TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / jaeltete / EL SEÑOR ODOÑEZ Capitulo 11

[C:604227]

S u relación con el comisario no era muy cordial. Era obvio que era hombre de los Colman, este sentía que era vigilado, por lo tanto, lo invadía cierto nerviosismo que no podía disimular, de alguna manera Sáenz lo gozaba, el tenía toda la autoridad para investigar lo que fuera, para eso lo habían enviado.
-Señor-dijo Julio- llego el informe que usted mando a pedir. Efectivamente Julia Iriarte es la esposa legal de Ordoñez, bigamia.
- ¿Porque arriesgaría tanto? Aunque los Colman tienen mucho dinero, la ambición ciega a las personas y a una esposa engañada también. Estos dos llegaron a este pueblo para hacer desastre -dijo Sáenz muy convencido
-Así parece señor
-La muchacha era enferma. ¿Porque la familia permitiría que se casara? Seguramente para sacársela de encima. Por otro lado, Ordoñez no tenía dinero, los engaño a todos seduciendo a la muchacha. La familia no tiene muy buena reputación ni acá ni en ningún lugar, por eso estamos aquí tu y yo, para investigarlos. Aunque pensándolo bien... quizá encontraron la horma de sus zapatos con esos dos-se había puesto cómodo, con los pies sobre el escritorio- Este sí es un caso difícil, todo un caso - Sáenz se dijo a sí mismo.
- ¿Y ahora? -dijo julio
-Por lo pronto me voy a caminar, necesito despejarme -cuando salía se topó con el comisario, lo saludo rápidamente y lo evito.
****************
Fue entonces que a la mañana siguiente cito a Preshe.
- ¿Y su esposa? -pregunto - ¿Sigue desaparecida?
- ¡Mi esposa no está desaparecida! ¿Porque habría de estarlo? -el francés estaba molesto.
- ¿Y entonces donde esta? ? a Sáenz ya se le acababa la paciencia.
- ¡No tengo porque darle explicaciones de mi familia, además de dónde saca que mi mujer está desaparecida! -ya más nervioso.
- ¡Porque la cite y no se presentó! -se lo dijo mirándolo a los ojos intimándolo.
- ¡Mi mujer no tiene nada que ver con el caso Colman! -dijo- Si me llamo por eso desde ya le digo que tengo muchas cosas que hacer.
- ¡Donde esta julia Iriarte! ¿La tiene usted?
- ¡Mire inspector ya es suficiente! -y camino hacia la puerta a lo que Sáenz le dijo
- ¡Ella es la esposa de Ordoñez! discute con la chica Colman, esta se muere y su mujer desaparece, que me dice.
- ¡Quiere culpar a mi familia en el caso Ordoñez! ¡Usted esta demente! ?golpeo con sus puños el escritorio, tratando de disimular lo que ya sabía de boca de su esposa.
- ¡Aquí tiene las pruebas! ?el inspector se dio cuenta que el abogado estaba nervioso - Su mujer es Julia Iriarte de Ordoñez-dijo enfurecido Sáenz mostrándole la documentación y tirándosela por encima del mueble -Mire abogado, lea y deje de hacerse el tonto, y más vale que su mujer aparezca.
- ¡No puede ser!-dijo pálido, se le notaba que estaba muy preocupado, se sentó, sacando su pañuelo lo paso por la frente -No puede ser, le aseguro. Mi esposa está enferma, no entiendo.
- ¿Enferma de qué? ¡Ella podría ser la asesina de Ordoñez! ¿No lo pensó?
- ¡No! Esto me sorprende. Pero de ninguna manera... yo voy a defender a mi mujer. Ella no es una asesina, que sea la mujer de Ordoñez…no quiere decir…
-Mire Preshe ?bajando la voz y con toda la paciencia que pudiera tener en ese momento -No sé si usted la defiende porque la ama, porque tiene miedo a los Colman, pero si usted la está ocultando, se está metiendo en problemas, o es que quiere hacerla pasar por enferma...
-Puede registrarme, yo no sé nada de ella

- ¡Ah mire usted! Me está diciendo que no sabe nada de su mujer…

-Realmente no lo sé,

- ¡Y como esta eso! ¡Recién cuando llego no parecía ignorar su paradero! De pronto no sabe dónde esta ¿Porque no realiza una denuncia? ¡No piensa que puede haberle pasado algo…digo si está enferma como dice! Estoy pensando que usted miente ¿Dónde está Julia?

-Tiene usted razón, estoy muy ocupado con los Colman, y ella, esta tan perturbada, que pensé que volvería en cualquier momento…en realidad no creo que sea para preocuparse tanto… -Preshe bajo el tono de su vos, se sintió acorralado, debía mantener la calma y ya estaba diciendo cualquier cosa, estaba cometiendo demasiados errores.

-Váyase Preshe y piense bien como están las cosas.

Viendo cómo se marchaba el abogado y más confundido que nunca dio tremendo golpe sobre el pobre escritorio donde todos parecían desahogarse

-Señor tranquilícese o le va a dar un infarto, aquí hay cuerda para rato ?dijo Julito al entrar a la oficina.

-Escuchaste chico, esa mujer tiene que aparecer.


Continuará

Texto agregado el 29-09-2020, y leído por 27 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
02-11-2020 Incluso en su ausencia Julia da que hablar. Muy bueno. Lo seguiré leyendo. Vaya_vaya_las_palabras
22-10-2020 Me gusta mucho la forma en que presentas los diálogos y das detalles como por ejemplo que alguien golpea el escritorio. El ambiente puede cortarse con un cuchillo en este capítulo. Gsap
18-10-2020 La tensión crece, Julia está desaparecida y Saenz sigue atando cabos. Continúo adelante. guidos
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]