TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / carlosivankelso / LAS DOCE CAMPANADAS DE HALLOWEEN (PARTE 1)

[C:604794]

Una bursitis, una inflamación en el brazo, dejó al basquetbolista Carlos Matías Sandes algunas semanas alejado de las canchas, y también de los asesinatos. Unas semanas sin tirar Quesos ni amasijar minas para un asesino serial de su talla fue generando un agudo síndrome abstinencia. Cuando hablamos de su talla nos referimos tanto a su físico (2,02 metros de altura, 52 de calzado, 16 en la medida americana) como de su nivel criminal, dado que estamos hablando de un Quesón (un asesino matamujeres y tiraquesos) con cientos de víctimas, tal vez ya miles, acuchiladas o decapitadas con su machete.
Cuando ya estaba recuperado de la lesión, una noche, mientras disfrutaba de una cena con su plato preferido y repetido, o sea una picada de Quesos, con Gruyere, Emmenthal, Parmesano, Pategras, Fontina y Roquefort, su mujer, Maru Sandes, le dijo:
- Mati, mañana festejo Halloween con unas amigas de los cursos de danza.
- ¿Halloween? Pero eso es para los yanquis, nosotros los mendocinos festejamos la Vendimia.
- No seas plomazo, encima fui la encargada de comprar los regalos, los disfraces y el cotillón que vamos a usar.
- ¿Se van a disfrazar? ¡Ja, ja, ja! Que divertido, Maru.
- Estas chistoso, Mati – le contestó Maru – ahí están las bolsas, con todo.
- No te preocupes – le dijo Carlos Matías – las llevó yo a la Mini Van.
El basquetbolista aprovechó la ocasión no solo para guardar las bolsas con los regalos, los disfraces y el cotillón, sino también unos bolsos con los Quesos, el machete y otras cosas que solía usar en sus asesinatos.
- Tengo la sensación que mañana rompó este síndrome de abstinencia – pensó Carlos.
Una vez que termino con todo eso, el basquetbolista regresó con su mujer, y la sorprendió al disfrazarse como Jason Voorhes, el asesino de Friday the 13 th, con machete incluído.
- ¡Qué buen disfraz, Mati!
- No me digas Mati, decime Carlos, mi primer nombre, no te olvides, son Charles Jason, ahora, el serial killer de los Friday the 13 th.
- Pero es Halloween, no es viernes 13, deberías haberte disfrazado de Michael Myers.
- Ja, ja, ja, lo mismo da, son todas iguales esas películas, decime si el rol de asesino no me sienta bien, decime.
- Si te sienta bien, Caaaaaarrrloooooooosssssssssssss.
- ¿Entonces Maru?
- Quesoneame Caaaaarrrrloooooossssss, ahora que los cachorros duermen.
Y eso ocurrió, Maru se tiró a la cama, y Carlos le puso los pies encima, bien grandotes, sudados y olorosos, los chupó, olió, besó y lamió una y otra vez, después la cogió por el culo y por la concha, con los pies primeros, con la pija después, sexo de alto vuelo, algo habitual y cotidiano para los Sandes, que siempre disfrutaban de esto, tras eso, Carlos agarró el machete de juguete del disfraz y simuló asesinar a Maru, para despues tirarle el Queso.
- Queso – dijo Carlos Matías Sandes al terminar de “asesinar” a Maru.
- Gracias Caaaaaarrrloooooooosssssssssssss por haberme quesoneado así.
- No faltaba más Maru.
Tras disfrutar de aquella noche de Sexo y Queso, los Sandes durmieron muy plácidamente, y al día siguiente fueron a la famosa fiesta de Halloween. Estaban yendo, Carlos manejaba con tranquilidad, con guantes negros, estaba descalzo, con un olor a Queso que solo Maru podía aguantar. Todo estaba muy tranquilo hasta que Maru recibió un llamado.
- ¡Oh no!, Falleció la tía Eduviges.
- ¿Tía Eduviges? Nunca la sentí nombrar. ¿Quién es?
- No era tía directa, ni siquiera familiar, pero le decíamos así, era la tía de la vecina del primo del cuñado del sobrino de la tía de la mujer de Alejandro, mi hermano.
- Oh, mira vos – le dijo Carlos Matías - ¿Era joven?
- 104 años. La flor de la edad. Mira no voy a ir a esa fiesta de Halloween, voy al velatorio de Eduviges, no puedo divertirme, tengo que estar ahí.
- ¿En serio, no vas a ir?
- No, si no queres, no vayas, déjame ahí y me quedo, como corresponde. Vos haceme el favor de llevar los regalos, el cotillón y los disfraces a la fiesta. Es en La Plata el velatorio, doña Eduviges era hincha de Gimnasia.
- Bueno, dale – dijo Carlos Matías, mientras pensó “A esta Eduviges me la mandó Lady Dumitrescu, que bueno, vivir 104 años, y justo morir hoy, con las ganas que tengo de tirar unos Quesos”.
Y así fue, tras dejar a Maru en el velatorio de Eduviges, el camino fue largo, de La Plata a Escobar, el basquetbolista fue a la fiesta de Halloween, con las amigas del curso de danzas de su mujer. Carlos bajo con guantes negros, vestido de basquetbolista y en ojotas, sacó todas las bolsas que llevaba, y tocó el timbre en la quinta donde se celebraba el agasajo. La dueña de casa, de nombre Vicky, lo atendió.
- Hola, soy Carlos, el esposo de Maru, mi mujer no va a venir, tuvo que ir a un velorio.
- Sí, nos avisó por WhatsApp, que pena che, con lo bien que la vamos a pasar.
- Le dejo las bolsas con el cotillón, los regalos y los disfraces.
Carlos entró a la quinta y allí estaba la docena de chicas que estaban en la fiesta además de Vicky, la dueña, las demás eran Wanda, Carina, Nancy, Mora, Sabrina, Vero, Cinthia, Alina, Gisela, Caro y Luli. Una a una, las chicas se presentaron ante el basquetbolista.
Esos eran sus nombres. Carlos entró y generó unos enormes suspiros entre las chicas, mientras desfilaba mostrando sus 2,02 metros de altura y su calzado número 52, que pareció aumentar a 60, mientras el olor a Queso se difundía por todo el lugar, potenciado por que llevaba ojotas, y no zapatos, ni zapatillas.
- ¡Qué olor a Queso! – suspiró Caro.
- ¡Qué ganas de coger me dieron! – exclamó Vero.
- Quédate en la fiesta, Carlos, ya que Maru no pudo venir. Quedate vos, Carlos.
- Es que estoy ocupado, chicas, no puedo – dijo Carlos, “haciendo rogar”.
Las chicas entonces se reunieron en el patio y armaron una coreografia bailando para Carlos, una gran coreografía al son de una música muy agradable, mientras decían “Quedate Carlos, queremos coger con vos, quédate Carlos, queremos divertirnos con vos, quédate Carlos queremos oler tu Queso, quédate Carlos queremos que nos tires un Queso”, e interpretaron la canción de los wachiturros al estilo Quesón.

Car-los Que-so-nes
Esta noche los Quesones amasijan minas
Los Quesones tiren Quesos
Esta noche los Quesones amasijan minas
Los Quesones tiren Quesos
Tírame (¿Qué?), tírame un Queso
Tírame (Que), tírame un Queso
Tírame (¿Qué?), tírate un Queso
Va para adelante y tírame un Queso
Al terminar la coreografía, Carlos les dijo a las chicas:
- ¡Me quedo chicas y les voy a tirar un Queso!
Cada una de las chicas se sentó en el césped, mientras Carlos fue al auto y sacó la docena de Quesos que allí tenía, eran unos Quesos enormes, de tamaño colosal, con voluminosos agujeros, mientras entraba, iba tirando un Queso a cada una de las chicas, y luego volvía a buscar otro Queso, y así, hasta completar los doce Quesos.
- ¡Queremos coger con vos, Carlos! – exclamó Cinthia.
- Tranquila chicas, aunque es Halloween, no seré Michael Myers, seré como Jason, el de Friday the 13th, mal traducido aca como “Martes 13”, pero que en inglés es “Viernes 13”. Las asesinaré a todas con este machete – y el basquetbolista le mostró el machete.
- Les voy a contar una historia chicas, una historia de terror, en un día como hoy, de Halloween. Los nombres de cada una de ustedes me hacen recordar a los nombres de las víctimas de un famoso asesino, se llamaba Carlos, Carlos era su nombre, un asesino que tenía pies muy grandes, calzaba como sesenta, y sus pies olían a Queso, porque era un Queso, era un Quesón, un asesino que asesinaba a las chicas con un machete como este, primero las obligaba a jugar con sus pies, las destrozaba a machetazos y muchas veces les cortaba la cabeza, después les tiraba un Queso. El Quesón y las asesinaba con mucho placer. Y las chicas morían felices porque quedaban atrapadas en el olor a Queso de este asesino, despues de conocer esa felicidad no tenía sentido seguir viviendo, era mejor morir asesinada bajo los machetazos del asesino, y con un Queso encima. ¿Quieren chicas que yo sea su Quesón?
- ¡Síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii! – respondieron al unísono las chicas - ¡Vos sos nuestro Quesón!
- ¡Queso! ¡Queso! ¡Queso! ¡Queso! ¡Queso! ¡Queso! ¡Queso! ¡Queso! ¡Queso! ¡Queso! ¡Queso! ¡Queso! – fue la respuesta de Carlos Matías Sandes.
Tomó a una de las chicas, a Alina, y la rozó toda con el machete, le encantó, las demás quisieron lo mismo, lo hizo, al terminar, todas se volvieron a sentar en el césped, mientras Carlos, una por una, iba con sus pies, cada una comenzó a olerlo, besarlo, chuparlo, lamerlo, con gran fuerza e intensidad, todas, las doce quedaron prendadas con aquellos pies olorosos y sudados, de talle 52, que a esa hora parecían un talle 70.
- Doce. Como doce los signos del Zodíaco, doce como doce los apóstoles de Cristo, doce como los meses del año, doce como las tribus de Israel, doce, buen número – dijo Carlos.
Y tras jugar con los pies, llegó el sexo, Carlos les tiró los Quesos otra vez una a una, despues cogió con tres a la vez, a una con la penetraba con el pene, y a las otros dos, con los pies, así fueron cogiendo, en una bacanal sexual que duró varias horas, algo impresionante, mientras esperaban coger con Carlos, las chicas tenían relaciones lésbicas entre sí, tirándose los Quesos todo el tiempo. El síndrome de abstinencia que había tenido Carlos le permitió al basquetbolista gozar de una fiesta sexual muy prolongada.
- Quede hecha mierda pero esto fue la felicidad plena – dijo Caro.
Las chicas quedaron exhaustas, pero eufóricas, repletas de gozo y felicidad, para reponerse, algunas quedaron en el césped, otras fueron adentro de la casa, alguna fueron a la piscina, otras se quedaron en el comedor, en fin quedaron desperdigadas. No lo vieron más a Carlos, y creyeron que el basquetbolista se había ido. Ya era de noche, pasaron un par de horas mientras muchas de las chicas quedaron dormidas, alguna, como Caro, se estaba yendo.
(esta historia continua en la segunda parte)

Texto agregado el 05-11-2020, y leído por 31 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]