TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / DianaCarolina72 / El pescador y las perlas mágicas

[C:603427]

Había una vez, un pescador que vivía con su esposa cerca de una playa.
A menudo su esposa le reclamaba porque a veces él no tenía mucha suerte y no conseguía pescar nada.
Todos los días al atardecer, el pescador se echaba a al mar, en su pequeña y vieja lancha, para ver si con algo de suerte conseguía algún pez para la cena
Pero su esposa estaba cansada y triste de vivir en una cabaña tan sucia y deteriorada, que ella no era feliz.
El pescador como amaba tanto a su esposa no quería verla triste y se esforzaba mucho para darle lo mejor.
Un día salió a trabajar en su pequeña lancha y el cielo empezó a ponerse negro. Una gran tormenta se avecina dijo, y se preocupó mucho.
Así que desesperado trató de regresar, empezó a remar una y otra vez pero la lluvia empezó a caer muy fuerte acompañada de fuertes vientos.
El pescador remó y remó tanto que se cansó y solo se quedó observando la torrencial lluvia, cuando en ese momento se le apareció una sirena, él muy espantado se quedó mirando a la sirena y ella le dijo: “No te preocupes yo te salvaré”.
En un abrir y cerrar de ojos, la hermosa sirena desapareció, en ese momento la lancha se volteo y el pescador cayó al fondo del mar, el pescador desesperado se desmayó.
Cuando el pescador despertó ya estaba en la orilla y junto a él había una cajita dorada, él se asombró mucho y cuando la abrió había tres perlas. ¿Qué es esto? se preguntó.
Cuando en eso apareció la sirena y le dijo: Estas perlas son mágicas.
Te ayudará a que tu esposa sea feliz, cuando quieras pedir un deseo deberás traer una de las perlas lanzarla al mar y te concederá tu deseo, pero recuerda que solo tienes tres oportunidades.
El pescador fue corriendo a mostrarle a su esposa las perlas mágicas que la sirena le había dado y ella en ese momento le dijo:
Quiero que cojas una de esas perlas y que le pidas una mejor casa no quiero seguir viviendo en esta pocilga sucia y descuidada, el pescador cogió la primera perla y fue corriendo a pedirle al mar, la casa que su esposa quería para ser feliz.
Cuando regresó la casita linda y modesta ya estaba allí.
El pescador le preguntó a su esposa, mujer ya eres feliz…
Pero ella no estaba muy contenta, ni siquiera pudo dormir esa noche, ella quería más. Así que cuando despertó le dijo a su esposo: coge otra perla y pídele al mar que quiero un palacio, el pescador fue corriendo al mar y le dijo: “Mi esposa no es feliz ella quiere un palacio”.

Cuando el regreso vio un enorme palacio donde estaba su casa.
Y le preguntó a su esposa: Esposa ahora ya eres feliz, no se aun quiero ser muy poderosa, pero tú debes irte porque yo quiero un rey a mi lado. El pescador se puso triste, cogió la última perla que le quedaba y se fue.
Se sentó en la orilla del mar y miró la última perla que le quedaba y dijo: Yo solo quiero que mi esposa sea feliz y así yo también seré feliz y lanzó la última perla que le quedaba.
Cuando regreso a casa el castillo había desaparecido y su esposa lo esperaba muy feliz en su linda casa lo abrazó y nunca más les falto el alimento en su mesa. Y así ella pudo entender que nada era más importante que la felicidad de su familia.
Fin.

Texto agregado el 12-08-2020, y leído por 87 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
12-08-2020 Un tanto predecible pero no por ello deja de ser un lindo cuento con enseñanza incluida. Un abrazo, sheisan
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]