TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / MCavalieri / No Pablo bien.

[C:603888]

Y el estás bien en pregunta y decir que sí sin estarlo aceptando ese bien como acepta la vida mujer amigos trabajo. Sí, estoy bien, contestado desde lejos, desde otro que sí lo está de veras y no él no Pablo bien no Pablo. Pero basta para Patricia y su cena de subieron los precios y la carne está por las nubes, por qué no pedís un aumento ya es hora me parece. Pareciéndole muchas cosas desde su universo de cocina ropa pisos cama.
Patricia, tan distinta de Laura.
Porque mirar a Patricia siempre ha sido mirar la ausencia de Laura, la falta de ojos turquesa en los que alguna vez se había ahogado, la sensación absurda de que todos lloraban en los ojos de Laura.
Se lo había dicho una vez: todos lloramos en tus ojos.
Ella sonreía con una madurez falsa de diecisiete años y le había contestado que era un tonto mientras le daba un beso que ruborizaba a media calle. Más tarde el café y don Ignacio: cuidámela a Laurita un día yo no voy a estar, cuidámela, sos un buen chico. Pero no lo había sido cuando un tiempo después se apagaba don Ignacio y Laura se mudaba con una tía bien lejos porque él no tenía el valor de casarse con ella ni siquiera un quedate veremos más adelante.
Y se lo había dicho otra vez: todos lloramos en tus ojos.
Ella lo miraba con demasiada madurez para dieciocho años desde el hueco de una ventanilla de tren, sin reproches, con la pasividad de los que comprenden. Y era ese comprender lo que más dolía, el conocimiento de que él era un cobarde y resignándose del mismo modo en que se resignaría a la respiración el continuar de la vida. El no decir de Laura diciendo demasiado.
Distancia. Las cartas con impronta de abandono. El adiós en alguna de ellas o tal vez sólo silencio como final previsible a partir de aquella tarde y ventanilla de tren.
Entonces los años sin Laura, admitiendo el vacío como el acabar de tantos sueños, convencerse de que los grandes amores terminaban así, que por eso eran grandes, que por eso eran amores.
Después la aparente osadía pero Patricia como hubiera sido cualquier otra, la comodidad sin sobresaltos, acaso un día hijos, chalecito en el campo, jubilación y última etapa. Y se hubiera conformado siendo casi feliz en su existencia corriente, sin esperanzas que lo perturbaran, sin hormigueos continuos que le quitaran el sosiego de las horas.
Pero una vez más tuvo que decírselo porque Laura de regreso y lo largó sin pensar cuando esa mañana surgió entre los cientos de transeúntes que erosionaban la urbe: Todos lloramos en tus ojos.
Ella lo saludó con la fría amabilidad de los que ya no quieren, adosada una mueca en los labios que jamás llegó a sonrisa. Apenas unas palabras como formalismo estúpido. Él todo nervios, memoria y Laura, encontrándola tan hermosa como entonces aunque un par de arrugas y hebras plateadas. Ganas de decir mucho y sin embargo silencio, deseo de no asfixiarse en las fosas turquesa. Laura, despedida y visión última. Ya por la noche en casa obligándose a pensarla muerta antes que viva y así. Muerta y dolor atragantado. Muerta mientras titubeo de Patricia. Muerta.
Y el estás bien en pregunta y decir que sí sin estarlo aceptando ese bien como acepta la vida mujer amigos trabajo. Sí, estoy bien, contestado desde lejos, desde otro que sí lo está de veras y no él no Pablo bien no Pablo.

Texto agregado el 10-09-2020, y leído por 204 visitantes. (14 votos)


Lectores Opinan
18-10-2020 Buenísimo tu relato en las formas, original forma de narrarlo, con comas imaginadas que no interrumpan las pausas emocionales. Me gustó tu estilo. Un abrazo grande. guidos
02-10-2020 Cortazariano escrito amoroso. perogrullo
27-09-2020 Me cuesta seguir tu relato. Me gustó como abres y cierras la historia con frases similares. Gracias por comentar mi poema. Nazareo_Mellado
21-09-2020 En la falta de seguridad en si mismo,como la tienen muchos que no asumen responsabilidades , se le fue el amor... ( la vida. ) Es impactante tu relato,llega profundamente. Y esta fease: //Ella lo saludó con la fría amabilidad de los que ya no quieren, adosada una mueca en los labios que jamás llegó a sonrisa.// ¿Que más que eso podía expresar? Excelente***** Un besito Victoria 6236013
21-09-2020 Genera un ambiente de nostagia... todos lloran en los ojos de Laura... Me imagino la renuncia de Pablo a su propia felicidad ... me dió la sensación del personaje principal del libro Seda, algo así como ver la vida pasar desde una ventana como un expectador. Un abrazo. AAV
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]