)


Lectores Opinan
07-08-2020 Hay un momento en la vida que carece de tiempo, solo vivir intensamente cada minuto, cada segundo que nos regala ese reloj, como un broche de oro a nuestros años. jaeltete
04-08-2020 Me gustó. Gran texto que vas tejiendo desde el inicio. El puro sonido del tic tac en el apartado rincón de una casa a veces lastima, lacera, recuerda, inquieta, arrulla, despierta, constituye un medidor del tiempo implacable. Ese artilugio mecánico o digital –como bien dices-, es irreverente e insolente, como el apetito que te llevó a tragar hasta trece tacos en una sentada. Saludos paisano. clandestino
03-08-2020 Reloj, principal artilugio creado para marcar las horas que tendrás en libertad, horas de vida y relajo, de sueños, entretención, amor. Y para separarlas de la gran mayoría de tictaces que marcarán tus obligaciones laborales, tiempo de esclavitud cronometrada y remunerada de forma mezquina. En realidad, el reloj reemplaza a la cadena que ceñía el tobillo de los esclavos. Tú, ahora lo llevas en la muñeca. Un gran abrazo. guidos
02-08-2020 Muy bueno y rico tu texto, Mario. Ay, el tiempo el tiempo! Cuánto nos hace pensar a los mortales, verdad? Sin embargo, pese al peso grande que trae consigo, el tiempo nos modela, nos remodela y esto puede ser muy bueno. Un abrazo Daiana
02-08-2020 Es un relato de vida impresionante, desde el implacable sonido del reloj,vas hilando las experiencias personales iluminadas con tintes sonoros y melódicos, del sentimiento más trascendente, el amor***** Me encantó amigo Un beso Victoria 6236013
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]