TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / kanopatato / EL DESTIEMPO

[C:605368]

¿Qué hacemos en el tiempo que se fue?
¿qué hacer con el tiempo que está aquí?
Como un signo, una cuña de súplica
Por los sueños acumulados en medio del gesto perdido
en la mañana de todos los días idos.
Lo que nunca quise fue contar la historia
En otro idioma que no fuera lo acontecido
En medio de la soledad de la tarde
Cuando las aves regresaban a sus nidos,
A trinar las estrellas.
¿Qué sabe el tiempo venido de nuestro abrazo?
¿Acaso sabe el tiempo remendar la memoria?
Tú y solo tú yo y solo yo
Entendemos de las calles que se fueron
de las miradas de reojo,
en medio de tantas miradas llamadas,
aunque al tiempo y al crepúsculo les bastó un sólo beso,
para concebir el epigrama
que quedó cimbrando en medio de la nada.
Y después de todo eso,
Se vinieron más recuerdos
Saltando aquí y allá alumbrando
Todos esos espacios no descubiertos
Entre el llanto y la risa,
Entre las llegadas y despedidas.
Allí te vi en medio de la nada
Cuando la nada fue calle oscura
De una noche de cientos de años
Que flotaron en ese aire colérico
De olor a melancolía con tu abrigo níveo.
Tus ojos no me vieron yo sí vi tu espalda,
No obstante sentí la herida por otro beso
Que si bien nunca más fue, lo advertí,
En la solapa del caminar que te llevaba
Y finalmente te llevó lejos de mi mirada.
Retorné al recuerdo de tu abrazo,
La tibieza de la tarde y la fragancia
Del aire en color de madera reseca;
Nuestro beso furtivo, clandestino, apurado,
Venido en el relato de tu carta que llegó a mis manos
En sigiloso esplendor en las hojas que danzaban
Tras rebelarse cual aves que alzaban su vuelo,
Despojándose del fastidio que se ocultaba en el alma.
Fue beso y no sólo beso,
Fue caricia, abrazo, pasión,
Por la armonía de nuestros pechos.
¿Qué hacemos con el tiempo que está aquí?
¿Qué hacer con este espacio de recuerdos
que de pronto regresó adueñándose
de otras estaciones que ya parecían rememoradas?
Dímelo tú que yo no puedo
Algo quedó ardiendo nunca consumado.
Una pieza de amor inconclusa
Un camino que dejamos de andar,
Solo porque la tarde se hizo obscuridad
En medio del ocaso.

Yo no vi las mariposas en esta ciudad que me agobia,
Yo no vi las flores germinar en esta ciudad
En donde las flores son un argumento ideológico.
Yo no vi la noche porque la noche se la llevó mi día
El día en que se murieron los árboles que cuidaban mi calle.
Mas la ciudad siguió quieta en las espasmosas veredas
Cayéndose en escalofríos que llevan las tardes
Cargadas de sabuloso caminar.

Texto agregado el 15-12-2020, y leído por 23 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
16-12-2020 Sin palabras. Una belleza de poema. Qué melancolía! Que duro el desamor! Justine
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]