TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / El florero

[C:60630]


El florero destellaba en el centro de la mesa. Todos los que estaban sentados alrededor, admiraban su bella forma, la limpieza del pulido, la pureza del cristal y lo bien que combinaba con el caoba de la mesa. Ensimismados estaban todos en dicha contemplación, hasta que apareció la empleada con un lindo ramo de rosas rojas, las cuales fueron depositadas en el pulimentado frasco. Ahora fueron las dichosas flores las que acapararon los elogios, pasando a ser el florero simplemente el soporte de dicha situación. Las rosas, ufanas, se jactaban de ser poseedoras de una hermosura sin par. Pero apareció de nuevo la empleada con una tosca botella de vino que fue colocada al lado del arreglo floral. Los presentes se lamieron y relamieron tratando de atisbar a través del vidrio opalescente ese caldo turbio que se dejaba querer, aposentado en el frágil contenido. Ya nadie se fijó en las rosas, las que por lo mismo, comenzaron a amustiarse. El vino vigoroso pareció adquirir movimiento, formándose vanidosas olas en su sacrosanta superficie. Pero una docena de míseros vasos traídos en una vieja bandeja, tomó el bastón de mando de las miradas codiciosas luego que fueran colocados uno a uno frente a cada circunstante. La botella fue descorchada con un sonido estrepitoso y luego ese líquido apetecido se vació en caudaloso chorro que llenó los vientres vítreos, para trasegarse luego en las gargantas sedientas. La botella, ya vacía, fue de inmediato desechada y en el traslado, se resbaló de las manos de la empleada y cayó al suelo, haciéndose añicos. Las rosas mustias fueron sacadas del agua como si se tratase del cadáver de un ahogado arrancado a la corriente caudalosa y ya sin flores que colocar, el florero muy poco sentido tenía en esa mesa que ya comenzaba a festinar todo tipo de manjares, por lo que fue retirado de inmediato y en su lugar se colocó una ensaladera repleta de deliciosos vegetales. Más tarde, vacía y sin otra misión que cumplir, esta fuente fue reemplazada a su vez por seis botellas de whisky y estas si que fueron las dueñas de la fiesta por el resto de la noche…



Texto agregado el 04-10-2004, y leído por 294 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
05-10-2004 Qué efímera es la atención de los humanos... se va detrás de lo que le ponen delante de los ojos, sin saber discernir entre lo puro y lo mundano... ¡me encantó! * y un abrazo. neusdejuan
04-10-2004 Maravilloso, seguro que siempre aparece algo que es mejor que lo anterior...aayyyy, que poco dura la fama.... yoria
04-10-2004 perfecto, un cuento que parece para niños, pero le calza varios adultos... me incluyo, jijiji anemona
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]