TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / raulato / La Graduación

[C:608290]

Era el día de la entrega del proyecto final y se sabría quién de los alumnos aprobaba el curso y egresaba de la carrera. Estaban obligados a venir de traje y corbata. Que absurdo. Era mejor pedirle que estudiasen en vez de usar corbata, que además ninguno la tenía bien puesta, casi ninguno estaba peinado y a algunos se le notaba que el traje no les pertenecía. El rector se mostraba sereno, pero de seguro permanecía muy incómodo junto al jefe de carrera. Triste espectáculo. Consideraban que la presentación personal debía ser a la altura del significado de la ceremonia. Además sus fotografías saldrían en la revista del instituto. “Muy pronto pasaran a formar parte de los profesionales de nuestro país” frase para el bronce que siempre el rector decía en estos discursos de graduación, mientras tragaba saliva.

Debo mencionar que el rector, casi al final del semestre, se acercó a mí a conversar, en mi calidad de profesor jefe de la carrera. No fue en su oficina sino caminando por los pasillos, como si estuviéramos hablando de fútbol. Me comentó que estaba muy preocupado porque en estos dos últimos semestres estaban desertando muchos alumnos, eliminados por repetir la cátedra que yo estaba dictando. Por ahí me recordó que mi sueldo se medía según la matrícula anual. Así que me obligo a asegurarle que este semestre todos los alumnos a cualquier evento se “graduarán".

El proyecto final consistía en que cada uno debía realizar una auditoría contable a empresas invitadas e inscritas de antemano. El proyecto no era muy difícil, pero aun así había un buen porcentaje de alumnos flojos que no se esforzaban en salvar su carrera con una buena nota.

En la ceremonia primero habló el rector, algunos pifiaron, el rector se enojó, seguramente pensó que gracias a su recomendación se estaban graduando y sin embargo así le agradecían.

Era mi turno. Me paré frente al curso en la pequeña tarima que producía el efecto contrario, me disminuía en vez de enaltecerme.

Comencé a repartir las carpetas. En cada uno de ellas veía su nota de aprobación y al leerlas celebraban a saltos, como simios, porque seguramente no se la esperaban.

Que papelón estaba dando. “Esta no se la voy a perdonar al rector”. Regalarle la nota a estos flojos me indignaba.

Llegué al personaje que rebasó la nota. Dicte su apellido, se levantó, caminó lentamente, creía que era la entrega del Oscar, le di la mano, y se retiró.

Quería convencerme que solo fue una terrible coincidencia. Pero no. Este alumno había cometido ese error en varias tareas e informes.

No puede ser que escriba empresa con H.

Texto agregado el 09-05-2021, y leído por 74 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
10-05-2021 Heso le paza ha muchos por aserle cazo hal diretor. Jajajaj!!! Muy bueno! Clorinda
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]