TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / maparo55 / El remedio

[C:608950]

Un texto muy antiguo, que ya había puesto por aquí hace algunos ayeres.

Cuando su compadre Antonio llegó a visitarlo, José estaba entretenido en curarse una fea herida que una semana antes se había hecho en la palma de la mano izquierda.
- ¿Qué haces, compadre?
- Tratando de curarme esta pinche mano. La herida me punza con ganas y ya no la aguanto.
- ¡Déjame ver!... Pero si la traes bien hinchada y con pus. Esta herida hay que limpiarla con alcohol, porque ya está infectada. Tienes que tomarte algún antibiótico y asearte diario la herida. ¿Y mi comadre?
- No está, fue a visitar a sus papás a Puebla
- ¿Cuándo regresa?
- En unos días más.
- Sabes compadre, tienes que cuidarte. Te veo desmejorado; como que no te sienta bien que la comadre esté lejos. ¡Te ves bien jodido, pinche compadre! Tengo en casa un remedio muy bueno, casi infalible para desinfectar heridas. Al rato te lo mando.
El compadre Antonio se fue. José maldijo en voz alta su suerte y sin saber cómo, el diluvio de su alma fue inundando sus ojos, hasta que toda esa agua convertida en llanto, salió despacito y se desparramó por toda su casa solitaria. Aquella noche apenas si durmió.

A la mañana siguiente muy temprano, tocaron en el zaguán de la calle. José, medio se vistió y acudió presuroso a abrir.
- ¡Ya voy, ya voy! ¡Qué escándalo!
Molesto porque lo hubieran despertado temprano y tener que levantarse a abrir, se quedó sorprendido y mudo, al mirar a la hermosa joven que estaba frente a la puerta.
- ¿El señor José?... Me envía don Antonio. Me dijo que usted necesitaba alguien que cuidara la casa, la limpiara e hiciera de comer. Me dio una pomada para usted y este sobre.
Sin comprender muy bien lo que pasaba, el medio adormilado José la hizo entrar y abrió el sobre. La hoja que venía en el interior, decía:
“Compadre, te conozco mejor que tú mismo y no puedes engañarme. Ya sé que la comadre te dejó desde hace varios días y se largó con otro; más joven, más rico y menos pendejo que tú; pero te estimo compadre. La pomada que te llevan no sirve para maldita la cosa; la muchacha es prima de mi mujer, acaba de llegar de su rancho y necesita ayuda, al igual que tú. Contrátala y déjala estar en tu casa. ¡Ahí te la mando, es mi remedio para desinfectar heridas! ¡Está rebuena la condenada! Avívate compadre, que de ti depende que el remedio que te envío, sea verdaderamente eficaz.
La voz del remedio lo sacó de sus pensamientos:
- ¿Puedo quedarme con el trabajo, señor?
José la miró unos instantes y sonrió.
- ¡Puedes! - dijo.

Texto agregado el 04-06-2021, y leído por 78 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
05-06-2021 ¡Santo remedio! El compadre se las sabía todas ¡Felicitaciones! Clorinda
05-06-2021 Dependiendo de lo dolido que se encuentre ese señor por la abrupta partida de su mujer, el "remedio" puede resultarle un tanto contraproducente, pero quizás, entre lloriqueos y moquilleo puede abrir sus ojos y ver que la realidad que tiene frente a sus ojos es tanto o más promitente que la que lo abandonó. Ojalá que respete la posología y no comience con vicios tan comunes como la automedicación. Un abrazo, amigo Maparo y felicitaciones. guidos
05-06-2021 Yo necesito un remedio similar! rubalva
04-06-2021 Jajajaja, un remedio para todo, muy bueno.***** Abrazo Lagunita
04-06-2021 Buen remedio le mandó el buen amigo, y José ni tonto ni perezoso, jeje. Divertida historia. remos
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]