TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / fabiangs7 / El extraño sueño

[C:603892]

Durante el día tenemos cantidad de cosas por hacer, pero siempre antes de ir a dormir tenemos un hábito para empezar el siguiente día. Soledad tenía un rutina cada noche: tomaba una ducha caliente, cenaba con su familia algo ligero, se preparaba una taza de manzanilla, daba vueltas por toda la casa revisando las puertas que estuvieran bien cerradas, les leía un cuento a sus dos hijos, se despedía dándoles un beso de buenas noches, y luego antes de acostarse rezaba un rosario.

Desde el momento que se fue a vivir al pueblo de su esposo, continuamente tenía un mismo sueño, a veces los recordaba completos y a veces no, pero todos tenían la misma peculiaridad: “Empezaban del mismo modo”. Una noche, en el momento en que terminaba sus rezos, su esposo le indicó que había llegado la correspondencia, y estaba al pie de la lámpara de mesa. Soledad recordó que su suegra le había prometido enviarle el álbum de fotografías familiar para que lo conocieran sus nietos.

Era un álbum de fotos viejo, cubierto de polvo, y con las páginas amarillentas. Nadie había vuelto a saber de ese libro, por mucho tiempo se creía perdido, pero estaba situado en la última estantería de la enorme librería que tenía su suegra en su casa de campo. La probabilidad de que alguien, alguna vez lo encontrara era mínima, ya que su destino era perderse en el olvido, pero por alguna inexplicable razón de la vida, aquel pequeño tesoro acabo en sus manos.

Lo tomó para ojearlo. Una foto en blanco y negro grande, ocupaba toda la página del álbum, era la de un matrimonio con un bebé en la catedral principal del país. En la siguiente página había varias fotografías más pequeñas, también del bautizo, en las que aparecía la misma pareja en la pila bautismal, en una de ellas se apreciaba a un monaguillo con una vestimenta que no se solía usar hoy en día. Siguió echando un vistazo conforme pasaba las hojas, las imágenes eran cada vez más antiguas. De pronto sintió la excitación de haber descubierto algo: Retrocedió las páginas y observó la cara del hombre que sostenía al recién nacido.

Su esposo dormía, no le gustaba que lo despertaran, pero Soledad estaba tan alarmada que esa vez no le importó. Preguntó por el hombre de la fotografía y su esposo le contestó: “Era mi padre quien murió cuando yo tenía 10 años, siempre me persignaba todas las noches cuando era niño”.

Hubo un silencio total en el ambiente, la mujer palideció al escuchar aquello, su esposo a su lado la miraba con miedo. Sin duda no estaba equivocada. “Él es el hombre que entra a mi habitación cada noche, y nos bendice, pensé que era un sueño”.

Texto agregado el 10-09-2020, y leído por 35 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
10-09-2020 Un final inesperado, me encantó. jalvarez
10-09-2020 —Desde mi punto de vista inesperado, inimaginable e interesante final, tal como los que disfrutamos con este género literario siempre esperamos que sea. —Un abrazo. vicenterreramarquez
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]