TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Tabatha / LA IRA

[C:604331]

LA IRA
Tabatha

Suena el teléfono en la oficina,
—¡María es para Vos, tu hijo!
—¿Qué pasa Mateo?
—Mamá, papá ha empeorado, tuve que internarlo, por favor tienes que venir, no sé qué hacer.
Ya en el hospital, el médico le informa a María que cree que por la droga que le suministraron con la quimioterapia, se le formo cálculos en la vesícula.
—¡Hay que operar, mañana mismo y necesitamos la autorización de algún familiar directo!
Martes 13 de mayo, día de la operación, la familia espera fuera de la sala.
Yo que soy su mejor amiga, acompaño a María. Ella divorciada de ese hombre hace más de diez años, se revela a estar aquí, le hablo, le digo que es cuestión de piedad, que es el padre de sus hijos. Llora, maldice, se enoja con Dios, se enoja con la vida.
El médico sale de la sala de operación, dice:
—¿Familiares del señor Martínez? ¡La esposa por favor!
María me mira, mira a sus hijos adolescentes y da un paso adelante.
— ¡Si doctor!, ¿cómo salió, está todo bien?
En el rostro del médico se lee sin que pronuncie palabras que no está nada bien: la toma del brazo, la lleva a un costado y de repente veo el semblante de María palidecer, me mira, mira a sus hijos, el médico le coloca su mano sobre el hombro como diciendo “lo siento” y se va. Me acerco y pregunto, me cuenta que no hay nada que hacer que el cáncer avanzó como reguero de pólvora, tomó los intestinos, páncreas, hígado que todo está tomado; que cree que no dure más de veinticuatro horas; llora mucho; debe decirles a sus hijos tremenda noticia. Vamos a su casa a traer ropa y abrigo para los chicos y para ella, a fin de esperar el desenlace, volvemos al hospital.
Día catorce marca el calendario, a su ex esposo le colocan muchos calmantes para aliviar el dolor, esta lúcido, nada le calma el dolor, se arrodilla, le pide perdón a María y le dice a Dios porque lo hace sufrir así, si ya se arrepintió de todo el mal que les hizo a su esposa y a sus hijos.
Ya estamos a una semana y el sigue sufriendo, consumiéndose y consumiendo a su familia, veo a mi amiga cada vez más delgada; los ojos hundidos; no prueba bocado.
Han pasado quince días; sigue peor; ya ni la morfina le calma el dolor; pero aún mantiene la lucidez.
Día veinte convenzo a María para que vaya a su casa a descansar y pueda comer algo, los chicos se quedan en el hospital, siempre acompañados por compañeros y amigos del colegio.
Estamos en casa de María y de repente estalla su rabia contenida.
— ¡Dioooos! ¿Porque me haces esto; porque tengo que estar acompañando a ese hombre que nos hizo tanto daño a mí y a mis hijos?
«Estando junto a él en estas condiciones tengo sentimientos encontrados, te juro amiga, que me da pena que un ser humano tenga que sufrir así, es cruel para él y para nosotros, pero también como si fuera una película recuerdo el calvario que vivimos a su lado, los golpes; sus gritos, las amenazas, el revolver en la cabeza de mi hijo mayor o en la mía, también cuando llegaba alcoholizado y me veo de rodillas suplicándole que no, nos mate, o los cables de la luz que los cortaba y me quería obligar a que los tocara para matarme»

¡Caen lagrimas sobre su rostro, llanto desconsolado!
Mientras describía la tarde, en que la golpeo por última vez.
—¡No soporto el olor nauseabundo que tengo impregnado en las manos, no puedo probar bocado, no sé si pueda resistir, el medico dijo veinticuatro horas y ya llevamos veinte largos días, me parece injusto que esté viviendo esta pesadilla, qué carajo te hice Dioooos, decime, no entiendo tu castigo!
Este episodio, desato en ella emociones reprimidas por mucho tiempo, mezcla confusa de ira y odio por su ex esposo y compasión por ese ser humano.
Parece haber sobrevivido, ilesa a un matrimonio que fue una pesadilla, pero las cicatrices, siguen siendo profundas. Trato de contenerla, veo en sus ojos rabia, que la desfigura, no es la mujer que conozco.

Texto agregado el 05-10-2020, y leído por 79 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
06-10-2020 El tema, bastante trillado. Pero es destacable el desarrollo plasmado. ¡MUY BIEN LOGRADO! Abrazotes, Yolanda Abunayelma
05-10-2020 Y cómo no ha de haber razón en esa rabia, no es que me alegre el sufrimiento ajeno, pero el tipo del hospital era un verdadero canalla, tarde o temprano el karma llega, aunque de alguna forma aún enfermo sigue haciendo sufrir a esta mujer, estupendo texto, gracias ***** jagomez
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]