TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Bequeano / SOBRE JURAMENTOS, TRATADOS Y ACUERDOS

[C:609362]

SOBRE JURAMENTOS, TRATADOS Y ACUERDOS

Jober Rocha


En 1939, poco antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial, Hitler y Stalin firmaron un acuerdo de paz y no agresión de diez años llamado Pacto germano-soviético; sin embargo, el pacto fue roto por los nazis en 1941.
Muchos historiadores dicen que algunos de los asesores de Hitler, en preparación para la invasión de la Unión Soviética, le habrían recordado al líder nazi la existencia del tratado de no agresión. Hitler, en esa ocasión, habría declarado: - ¿Para qué sirven los acuerdos si no para romperse?
Antes de ese este hecho, innumerables líderes de reinos, imperios, ciudades, estados, países, naciones, tribus y bandas, ya habían actuado de la misma manera. Después de él, todavía continúan actuando. La actitud de Hitler, por tanto, no me sorprendió, por supuesto. Lo mismo ocurre con los juramentos como los que se toman, por ejemplo:
Por los amantes católicos que se casan (Te acepto como mi legítimo esposo / esposa y prometo amarte y respetarte en la alegría y el dolor, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y la pobreza, todos los días de mi vida, hasta que la muerte nosotros parte);
Por profesionales en algunas actividades liberales, como la MEDICINA (Ejerceré mi arte con conciencia y dignidad. La Salud de mi Paciente será mi primera preocupación. Incluso después de la muerte del paciente respetaré los secretos que se me confíen. todos los medios a mi alcance, el honor y las nobles tradiciones de la profesión médica), el DERECHO (Prometo mantener, defender y cumplir los principios y propósitos de mi organización profesional, ejercer con dedicación y ética los deberes que se me deleguen y esforzarme por dignidad, independencia, prerrogativas legales y valorización), la ECONOMÍA (Ante Dios, juro hacer de mi profesión de Economista un instrumento no de valorización personal, sino de utilizarlo para promover el bienestar social y económico de mi pueblo y de mi nación , cooperar con el desarrollo de las Ciencias Económicas y sus aplicaciones, siempre observando los postulados de la ética profesional) y otras profesiones liberales;
Por organizaciones esotérico-religiosas (Juro y prometo por mi libre albedrío y por mi honor y mi fe, en la presencia de Dios y ante esta asamblea, solemne y sinceramente, nunca revelar ninguno de los misterios que me serán confiados; nunca escribirlos, registrarlos, imprimirlos o utilizar otros medios para difundirlos);
Por los militares (Incorporando a la Armada; al Ejército; o la Fuerza Aérea, prometo cumplir estrictamente con las órdenes de las autoridades a las que estoy subordinado, respetar a mis superiores jerárquicos, tratar con cariño a los hermanos de armas, con amabilidad de los subordinados y me dedico enteramente al servicio de la patria, cuyo honor, integridad e instituciones defenderé con el sacrificio de mi propia vida);
Por políticos (Prometo mantener, defender y cumplir la Constitución, observar las leyes, promover el bien general del pueblo y sostener la unidad, integridad e independencia del país).
Tales juramentos, con algunas variaciones locales producto de la idiosincrasia de cada pueblo, son repetidos anualmente por quienes contraen matrimonio católico, por todos los profesionales graduados o por todo el personal militar que comienza la carrera de armas, en los 195 países del mundo, hecho que no impide que se rompan en cuanto se presenten razones sobrevinientes o la vida se encargue de demostrar, a cada uno de sus actores, que los juramentos, pactos y acuerdos no representan más que manifestaciones momentáneas de intenciones.
Tanto es así, que los divorcios y separaciones ocurren con frecuencia en todos los países, a pesar de los votos hechos por la pareja con ojos brillantes y el corazón palpitando de emoción.
Tanto es así que médicos, abogados, economistas, etc., violan, a diario, en todos los países, los juramentos profesionales que con la voz ahogada hacían en sus graduaciones; sin culpa y sin remordimientos por actos realizados posteriormente y que entran en conflicto con el antiguo y olvidado juramento.
Tanto es así que, con el advenimiento de la WEB y las redes sociales, todos aquellos considerados secretos esotéricos-religiosos se pueden encontrar en Internet;
Tanto es así que los militares observan que las constituciones de sus países son destrozadas por políticos y magistrados, a diario, sin ninguna reacción; como si mantener la integridad de la Carta no fuera su responsabilidad y en defensa de la cual ofrecieron su propia vida en un pasado lejano.
Tanto es así que muchos políticos actúan en contra de los intereses de sus votantes y de la nación, preocupados que están solo en recaudar dinero público y privado para ellos mismos y conspirar contra el presidente y sus ministros, rompiendo la Constitución, haciéndonos dependientes del exterior y conspirando contra nuestra integridad territorial.
Tanto es así que los países conspiran unos contra otros por sus intereses particulares, que se superponen, lo que hace que a menudo lleguen a la cima de iniciar guerras entre ellos; aunque tienen acuerdos comerciales y tratados de no agresión con el nuevo enemigo.
Todos los días, los medios de comunicación publican alguna noticia sobre tales hechos, a los que ya estamos acostumbrados y nos detuvimos, durante mucho tiempo, a sentir revuelta y a manifestar públicamente nuestra indignación.
El silencio de las mayorías honestas, por acomodadas y desinteresadas por la política, es lo que permite que se produzcan hechos de esta naturaleza, que casi siempre les perjudican y que sólo benefician a sus autores y grupos de interés ideológico y / o bandas de ladrones de los que algunos son parte.
Es necesario que como consumidores, votantes, fieles, espectadores, lectores, contribuyentes, trabajadores, estudiantes, ciudadanos, hagamos valer nuestros derechos, exigiendo que las autoridades cumplan con sus deberes y obligaciones. Somos nosotros los que mantenemos los engranajes, que a menudo nos matan, funcionando. Tenemos el poder para detenerlos, pero carecemos de la cohesión necesaria y la comprensión de cómo hacerlo.
Deberíamos ser menos crédulos acerca de las promesas y juramentos de los demás, sabiendo que los intereses personales y grupales tienen el poder de convertirlos en polvo. Debemos intentar tomar mejores decisiones, especialmente cuando se trata de candidatos para cargos políticos electos. Deberíamos ser más escépticos ante las noticias que llevan los medios venales, cuya verdad proclamada es la de los que más pagan. Debemos tener cuidado con los estafadores de la fe y los comerciantes del templo, que ven la religión y el esoterismo simplemente como una forma de ganar dinero.
El personal militar y los servidores públicos deben tener siempre presente lo que ya está vigente en el ordenamiento jurídico; es decir, la determinación de que no se cumple la orden manifiestamente ilegal. Esta situación constituye una causa excluyente de culpabilidad, es decir, inaplicabilidad de diferentes conductas, como recomienda el artículo 22 del Código Penal brasileño, que tiene como epígrafe legal “Coacción y obediencia irresistibles”.
Recordemos que el filósofo guerrero chino y estratega general Sun Tzu (544 aC - 496 aC), en su obra 'El arte de la guerra', ya mencionó: "Los generales son servidores del Pueblo. Cuando su servicio está completo el pueblo es fuerte. Cuando su servicio es defectuoso la gente es débil".

Texto agregado el 05-07-2021, y leído por 122 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]