TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / KARISTESE / La diferencia de estar contigo parte 9

[C:603932]

La diferencia de estar contigo parte 9

Nuestra relación iba viento en popa. Después de 6 revolcones más ya no sentía dolor, al contrario, me gustaba mucho. Teníamos un año de relación, no había tenido la oportunidad de presentarlo con nadie del trabajo ni amistades, pero una persona me preguntó de una cosa que me dejó pensando.
-Perdón – pronunció un maestro de la universidad.
-Dígame.
-Se le ve un brillo en su mirada.
- ¿Como? - pregunté confundida.
-La veo muy contenta.
-Tengo una relación – le respondí.
-Me da gusto por usted ¿es de la escuela?
-No. Es policía. Trabaja como guardia de seguridad en una plaza comercial.
- ¿De verdad? Pues es un trabajo muy arriesgado. Hace de nuestra seguridad algo efectivo. Debe tener un seguro de vida.
-Supongo – la verdad es que desconocía eso.
Días después, toda felicidad se terminaría. La situación para mi cambiaria y mis prioridades serian otras debido a lo que estaba por pasar, era una verdadera novela.
Mi viaje a Canadá fue realidad y regresé a realizar una estancia de un mes en aquel país situación que incomodó a Jaime.
Y para remediar la situación del viaje, fuimos a comer a un restaurante porque así él lo pidió. Uno de esos restaurantes familiares. Nos sentamos en una de las mesas en el centro del lugar (mala decisión).
Después de una charla pedimos la cuenta….
- ¿Cómo será su forma de pago? –pregunta el mesero.
-Con tarjeta – no sabía que Jaime usara tarjetas.
-Bien – respondió el mensajero y trajo la terminal. Pasó la tarjeta una vez – señor no pasa ¿quiere que lo intente de nuevo?
-Si – respondió Jaime.
-Lo siento, pero su tarjeta no pasa ¿otra manera de pago? – Pues – dijo él y buscó en las bolsas de su pantalón.
- ¿Otra tarjeta? – el mesero no se rendía en humillarlo.
-Efectivo – dijo Jaime, pero no le alcanzaba y para rematar saqué mi tarjeta ya que yo me había mantenido inmóvil ante tal situación, incómoda situación.
La tarjeta pasó, los comensales vieron aquello y me sentí mierda.
Dice el dicho “no hagas cosas buenas que parezcan malas…” pues ese día por querer remediar la situación terminó una relación bella en mi vida, la única que he tenido. Nos fuimos caminando, yo lo tomé de la mano, él no decía nada y no era para menos. Las cosas se complicaron cuando me encontré con las personas equivocadas. Caminando cerca de una cafetería me encontré con ellos.
-Mira nada más a quién tenemos aquí – dijo Ismael.
-Hola, qué tal – le saludé.
-Que tal la universidad ¿ya eres la directora por fin? – ¿que estaba diciendo? Cállate.
-No – respondí.
-Tómate algo con nosotros – Ismael es amigo de David.
-Te presento a Jaime.
- ¿Ya traes guardaespaldas?
-No. Es mi novio.
-Bueno. Pasa a la cafetería – dijo Ismael ignorando a Jaime.
Nos sentamos en una mesa y estaba algunos amigos míos y de David, pero él no estaba (¡y qué bueno!)
Después de comenzar a peguntar sobre mi viaje, yo platiqué todo lo que me pasó en Canadá.
-Ya dos veces que vas a ese país – dijo Laura.
-Si. Pero me gustó mucho.
-Y tú, amigo cuéntanos ¿Qué países conoces? – preguntó Ismael a Jaime.
-Ninguno. No tengo dinero para viajar – respondió – no terminé la preparatoria y soy policía. Trabajo para pagar las medicinas de mi papá - yo me quedé callada y permití que lo humillaran de esa forma.
- ¿Qué haces con ella? – preguntó Ismael, mírate.
La reunión terminó y nos fuimos. Por querer remediar la situación quedó peor.
-Discúlpalos por eso – le dije.
-Tal vez tangan razón y sea yo un muerto de hambre. Un bueno para nada que no pertenece a tu nivel.
- ¿Qué dices? No les hagas caso. No saben lo que dicen.
-Mírate. Tú lo tienes todo. Mira tu casa, tu carro, tu ropa, tu dinero, tus viajes, tu carrera, yo no quepo en tu vida.
-Yo me siento orgullosa de ti.
-Pues yo no. Yo no tengo nada de eso. Ni me sé expresar como tú. No soy nada a tu lado – dijo él.
-No me hagas esto. De verdad eres importante para mí.
-Magda, debes entender algo. Yo nunca seré cómo tú. De amor no se come y yo no te puede dar el nivel de vida al que estás acostumbrada, yo nunca he salido ni a la playa y tu hasta tienes viajes largos por el mundo. Quiero tiempo. Tiempo para que tu pienses si merecemos estar juntos.

Continuará…

Texto agregado el 12-09-2020, y leído por 25 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]