TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / generoso-toch / Face-Haiku IIl.

[C:607674]

Piel de madera
el mascarón de proa
ruge al viento.

Soy un pez bien hot
que ha de ver tu ser
en mar sin luz del sol.


Acongojado
recuerdo los tiempos
idos tan relevantes.

La yegua paría
en vez de potros ramos
de magnolia.

Mi gaucho aunaba
monedas al cinto
trenza al rebenque.

La mama pelaba
cebolla al fino bife
de ternero.

Al frescor del alba
brillaba el serpentín
del alambique.

Por qué ser un genio
de lo tan difícil si
mejor añorar.


Los sonidos
de mi interior superan
al silencio.

El hondo trecho
fluye a tranco largo
de la impedancia.

Nunca se llega
son tubos superpuestos
que se deslizan.

Falta el aire
y los pies hacen truco
como la magia.

Y hace falta
previsión, celebridad,
magnificencia.

Para qué sufrir
si el cuerpo se dispara
del ras del ego.

Y nos espera
lo eterno liso
en deshechar la prisa.

Es tan bello
hasta ahí está bien
pues mas es deidad.

Tengo un lugar
donde le rezo a Jesús
bajo un pino.
Fuimos tan libres
y a la sazón cada
quien fue culpable.

Volvió el viento
y con él el movimiento
de arena y mar.

Miles de aves
anidan en los cables
de electrones.

Éramos uno
pero ambos fuimos
libre comadreja.


En el presente
instante me remito
a los conceptos.

Dormimos cuando
nos viene el sueño
lo demás es pedir.

Si hay muerte
ya renacerán nuevos
capullos en flor.

La clave suerge
en ser ciego al rayo
sordo al trueno.

Los ojos están
para no ver al oso
en la obscuridad.

Quieres pan pues
descorcha la harina
que al jarro vaya.

Quieres soda
gas al agua y listo,
lo mismo con todo.

Si el universo
fue una píldora
apelotonada...

En una reunión
de impuntuales todo
es puro vacío


.
El estío fue
fiel al abrasivo calor
de un loco sol.

Mujeres y hombres
triturados por guerra
en el ring side.

Cual la montaña
rival del horizonte
en media luna.

Tengo el frío
de un bastón torcido
de tanto temblar.

Aunque querramos
no se puede opinar
en dictadura.

Quisiera decir,
callar es de cobarde,
luchemos por la paz.



Decido comprar
un cigarrillo de diez
mas encendedor

Me siento solo
de la radio escucho
la lluvia venir.

Con el humo gris
voy a expirar aros
de mis entrañas.

Veo una piba
con el cabello azul
de sutil mirar.

Desprogramada
dueña de una ciudad
fantasmagórica.

Soy redundante
al pretender descubrir
sus atributos.

De pronto espantó
una mosca y pensé
me saludaba.

Estoy dispuesto
a disculparme pero
ella me ignora.

No obstante su
un cabezazo doy
de gol al ángulo.

Y prisionero
del futuro omito
al cruel ahora.


Al tacto eres
durazno comparado
con puercoespin.

Por la nariz sos
lavanda comparada
con un zorrino.

Al avistaje
eres castillo cerca
de la garita.

Al oído sos
un vals comparado con
un gran estruendo.

Y de sabor sos
puchero comparado
con la buzeca.

Pero eres mi
novia gheisha y eso
es lo que cuenta.

Y prisionera
del futuro con besos
del cruel ahora.

Pues no me puede
dar el sol porque muero
pero si dinero.


De mirar covids
los mosquitos aprenden
esquivar golpes.


Toda estrella
es reencarnación
de una florcita.

El factor uno
es el trampolín
para llegar al cinco;
al diez se llega nadando.

Aunque cueste
levantar la cola
huye del que pega.


Las vías del sol
son los rayos que lamen
la propia luna.

Y de blanco la
bella yace pintada
cuál una novia.

Después nosotros
somos simples testigos
de dicho amor.


A cara o cruz
del lado de la mostaza
con la milanesa.

Se hace largo
el estío con el sol
tan abrasivo.

Pudren los rayos
del color de la uva
chinche parral.

Y el invierno
acusado de meter
gripes y covid.

Compren sombrillas
ciudadanas del globo
o bien paraguas.

Forjan al mundo
carácteres férreos
en morir de pie.

Pese a Jehová
se cuece la grasa
del chancho animal.

En la vida se es,
del variado espectro,
parte de un todo.

Riega el jardín
las lágrimas de dolor
del paraíso.

Tristes en vida
huérfanas y huérfanos
codo a codo.

Y a su modo,
somos, quien mas quien menos,
hijos del rigor.


Con el cacumen
en el casco protector
del viento gozo.

Es la esperanza
sobre mi futuro
inadivinable.

Un solamente
la pizza al destino
me libra del cero.

Aun extraviado
llegará la comanda
tibia o dura.

El alimento
es para la barriga
como la hebilla.

Al alba del día
a cuarto menguante
o fin de los tiempos.


En las corridas
ahora el torero
será un robot.

La luna blanca
del color de la leche
en sol exitado.

De testa al viento
el brazo traspasa
la visera.

A quién importa
en la madrugada
fumarse un chilo.

Solo a mí le
cabe la dicha de no
pegarse un palo.

Pués además de
fumar, le he bebido
la sangre al vino.

Fui a consolarte,
pequeño detalle,
y no respirabas.


La patada la
y arranca la moto
cebado los dos.

El humo blanco
redunda en la neblina
del recio vapor.

Cual etiqueta
del tanque se asoma
la furia en mi.

Irán llegando
pizzas y empanadas
pero ahora no.

El cajón es un
freezer con vacunas
del maldito covid.

Allí voy abuelas
a protegerlas del mal
con la sputnik.

Sientan el gusto
y por Dios huelan las flores
y no tosan.

Hilo de coser
es la ruta del llano
a velocidad.


Unos bandidos
entonces me detienen
en pos de la carga.

Danos la pizza
y si hay birra también
mas el dinero.

No es comida
son los medicamentos
para el covid.

Si ésto comes
víboras del ombligo
te asomarán.

Tu panza será
hazme reír del mundo
y tu culo hiel.

Quiero comerte
a vos y la moto
y la cajuela.

Es un gran freezer
y el gran cargamento
algo redentor.

Se educado
ponte un tapabocas
que yo me rajo.

En la distracción
hice un regio willy
y salí a full.


Quiero asi
muy testarudamente;
empecinado.

Ser invisible
para llegarle al sol
y vacunarlo.

En quizás
ebrio inoculado
el espíritu.

Y que el puto
se aplaque cien por cien
ultravioleta.

Que el gentío
deje de parecerse
a las tostadas.

Y los ancianos
librarse de ser muñecos
de las brujas.




Por controversias
viene abucheada
dicen que miente.

Pero al final
se confesó pansexual:
Abierta a todo.

Perfecta virtud
ideal conciencia
un engranaje.

Comenzando allí
un querer conquistarla
de amor sin par.

Sus dos ojos son
esferas aplastadas
por la curiosidad.

Su boca gris
danza al ritmo grueso
de la palabra.

Solo yo puedo
ver al través del sabio
pe pentagrama.

La luna rueda
y vierte constante
polvo dorado.

De allí saldrán
redondos los anillo
de casamiento.

Es guitarra
su caja toráxica
vibrando vivaz.

Y así puedo
verla temblar miedosa
de lo ya hecho.

Tengo la edad
De cristo, el par de tres,
Los orientales.

Tiene Ella: Los
dos locos patitos;
veintidós abriles.

A primer vistazo
primero un párpado
calló furioso.

(Y si he de caer
que sea sin las pizzas
cuando esté solo.)

La seña del ciego,
el tocado de monja,
fue su respuesta.

Al equilibrio
le falta el contrapeso
de la clase media.

Sus labios están
marcados de rabioso
funcionamiento.

Dormido sueño,
el porvenir futuro
del nuevo mundo.

Toreros robots
Y los banderilleros
con gas pimienta.

Repartidores
de espalda con mochila
de pedido ya.

Y en la nueva
Era de asientos libres;
Ella conmigo vendrá.


Corro aprisa
con la salsa verduzca
super picante.

Aprisa porque
los pedidos se juntan
de apilones.

Ají del niño
de la ramera por voz
de tanto picor.

Viaje de Cayena
de un solo frasquito
de jalapeño.

Destino final
set de televisión de
famoso programa.

Recientemente
adquirido por joven
de célebre fama.

Hijo de un gran
prócer de idiosincrasia
encarnizado.

Sin respetarse
semáforos, señales,
ni contramano.

Con la pura fe
de llegar al destino
sano e intacto.

Su cabeza es
maqueta del futuro
un arcoiris.

En base de canas,
salen rastras azules
rojas y beige.

Es simpático
de gran efervescencia
carismático y de mucho gesticular.

Desde el vamos,
a ganar el concurso,
candidatazo.

Igual al padre
cuando jugaba siempre
atado al gol.

Recio jurado
lo examina a full
pero subyugados.

Es que cocina
tan genial cual Argiñano
casi como Gardel.

Pero hoy hace
sándwiches mexicanos
con lomo grillé.

Bronco azote
al paladar avezado;
acostumbrado.

Quisiera probar,
y aunque mas no sea
dar un bocado.

Y si lágrimas
derramo, hacer división
con el muchacho.


Y vacunado
se contagió Alberto
el presidente.

Muy querido es
nadie lo va ignorar
y respetado.

Pero hay otros
las velitas prendiendo
por cada santo.

Santos y santas
en aunque mas no sea
quedar ausente.

Muy impedido
de gobernar la nación
por mucho tiempo.

En para así
asumuir la Cristina
internacional.

La gran señora
que sin duda alguna
nos hará triunfar.

Que a lo mejor
hasta la cruel pandemia
por fin sucumba.


Por el rebrote
difícil de serfear
a fojas cero.

De restricciones
las nuevas medidas que
no simpatizan.

La noche tenue
de simpática gente
las calles vacías.

Bingos y casinos
en la calma bachicha
de saco roto.

Y al deporte
también se le limita
la respiración.

Y de mas de diez
prohibidas las fiestas
de cumpleaños.

Unos aplauden
algunos se oponen
mejor acatar.

Sigue el covid
no afloja la muerte
es de lamentar.

A cara de perro
disparada de casos
con nuevas cepas.

Será culpable
el calor que aprieta
de un sol detractor?

Y en el frescor
del invierno sanamos
para luego caer?

Y en la pisada final
del estío empeora
en vez de zafar?

Es que comemos
excremento podrido,
filoso cardo?

Es llamativo
que sin grandes cambios
del clima, aumentan...

Hoy por hoy somos
dragones y no toros
de Pamplona, eh.

Y los bosques, ah
se los devora el sol
que quema cual hiel.

Lo sé, son todos
los granos de la siembra
tan subvertidos.

Es alarmante
hay tantos perecidos
sin ver el final.

Salvanos cielo
deja tú de succionar
las almas nuevas.


Tus muslos siguen
la recta huella
de un laberinto.

Vibra el cielo
nos resurge la dicha
del dulce polvo.

Rociada de miel
le entraste al latex
innecesario.

Luego de un fin
volvemos a comenzar
tan relajados.

Un trueno oigo
al decir en mis oídos
vamos de nuevo.

Pongo mi diestra
al servicio sublime
de acariciar.

Aún de prestado
intrépido futuro
te aproximas.

Parsimonioso
persivo una bacteria
en tu cacerola.

Derrapo y doblo
hundido el taco
sobre la huella.

Y miro perplejo
el famoso rasante
moño turquesa.


Apoltronado
no quiero ser estatua
del egoísmo.

Mis variaciones
son tan minimalistas
que no las veo.

Porque conozco
de amar, del asunto
un montonazo.

Al fin del destino
ambiciono de verdad
un buen promedio.

Mi lucha está
en flotar y no descansar
sobre las brasas.

Y no andarse
en forcejeos tontos
con el idioma.

Debo encontrar
palabras que describan
los contenidos.


Al decir chau chau
invadió el recinto
pesar y congoja.

Yo, sin dialéctica,
hablaba en espiral,
filosofaba.

Me arrepiento
de mi chato talento
del seudo cliché.

Es una pantalla
la pollera de Sindy
y sus piernas luz.

Aunque no quiero
tengo tantos defectos
de nacimiento.

Soy simpático
me salva el carisma
y el ciclomotor.

Y forcejeamos
con la delicadeza
de unos pájaros.

Cuando hay amor
las fuerzas se inhiben
bajo la lupa.

Álgida lucha
porque no se termine
nuestro momento.

Soy un electrón
entre muchos millones
de motoqueros.

Y emergemos
de asfalto altivo
hacia un núcleo.

Tan necesarios
cual los medicamentos
robots de carne.

Aunque hoy por hoy
la pandemia nos hace
brazo constructor.

Con el presente
pasado y futuro
unido al todo.

La contracara
el abastecimiento
de petróleo.

Un par de mundos
de un mismo trabajo
el delivery.

Curtido en ir
con cargos a destino
a debido tiempo.

Con el regreso
piola y relajado
en busca de mas.

Siempre es igual
con a la vez distinto
una y otra vez.

Cada familia
es cosa de admirar
y la propina.

Los surtidores
el aire de las gomas
e ir al quiosco.

Mención aparte
la moto que nos traslada
un dios de metal.


Voy sabiendo,
por jalar antibióticos,
de defensas altas.

Personalidad
de carácter muy firme
segura de si.

Esta actitud
levanta las defensas
incluso también.

Advierto peligro
en vacunar de covid
"siendo caudillo".

Puede provocar
una eclosión entre
fuerzas iguales.

Pingue consejo
luego de vacunarse:
Cordero de Dios.


Carezco de miedo
a lo extraordinario
en mi corta edad.

Hoy es distinto
por la cruenta pandemia
no hay resguardo.

Me pone serio
la idea de la muerte
y aplomado.

Allá de viejo
cuando esté miedoso
veré que hago.

Amo los cuetes
me place el vertigo
me gusta pelear.

Pero enfermar
me hace reflexivo
catedrático.

Si ella se va,
me importa un bledo,
me busco otra.

Por muchas cosas
quedo abigarrado
niño de pecho.

Aun la caletre
de la morte en la nuca
me armoniza.


La nuestra especie
venimos de los monos;
y el oso del perro.

Y asi todo,
las pizzas de las tortas,
el agua del cielo.

Pero es arduo
concebir tanta muzarela
en un velorio.

Fueron varios viajes
con empanadas también
y tartines.

A la primer tanda
me enteré del triste
deceso final.

Una muchacha
es la que yacen velando;
pues no voy a mirar!

Por poco tropiezo
con una corona
de mil gladiolos.

Impertinente,
cargado de tanto ole,
al cajón enfrenté.

Abrí los ojos
y con estupor vi que
era un viejo.

Pues me confundí
de salón mortuorio
con el de al lado.

Ya me parecía
de una joven hermosa
a un longevo.

Suerte tuve
al ser recibido
en el hall central.

Tuerzo el rumbo
y corrijo mis días
en pos de redención!

Cual un idiota
yo debengo del salón
equivocado.

Muy abstraído
avanzo cual pasando
barreras bajas.

Dejé los rencores,
y para disimular
me persigno.

Y al instante,
de ver dicho cadáver
me enamoro.

Su tez morena,
boca de labios de sol,
nariz de cóndor.

Me enamoré
de una muerta, pensé,
estoy re chapita.

De todos modos
siento que Dios me dice,
Ella es para mí.

Ella es para mí,
igual sigue buscando
que tal vez al cobrar...

Voy a que me pagen
y siguiendo una pista
doy con la hermana.

Es idéntica,
son dos gotas de agua,
eran gemelas.

Cobré y partí
con el sabor amargo
de un fracaso.

Sinceramente
ahora que lo pienso
detenidamente.

No puedo quitar
de esta ensoñación
aquel primer amor.

Y hasta lloro tanto
el haber perdido
dama sin igual.


Cae moneda
de mi roto corazón
hacia un hoyo.

De aquel amor
imposible del ayer
aun voy herido.

Muerto con muerta
patria de unos sonsos
bien fracasados.

Niña tan bella
anarcofeminismo
tuerce tu rumbo!

Entre pasiones
húmedo ando débil
en mar de llanto.

Negros árboles
robusta madrugada
vuelvo de rodar.

En balde hago
de la maligna racha
trenzas de ajo.

Zumo de sangre
seduce el porrazo
de la banquina.

El destino fue
flecha al corazón
del distraído.

Surge espontánea
grande algarabía
del rosedal.

Con el invierno
la gente opta mejor
por el otoño.

Miro profundo
y hoy solo veo horror
más decadencia.

Como lisiado
desciendo por las rampas
de la vereda.

Si hasta creí ver
señas de la mortaja
en querer bailar.


Me recuesto
a dormir, con la moto
de almohada.

Y las estrellas
miro, reflexionando
sobre mi tiempo.

Para que dormir
si luego la parca
nos plancha el traje.

Por qué vivir de mas
si así se acumula
tanto pecado.

Ni en la vejez
nos dejamos de portar
contra las leyes.

Contravenciones
en pilas de mil pies
son mis pecados.

Que la merienda
nos espante el feo
desasosiego.


Tiro el casco
y me uno al personal
en la cocina.

Del hueco horno
el humo sale hasta
por los balcones.

Erecto banco
el rey aun no asoma
del mingitorio.

Por irradiación,
aunque sucio, si estoy,
serán menos malas.

Clamor popular
suenan los teléfonos
como cencerros.

Y armo cajas
al esconderse el sol
del rojo toldo.

El día se marcha
la tarde se impone
tan dictatorial.

Traigo olivos
cual si fueran grageas
de un destello.

Solo a Sindy
le preocupa mi salud
inmejorable.

Ella ignora
estarme yo prendado
de una muerta.

No es válida
dicha infidelidad
tan etérea.

Quizás sus pecas
sean lajas de la senda
rumbo al cielo.

Soy un testigo
claro espejo de luz
del propio pesar.

Fue la pócima
un brindis con el adiós
del lobo feroz.

Si no hay justicia
germina el anarquismo
en saldar cuentas.

Sindy sospecha
que fue cosa de mujer
mas que tarada.

Van muchos años
odiando policías
para ser buchón.


Hace un siglo
al amor nos besamos
a bocanada.

El raudo tiempo
hizo crecer las uñas
de guitarrero.

Pasan los días
en camión de caudales
llenos de hora.

Chocaron fuerte
los ariscos minutos
de la desidia.

Temo que a Cindy
por ser tan femenina
la vayan a matar.

Me acusan de
tener cara de muerto
y me ruborizo.

Maquillo a Cindy
para que su piel sea
un lagarto.

Luego yo también
me transformo en mitad
nena de rizos.

Es un nazismo
la maña de trastocar
las tradiciones.

Mas si pudiera
ayudar metiéndome
en la tormenta.

Ningún machismo
odia a las mujeres;
son un opuesto.

Deben respetar
y de cambiarlo todo
ser cariñosos.

Sé que llegaré
adonde me esperan
con impaciencia.

Hemos llevado
rancios pero potables
manjares al rey.

Día a día
sonriendo toco timbres
y bato palmas.

De tanto arrancar
la baiby el burro
está gastado.

Tumbo la moto
las rodillas raspadas
por el asfalto.

Exagerado man
si apenas esquivo
baches y bados.

Pienso en morir
y me siento ángel
que llega con casco.


Cala la noche
por la bahía magra
en el pontón gris.

Comer manises
estornudar al codo
ser camaleón.

Golpearon a Cindy
quedando sin memoria
ya no me ama.

Mucho le queda
con ser humilde tosca
de acantilado.

La destruyeron
celosos de su andar
de leopardo.

En el mortero
salvo los nuestros dramas
il regio pesto.

Mi mariposa
vuela sobre el ojo
de un estanque.

Contra sospechas
la indiferencia
es un mal peine.

No te sulfures
eres independiente
bastón del cojo.

Desbarajuste
la cordura va por fuera
del despiporre.

En el mercado
rojo los ojos del pez
aunque libre brillan.

Nos encontramos
y es como si hablara
con un marciano.

Prefiero más bien
mirar sus pies, la huella,
y girar en trompo.

Tengo tristeza
hasta en las entrañas
y las costillas.

Es tan joven que
sus escasos recuerdos
son desperdicios.

Aun es oruga
pero mañana será
bello colibrí.


Texto agregado el 28-04-2021, y leído por 22 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
29-04-2021 La mayoría de lo que subes aquí no es haikús. Que tengan 5-7-5 no los hace arte japones. eRRe
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]