TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / atuorden / Tú, yo y mi alter ego

[C:606393]

Ella que nunca sentía, sintió de todo cuando, estando de compras navideñas para la familia, aviso a ver a su marido con los brazos, que terminaban en unas bellas unas rojas de una trigueña bellísima, rodeándole el torso dándole besitos al oído. Y lo peor es que conocía esa sonrisa de él, la misma que ella no le veía desde anos, la de una felicidad completa. Y podría jurar que conocía la de ella también, siendo mujer, la de una mujer dispuesta a todo con tal de complacer al hombre que tenía al lado. Para su sorpresa a sus ojos no acudieron ni lágrimas, ni a su pecho falta de respiración. Lo que tenía, como arpía al fin, era una rabia sorda. Su malevolencia no alcanzaba nunca a salpicar a su marido ni a sus hijos, a los cuales les dedicaba la mejor parte. Ahora, al parecer, su marido iba a saber lo que todo el mundo le preguntaba: “como es que la soportas?” mientras el decía “pamplinas!! Jajaja”.

Vi negro y empecé a estallar cada regalo contra una pared en un callejón cercano. Mi ira no tenia limites, Hasta no ver todo machacado no podía estar en paz. Cuando vi el destrozo. Fui caminando lentamente al carro. Abrí y me senté a fumar un cigarrillo mientras pensaba fríamente que hacer. ¿Divorcio? ¡¡Ni en mil años!! ¿Separación? ¡¡Eso quisiera ella!! Lo pienso mejor mañana mientras este trabajando. Por hoy le daré lo mejor que el sexo tiene para ofrecer y hasta que no este exhausto no lo dejo en paz. Y efectivamente así lo hice.
¿Solo me dijo “y a ti que mosca te pico Lucia?” y yo le dije “Carlos, mi cielo, es que te adoro y quiero complacerte en todo. Además, me complazco yo en demasía” le dije. Pensando mientras tanto tú me las vas a pagar. Me quedé mirándolo mientras dormía y al final caí rendida.

Al día siguiente todo fue normal en la oficina y entonces vino a mi mente que no podría vivir con semejante traición. Así que lo único que me quedaba era matarlo. ¿Pero de qué forma para que no cayera en mí? ¡¡Y ahí se me ocurrió!! Ponerle un poco mas de dosis de sus pastillas para dormir para que deje de ver a la amante de vez en cuando e inyectarle poco a poco pequeñas dosis de mi Chanel no. 19!! Y así lo hice.

Lentamente se le empezó a caer el cabello y a caer mal la comida. Se fue desvaneciendo lentamente y por más médicos que iba no había remedio y no encontraban una causa concluyente. Después de alrededor de 9 meses le dijeron que le quedaba como máximo 2 meses de vida. Y yo me regocijaba por dentro y me iba a mi closet a reírme con mi sonrisa de lado por no poderme reírme a todo lo alto y tener que esperar su funeral para hacerlo. Fui preparando a Isabella y Tino para eso, pero no hacia falta pues ellos veían con tristeza el deterioro de su padre y ni eso me enternecía el corazón. Mejor me iba al salón a hacerme la mani y el pedi.

El si se fue preparando. Me di cuenta que dejó a la amante cuando me empezó a buscar melosamente. Esa zorra no se quedaría sin su lección tampoco, solo la deje remojando en agua, como el trapo de la cocina.

Hizo su testamento a nombre mío y de los niños de lo cual si me reí a carcajadas en el carro cuando iba hacia la oficina un día porque yo tenía mi propio dinero. ¡Y al fin! Llego el día. Que se largó. Felicidad total. A la zorra esa de Carolina le pague a un tío en un bar para que se la cargara.

¿Lo mejor? Carlos se murió sin saber que entre el y yo reinaba algo importante: mi alter ego. Y es que yo me había escapado de un sanatorio hacia años. Ese fue i mas dulce secreto para él. Muchísimas veces fantasee con matarle. Al fin encontré una razón para darle otro uso a mi perfume que no fuera con mi amante Petra.

Texto agregado el 16-02-2021, y leído por 60 visitantes. (2 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]