TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / huapi / el partido

[C:607337]

No importa que día y a qué hora juegue, si truena o nieve, si el sol o la luna es cómplice de ese momento, tampoco importa el rival de turno, yo, como tantos otros estaremos ahí. El templo se vestirá de fiesta y el aliento ensordecedor bajara desde todos los puntos cardinales que rodean al campo de juego. Inclusive desde la 4 bandeja, esa que está reservada para los del más allá.
"ESTA CAMPAÑA VOLVEREMOS A ESTAR CONTIGO, TE ALENTAREMOS DE CORAZÓN" baja de las tribunas mientras Cacho Laudonio, agita su bandera avisando la salida del equipo y el grito estremecedor baja de los cuatro costados para recibir a Boca. Es el primer latido de la Bombonera, que muestra que está viva. Porque no se equivoquen, las banderas no se mueven, se agitan con pasión generando un pequeño huracán a tu lado, acompañado del aliento de cada uno de los presentes.
El primer equipo pisa el verde césped del templo mientras “el loco banderita” los acompaña con su mirada deseándole suerte. No importa que jugadores sean, no importa el técnico ni los dirigentes que por un tema temporal estén ahí. La hinchada, la gente, la número 12 (en honor a Victoriano Caffarena, el emblemático jugador numero 12 con la que esta significada la hinchada de Boca) todos sinónimos de un mismo sentimiento, de una misma razón de ser, de un mismo gen transformado al salir a las tribunas, de ese “se vive a lo Boca”. Ese gen que hace que, con el sonido de la garganta y el movimiento de tu cuerpo, multiplicado por miles, hace que la Bombonera “no tiembla, late” y late muy fuerte. Por algo es reconocida en todo el mundo como el estadio más pasional del mundo y eso lo hacen los hinchas. Que logran algo único e irrepetible, la Bombonera es el único estadio que se mueve, que vive y los jugadores lo sienten.
"DALE, DALE, DALE DALE BOOO……DÁLEEEE, DALE BOOOO" ese grito de guerra que ingresa por los oídos y recorre las venas de cada jugador y de cada hincha. Que da valor hasta al más cobarde para transformarlo en único, en el mejor, en realmente importante, en un superhéroe, en alguien completamente invencible. Ese que deja todo y muere por la camiseta, como lo hacemos los hinchas desde las tribunas, donde cada grito, cada aliento es vital para lograr la victoria.
Esas tribunas donde no hay diferencias de clases, ni de género, ni de edad. Dónde el ladrón se abraza con el policía mientras rueda un grito de gol por la garganta, donde todos somos hermanos sin importar si hace calor o llueve, si tiene mal olor o huele a perfume. El aliento y el abrazo siempre está. Somos hermanos y nos defendemos hasta la muerte.
A lo lejos se escucha un pitido y el “Vamos Boca” sale como una plegaria que baja de las tribunas, de cada hombre y de cada mujer que las habita. Ese pedido interno como feligreses en una religión que solo se entiende desde adentro. La pelota comenzó a rodar, el partido ya empezó.
“HOY HAY QUE GANAR!!!!!!!!!! DALE, DALE, DALE BOOOO” baja de las tribunas y el barrio se inunda del grito de su gente, es imposible no contagiarse y para esta hermosa pandemia, no hay cura. Nadie se quiere curar. Vos, agitas los brazos, pones a merced tu garganta como si fueras un tenor y cantas, cantas tan alto que la cancha tiembla, late. Ahí empieza la leyenda, ahí la Bombonera se despierta y cobra vida nuevamente.
El partido ya empezó, nuestro partido y el de los jugadores. Sabemos que serán 90 -95 minutos donde dejamos todo y dónde no importa el resultado final, el próximo partido, estaremos ahí, nuevamente, alentando a Boca.

@nahuelroig24

Texto agregado el 10-04-2021, y leído por 19 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]