TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Terryloki / Las angustias del doctor

[C:603517]

LAS ANGUSTIAS DEL DOCTOR

Hola amigos:
A veces, cuando no ando bruja, me da por ir a un bar elegante en el hotel Marriot. Ahí encontré a mi amigo el doctor, internista y además endocrinólogo. El elegante bebedero es propio para un profesionista de su categoría, ni modo que fuera, a mi consultorio y cantina preferida “La suerte loca” de mi barrio.
Lo encontré triste y en lugar de tomar su whisky como es su costumbre, se recetaba un caballito de tequila tras otro. Le pregunté:
—Mi buen Doc ¿qué le pasa?
—¡Anda que te cuento! A veces reniego de haber estudiado medicina.
—¡Cómo es posible! ¿Una eminencia como usted?
—Es que en la casa me aplican el “síndrome de Einstein”.
—Perdone mi ignorancia, ¿de qué trata?
—El buen Albert, el mejor físico que la humanidad ha dado, pero, su mujer no lo consideraba un genio, para ella era un inútil, en palabras vulgares y muy nuestras: un reverendo pendejo. Igual me trata mi media naranja.
—¿Por qué?
—Tanto yo como ella, ya no nos cocemos ni al tercer hervor, por la cantidad de inviernos que tenemos acumulados. Y la edad siempre nos pasa su factura. Las mujeres nunca aceptan su edad y los achaques que vienen con el paso del tiempo, que lo único que sabe es añadirnos años. Mi mujer anda de quejumbrosa: que le molesta el calor, que le duele la cabeza, que la tiroides, que los bochornos y un largo etcétera.
—La ventaja es que tiene un excelente médico en casa —le dije.
—No creas, ella, mis hijos, nuestros nietos, y más mi nieta mayor que está en su internado para obtener su título de médico general, no se explican cómo me recibí en la escuela de medicina. Y aunque no me lo dicen, pero, piensan que al igual que Einstein soy un verdadero pendejo.
—¿Tanto así?
—Sí, y cuando consulta un médico de moda, recomendada por sus amigas, y éste le dice lo mismo que yo y le receta algo semejante, de inmediato dice: “todos los médicos son una bola de mediocres que no saben ni curar un pulque”.

Cómo estimo y respeto mucho al facultativo no me atreví a decirle que yo estaba de acuerdo con la señora.

PD: Colaboró, mi amigo el Dr. Héctor y sus divertidas anécdotas.

Texto agregado el 17-08-2020, y leído por 22 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
18-08-2020 Divertido, lleno de sal y pimienta tu relato. ME GUSTÓ. Shalom amigazo Abunayelma
18-08-2020 Médicos eran los de antes, había un médico para la familia. Sabía curar de todo y si iba a domicilio se quedaba a conversar como un amigo, no tenían esas prisas de hoy en día, ni curaban con su especialidad: el dedo medio del pie izquierdo por ejemplo. MujerDiosa
17-08-2020 Se alivió: fue San Alejo. Se murió: ¡Qué doctor tan pendejo! Heraclitus
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]