TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / remos / Vida de perro

[C:604573]

En un restaurante de montaña reviso el menú a ordenar, en realidad algo ligero con un poco vino rojo, que ya me sirvieron. Después tengo intención de recorrer algunos senderos del lugar.
Estoy en eso cuando en la mesa del frente, distanciada de la mía por el covid 19, se sienta una pareja con un perro, el cual educadamente se sienta cerca de su patrón, quien lo amarra a una pata de la mesa. El perro me da la espalda, es de orejas largas algo así como Pluto; observo distraído la imagen, cuando pasa por mi lado una gorda contundente en compañía de otras personas y comienzan a ubicarse en la mesa al lado de la copia del perro.
Sólo que, por estas cosas de la vida, la gorda está de pie preparándose para ocupar la cabecera de la mesa, y justo al lado del perro. Entonces veo que la gorda lleva unos pantalones cortos y muy estrechos que marcan un par de posaderas muy contundentes, diferenciadas en profundidad por la línea central donde el pantalón se zambulle. Este bien de Dios está a centímetros del perro que sigue en la misma posición, cabeza y traste en líneas paralelas y a centímetros de distancia.
Reflexiono que el perro tiene cerca de 300 millones de terminaciones nervosas en su agudísimo olfato. Termino esta breve reflexión cuando el perro se vuelve lentamente, su portentoso órgano olfativo recorre la primera nalga de la gorda casi distraídamente; se detiene una fracción de segundo al centro de la división hemisférica posterior de la gorda, antes de cruzar la segunda nalga, y siempre distraídamente.
Es el momento en que yo me digo “vida de perro”, cuando cruzamos nuestras miradas, él con sus largas orejas a lo Pluto, con ojos aburridos y lengua afuera. Nos miramos y digo, dentro de mí, “nos hemos entendido, amigo perro”, y sonrío divertido mientras termino mi vaso de vino.

Texto agregado el 22-10-2020, y leído por 269 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
15-06-2021 Está graciosa la escena. Egon
22-10-2020 Divertido tu relato, amigo Remos. Ese Pluto se las trae, al parecer, cavilando en su mente de perro y sabe dios que cosas pasan por su líbido perruna. Un abrazo. guidos
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]