TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / carlosivankelso / LAS DOCE CAMPANADAS DE HALLOWEEN (PARTE 2)

[C:604795]

(Esta historia viene de la Primera Parte)

Caro entro a su auto, se sentó cuando de repente, vio una gigantesca figura masculina en el asiento de atrás, Caro observó y se dio cuenta quien era.
- ¡Caaarrrlooooossssss! – exclamó Caro al ver al basquetbolista.
La respuesta del basquetbolista fue atravesarle el cuello con el machete, asesinándola de esa forma.
- Queso – dijo Carlos Matías Sandes mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de Caro, que quedó sentada en el asiento de la conductora con el machete atravesado en el cuello.
El asesino se bajó del auto y se dirigió a la casa, tras obtener un nuevo machete. Vicky, la dueña de casa, se acercó a la puerta y escuchó el ruido de la misma. Fue a abrir.
- ¿Quién es? – preguntó Vicky.
- Carlos – fue la respuesta, era Carlos Matías Sandes, que había vuelto.
Vicky abrió la puerta, y vio la gigantesca figura de Carlos ante ella.
- ¡Caaarrrlooooossssss! – dijo la dueña de casa al ver al basquetbolista.
Pero la respuesta del basquetbolista fue enarbolar el machete, y atravesárselo a la chica en el cuerpo, casi partiéndola en dos. Herida de muerta, Vicky lanzó una última a su asesino y cayó muerta.
- Queso – dijo Carlos Matías Sandes mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de Vicky.
El asesino continuó su camino, se acercó a la piscina, había dos chicas, Carina, dentro de la misma, nadando, la otra, Wanda, durmiendo al costado en una reposera. Se acercó primero a esta, que le daba la espalda, y no lo vio venir. Carlos blandió el machete y ¡raaaaaajjjjjjjjjj! le cortó la cabeza a Wanda.
- Queso – dijo Carlos Matías Sandes mientras tiraba el Queso sobre el decapitado cadáver de Wanda.
Todo fue tan silencioso, que Carina siguió nadando como si nada, y no se dio cuenta de nada, sacó la cabeza y lo vio a Carlos.
- ¡Caaarrrlooooossssss! – exclamó Carina entusiasmada al ver al basquetbolista.
La respuesta del basquetbolista fue asestarle un brutal machetazo en el estómago, otro en el pecho y un tercero en el pecho, totalmente ensangrentando, el cadáver de Carina quedó flotando en la piscina.
- Queso – dijo Carlos Matías Sandes mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de Carina.
Carlos fue a cambiar el machete, tenía varios a mano, enarbolando otro, continuó su camino, justo, en ese momento, otra de las chicas, Nancy, se acercaba a la pileta y abrió la boca para gritar de terror al ver el cadáver decapitado de Wanda y el macheteado de Carina, flotando en la piscina, pero cuando iba a gritar, Carlos le tapó la boca con su guante negro izquierdo, mientras con el derecho, le asestó un brutal machetazo en el estomago, un segundo en el pecho y un tercero en la espalda, cayendo muerta por las brutales heridas.
- Queso – dijo Carlos Matías Sandes mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de Nancy.
El asesino siguió su camino, se dirigía a la casa, Luli justo salía de ahí, el basquetbolista se puso atrás y la atacó por atrás.
- ¡Aaaaaaajjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjjj! – gritó Luli mientras Carlos la decapitaba con el machete.
- Queso – dijo Carlos Matías Sandes mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de Luli.
Carlos entró a la casa, y vio que en la cocina se encontraba Mora, preparando un té. Se acercó en forma sigilosa y la chica se sorprendió al verlo.
- ¡Caaarrrlooooossssss! – exclamó Mora entusiasmada al ver al basquetbolista.
La respuesta del basquetbolista no fue diferente a la que le dio a las otras chicas, y la apuñaló en forma salvaje con el machete.
- Queso – dijo Carlos Matías Sandes mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de Mora.
El asesino abandonó la cocina y en el primer cuarto que encontró vio a Sabrina, sentada, arreglándose el cabello ante el espejo, y en forma sigilosa Carlos entró al mismo.
- ¿Sos vos Mora, trajiste el te? – dijo Sabrina, advirtiendo que alguien había entrado pero como le daba la espalda, no sabía que era Carlos Matías Sandes.
- Soy Carlos Matías Sandes, Basquetbolista, Quesón y Asesino, y vengo a asesinarte.
- Aaaaaajjjjjjjjjjjjjjjjjjjj – fue el grito de dolor de Sabrina mientras Carlos le arrancó la cabeza con el machete.
- Queso – dijo Carlos Matías Sandes mientras tiraba el Queso sobre el cadáver decapitado de Sabrina.
Habiendo asesinado ya a ocho mujeres, el basquetbolista entro ahora a otra habitación, con dos camas, en una dormía Vero, en la otra Cinthia, Carlos puso su pie derecho sobre una y el izquierdo sobre otra, las dos olieron aquel pie repleto de olor a Queso, y se despertaron, pero mientras abrían los ojos, el basquetbolista blandió el machete y ¡zas! ¡zas! ¡zas! ¡zas! ¡zas! ¡zas! ¡zas! ¡zas! en forma salvaje las asesinó a las dos.
- Queso – dijo Carlos Matías Sandes mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de Vero.
- Queso – dijo Carlos Matías Sandes mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de Cinthia.
Solo quedaban Alina y Gisela. Alina se estaba bañando, duchándose para despues regresar a su casa, advirtió que una figura masculina gigantesca entró al baño, corrió la cortina de la ducha y recibió un brutal machetazo de Carlos, al que siguieron otras brutales heridas, así el basquetbolista la asesinó brutalmente.
- Queso – dijo Carlos Matías Sandes mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de Alina.
Solo quedaba Gisela para completar la sangrienta faena. Carlos recorrió toda la casa, y llegó al desván donde Gisela se encontraba viendo una película de terror, con el volumen a todo lo que da, se trataba de Halloween de Michael Myers. Tan ensimismada estaba con aquella película, que no vio ni escuchó nada. Justo en el momento en que Michael Myers apuñalaba a una chica en el film, Gisela recibió una brutal herida con el machete, que le atravesó el cuerpo. Siguieron otras heridas igual de brutales y profundas, así fue asesinada.
- Queso – dijo Carlos Matías Sandes mientras tiraba el Queso sobre el cadáver de Gisela.
Carlos Matías Sandes había completado la faena, una obra perfecta, ya había cometido varios asesinatos múltiples, asesinando cuatro, cinco, seis mujeres, a veces solo, a veces acompañado de otros Quesones como Carlos Delfino o Carlos Leonel Schattmann, había sumado una auténtica obra de arte a su sangrienta colección criminal.
Se quedó en la puerta de la casa, machete en mano, despues de tirar todos los Quesos. Un auto llegó a la casa, y del mismo, bajó la bella, romántica, sensual y misteriosa Lady Dumitrescu, la rumana.
- M-am gândit că ai terminat, Carlos, sigur că a fost o operă de art㠖 le dijo en rumano que significa “Me imaginó que has terminado, Carlos, seguro fue una obra de arte”.
- Por supuesto Oana, ha sido magnifico.
- Sunt foarte tânăr și puternic, dar acest sânge va servi pentru alte fete, sau poate ca rezervă, mai mult decât un criminal, tu ești profesor, Carlos (“Yo estoy muy joven y fuerte, pero esta sangre servirá para otras chicas, o tal vez como reserva, más que un asesino, sos un maestro, Carlos”).
- ¿Lo hacemos Oana?
- Hagamoslo.
Entraron a la casa, e hicieron el amor, disfrutaron del sexo, mucho sexo, esta vez sin Queso, el basquetbolista no usaba el ritual con su amante, la bella rumana.
- Ești încă puternic pentru sex, Carlos, și ai făcut sex cu toate cățelele astea și aseară cu Maru – le dijo la rumana (“Sigues con fuerzas para el sexo, Carlos, y eso que has tenido relaciones con todas estas perras y anoche con Maru”).
- ¡Maru! – exclamó Carlos – me olvide de ella, fue al velorio de una tal Eduviges.
- He, he, he, nu ai de gând să mă refuzi că nu a fost un lucru foarte oportun ca Eduviges să moară, ea avea 104 ani, treci ușor pe Carlos, ești un mare soț, Maru o merită, este o femeie grozavă, ai norocul să ai un astfel de partener (“Je, je, je, no me vas a negar que no fue algo muy oportuno que se muriera esa Eduviges, tenía 104 años, ve tranquilo Carlos, eres un gran esposo, Maru se lo merece, ella es una gran mujer, eres afortunado de tener una compañera así”). Para que no recuerde a estas compañeras de danzas, dile a Maru este hechizo “Càise” (que significa “Queso” en gaélico escocés) doce veces. No lo olvides, Carlitos.
El basquetbolista beso a su amante y se fue del lugar. Oana se encargó de aquellos cadáveres, aunque una vez recolectada la sangre, la rumana también se fue del lugar. Despues de un largo viaje, la quinta de los asesinatos estaba en Escobar, el velatorio de la Tía Eduviges en La Plata, por fin llegó a buscar a Maru.
- Bien Carlos Matías – le dijo Maru llamando a su marido por los dos nombres – ya estoy contenta, Eduviges merecía que estuviera aca.
- Raro, te conozco hace trece años y nunca la había sentido nombrar, pero bueno, se ve que la querías mucho.
- Imaginate, tenía 104 años, cuando vos me conocistes ya tenía 91, vivía en un geriátrico, el Hogar de Ancianos Dumitrescu.
- ¿Hogar de Ancianos Dumitrescu? – dijo Carlos – mira vos.
Comenzaron a regresar, escuchando la radio, Carlos puso el futbol, no le interesaba mucho, pero daban los resultados de la Liga Nacional de Basquet y eso sí le interesaba.
- ¡Interrumpimos la transmisión para dar una noticia de último momento! – interrumpió el comentarista del fútbol - En una quinta de Escobar encontraron doce mujeres asesinadas en forma brutal, con Quesos tirados sobre su cadáver, se habla de un asesinato ritual, el Comisario Miguel encabeza el operativo.
- Quizás se trate de un pacto suicida, quizás se hayan matado entre ellas – dijo en declaraciones el Comisario Miguel.
- En Escobar ahí era la Fiesta de Halloween, ¿No serán las chicas de las danzas? – dijo Maru, preocupada, sin imaginar que junto a ella, en el auto, viajaba el múltiple asesino de esas doce chicas.
- No pasa nada Maru – le dijo Carlos Matías - ¿Acaso te importan esas doce? “Càise, Càise, Càise, Càise, Càise, Càise, Càise, Càise, Càise, Càise, Càise, Càise”.
Mientras doce veces Carlos decía “Càise” Maru cerró los ojos, los volvió a abrir y entonces dijo, riéndose:
- ¡Ja, ja, ja, ja, ja! Tenes razón, Carlos Matías, ¡Qué me importan las doce!
Y justo en ese momento sonaron las doce campanadas que indicaban las doce de las noche. Y colorín colorado, estos doce Quesos se han tirado. Queso. Queso. Queso. Queso. Queso. Queso. Queso. Queso. Queso. Queso. Queso. Queso.

Texto agregado el 05-11-2020, y leído por 64 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]