TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Anark / Historia de una niña muy muy solita

[C:60377]

Después de la hecatombe nuclear del 2015, Eufrígida se encontró conque estaba más sola que Hittler en el día del amigo.
Pensar que minutos antes había estado tomando el té con sus papis y verlos ahora, ahí, humeantes y esqueléticos, la hizo sentir muy triste.
Decidió salir a caminar por la ciudad entonces, y notó con gran decepción que la ciudad tenía menos forma de ciudad que un cuadro de Salvador Dalí.
Pasó por donde su amiga Anita, pero Anita era ahora poco menos que un churrasquito cocinándose al calor de los hongos nucleares. Esta visión hizo que Eufrígida se llenara de ira, "Jodida perra. me debía plata" pensó con amargura.
Siguió caminando hacia el parque cn la intención de encontrarse con el baboso de Godofredo... ahí en la plaza estaban los restos carbonizados de Godofredo.
Pobre, pequeño y manco Godi. De repente supo que ya nunca más se podría hacer cargar la mochila por aquel pelirrojo botón, cayó en la cuenta que ya no le podría pedir que le comprara cosas alimentando vanas ilusiones, pensó en aquel gordito simpaticón siendo descuartizado por un tigre de bengala aquella vez en el zoológico, la vez que ella le había pedido que entrara en la jaula, sencillamente porque estaba aburrida.

Entonces la soledad le cayó como una gorda de ópera saltando desde un trampolín. Desesperada buscó cucarachas, hormigas y hasta algas verde-azuladas para entablar amistad. Nada... la más infinita soledad, en aquel ocaso nuclear que ya hacía que su piel se viera fluorescente.

Sola... sola como el Jorobado de Notre Damme en el día de los enamorados, más sola que Axl Rose con Guns And Roses. Sola, cual ponja en conteiner, solita igual que Bush en su cumpleaños. Se sentía más rara que pitufo verde, más abandonada que Splinter en una fiesta de tortugas. Solitaria como un Alien flotando en el espacio infinito después que la perra de Ripley lo tirara. Sola... tan sola como la canción de los Piojos. Su soledad era equiparable a... supo que se había quedado sin comparaciones.
Y entonces se sintió más sola todavía.

A lo lejos divisó una figura, alguien. Era Acuamán, que venía caminando con pesadez, acompañado sólo por el polvo de su marcha. Lo saludó con la cabeza: "Solo, no?". "Sí... todos estamos solos", respondió el bufón de Cartoon Network. Y se alejó.

Eufrígida lo miró alejarse y convertirse en un puntito negro contrastando contra el ocaso: "Más sola que Acuamán en desierto", se dijo con voz grave.
Y continúo su solitaria marcha.

Texto agregado el 03-10-2004, y leído por 332 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
23-05-2006 Está bueno, qué montón de imágenes de la infancia... y muy buen final, justo. dedalo
20-04-2006 ...odio escribir ja, jases, pero me hizo reir. Saludos aleatilio
23-02-2006 Más jejes ***** alfredo_risso
20-02-2006 Narras con toque irónico, la triste y cruda realidad... el egoísmo de la niña, no es más que el claro reflejo del mundo en qué vivimos. Y si, muy cierto, "todos estamos solos", de todo se aprende. Mis estrellas ***** _LUNA_
22-11-2005 muy buenas comparaciones!!!, me encanto, por la originalidad... arcano20
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]