TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / vicenterreramarquez / La preciada imaginación

[C:606171]

Relato




La preciada imaginación



De niño yo mismo, aleccionado y ayudado por mi padre que de todo sabía un poco (Aunque hoy sé que era mucho lo que sabía), me fabriqué una casa rodante imaginaria para que no ocupara lugares ajenos ni molestara al vecino.
Cuando yo quería o se me antojaba la usaba. Y la usaba de muchas maneras dependiendo si quería ir al campo, al mar o al cielo que era muy distinto a mi cielo de hoy, en ese tiempo posiblemente era habitado por ángeles que hoy ya no están, también como yo emigraron a otros lugares.

¿Y saben por qué con ella podía ir a cualquier parte? Porque tenía motor a petróleo como el de esos inmensos camiones que transportaban mineral de plomo desde la cordillera al puerto más cercano, además tenía ruedas especiales para todo tipo de terreno, también una gran rueda con palas o aletas para navegar por ríos hasta alcanzar el mar y unas hermosas alas de tela acopladas a un intrincado sistema de engranajes impulsados con pilas de linterna que las batían desafiando a las brisas calmas y a los vientos furiosos de La Patagonia.

Fue de mi propiedad desde los cuatro años, cuando la construí, hasta los diez años cuando se la regalé a mi hermano cuatro años menor, tiempo en que yo con cuarto grado en el cuerpo ya viajaba de otro modo, incluso con mi maestra y con compañeras y compañeros aprovechando la lectura y los inventos de Julio Verne.

Con mi casa viajera recorrí y conocí muchos lugares de La Tierra con la compañía de mis invitados y un baúl repleto con libros de la biblioteca, que me prestaba la directora de la Escuela de Enseñanza Primaria N° 3, Julia del Carmen Gómez, allá en mi pequeño pueblo, enclavado en el centro de la pampa patagónica.

Mi primer viaje en un autobús fue a los diez acompañando a mi padre y a mi madre enferma, desde el pueblo pequeño a la ciudad grande donde había hospital. El regreso fue en el mismo bus, pero sólo éramos dos, mi padre y yo.

Mi primer viaje en tren fue a los catorce desde el pueblo pequeño hasta otra ciudad pequeña donde hacía combinación con autobús hasta otra ciudad más distante y grande, cercana a la Tierra del Fuego. Y desde allí continuaron viajes periódicos de ida y vuelta hasta que en mis mano tenía un papel que decía graduado con honores como Mecánico en Motores Diésel.

A los 15, en una de esas vueltas, fue mi primer viaje en avión cuadrimotor, aunque no era la primera vez que volaba ya que poco antes lo había hecho en mi pueblo pequeño en un Piper también pequeño con cabina de lona, en un vuelo popular. Además con las alas de mi casa rodante también lo había hecho una gran cantidad de veces.


Más adelante seguí creciendo y viajando en los distintos medios de transporte, pero también muchas veces acudía a mi hermano para pedirle prestada la casa rodante, que aunque él ya no la usaba la cuidaba y guardada como el tesoro más preciado que nos había dejado nuestro padre, el medio para viajar, conocer y aprender, cuando los recursos son escasos o nulos. Justamente nos dejó la capacidad de vivir con la imaginación lo distante, lo ignoto e incluso lo inalcanzable.
Hoy, pisando los ochenta, sigo imaginando lo que todavía no sé ni conozco, claro que con medios más modernos que tengo a mi alcance.

Texto agregado el 04-02-2021, y leído por 250 visitantes. (10 votos)


Lectores Opinan
20-02-2021 Que gran viaje ha sido tu vida amigo. Gracias por compartir esa casa rodante que llevas en tus palabras. Nazareo_Mellado
13-02-2021 No sabes como me emocionó tu texto, pues yo tenía una caja/submarino. Los que disfrutamos aquellas cajas, amamos viajar. He recorrido desde el lago Titicaca (Bolivia/Perú) pasando por Machu Picchu, hasta dormir en el bosque jurásico de Pichasca (bosque petrificado de 80 mi años) agradeciendo cada compañero de ruta, que ha estado junto a esta, que ha sido una excelente vida a pesar de toda carencia. Saludos desde Iquique Chile. vejete_rockero-48
13-02-2021 Tu relato dice tanto que no puedo pasar desapercibido, ejemplo de ello es tu primer viaje en bus -ida y vuelta- probablemente, el más tremendo. Por otra parte, el principio de la creatividad es el aburrimiento, ergo antaño, al no haber toda la tecnología de hoy, los niños debiamos ingeniarnoslas para entretenernos ¿te das cuenta de la gran imaginación/creatividad que tenía ese niño?. He quedado encantada con tu relato, gracias. gsap
10-02-2021 Cómo me gustó tu casa rodante...!!! Te imagino en ella, viajando a todos los rincones de la Tierra. Bendita tu niñez. Un beso. MujerDiosa
10-02-2021 Todos en la niñez cuando no podíamos hacer aquello que deseábamos, viajábamos por las estrella a cada puerto a cada ciudad, y la imaginación como un pájaro nos llevaba a lugares hermosos, ahora seguimos esos viajes casi de la misma manera. Que bonita tu casa rodante, y tu amor para compartirla.******** Abrazo Lagunita
09-02-2021 2)Muchas veces esas cosas imaginarias nos hacían mucho más felices que los juguetes que recibíamos. Yo tuve un escondite,y en él,mis mejores sueños. Me encantó ir a través de ti usando mi imaginación,pensado que iba en esa casa tan bella que pude conocer leyéndote***** Un beso Victoria 6236013
09-02-2021 1)Te leo y me retrotraigo recordando cuantas cosas construí y me deleite inocentemente sintiéndome feliz. Cuantas veces ,con cajas de cartón imaginamos una de esas casas y paramos en distintos puntos del jardín imaginando bosques,ríos y mares,cuando solo una manguera nos mojaba y eramos felices.. 6236013
07-02-2021 Qué gran aventura debió de ser para ti y tu hermano meterse dentro de esa casa rodante. Cómo me hubiese gustado haber disfrutado de una así de niña. Por otra parte, he visto que te gustaba mucho la mecánica y obtuviste tu título con creces. Sigue inventando máquinas, Vicente. Abrazo! Daiana
06-02-2021 En mi caso, tenía un cajón que llené con piedras. Estaba seguro que cuando regresara del colegio, esas piedras, imaginadas acaso como baterías mágicas levantarían el cajón y sobrevolaría todas las casas circundantes. Bueno, lo hice, pero del mismo modo tuyo, imaginando el viento en mi rostro y los vecinos levantando la cabeza para contemplar mi nave. La imaginación nos sustenta, nos provee de alas y somos felices, como creo que tambíen lo fuiste. Un abrazo. guidos
05-02-2021 Este motor de búsqueda del sigo XXI nos rebalsa la imaginación con sus intrincados caminos, en cambio tu casa rodante esta 'customizada' y a tu medida. Gracias por compartirnos de tus sueños e imaginación, y también de tus dolores. Un abrazo, sheisan
05-02-2021 Con sumo gusto te acompañé en tus viajes. Gracias por permitirlo, amigazo. Shalom Abunayelma
04-02-2021 Afortunadamente,cosa que no es muy habitual para la generalidad,esa capacidad imaginativa fue modificàndose y volvièndose poderosa con el correr del tiempo.Hoy se deja ver sin disimulo en tus textos.Te saludo. emece
04-02-2021 Me prestarias tu casa rodante...? Un ratito. Necesito ir a Júpiter de compras. Cinco aullidos imaginarios Steve
04-02-2021 Qué belleza es este recorrido por tu vida con sus tristezas y alegrías, con la imaginación como salvavidas. Gracias por llevarme a pasear a mí también en tu casa rodante. Besos. MCavalieri
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]