TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Bequeano / Escribirte a ti mismo

[C:609437]

Escribirte a ti mismo

Jober Rocha

A todo escritor, ya sea desde un simple comentario político hasta cuentos, crónicas, novelas y ensayos, le gusta que lo que escribe sea leído por tantas personas como sea posible. Sus textos son como hijos queridos que cualquier escritor desea ser constantemente observado y elogiado por la finura de las líneas, la educación refinada, el carácter inmaculado, la ropa rica, la inteligencia rara y la belleza excepcional.
Este ha sido el caso desde la época en que el hombre inventó la escritura. Ocurre, sin embargo, que si los libros y los textos se disputaban con entusiasmo cuando existían en pequeñas cantidades, hoy en día, en la era de la información, la WEB y las redes sociales, cuando diariamente se dispone de millones de textos, las cosas suceden de otra manera.
Un estudio reciente de Nielsen Norman Group, una empresa estadounidense, reveló que, en promedio, las personas leen solo una quinta parte de todo el contenido que existe dentro de una página web. Otra encuesta también mostró tasas que llaman la atención: ocho de cada diez personas leen, solo, el 'titular'; es decir, el título de la historia, pero solo dos de cada diez personas leen el resto del texto.
Esto ha llevado a los editores a invertir en titulares persuasivos, buscando despertar en los lectores el interés necesario para seguir leyendo el resto del artículo. Además, paradójicamente, en la era de la información, según ha indicado la investigación, solo se lee el veinte por ciento de cualquier contenido literario, ya sea por falta de tiempo o porque la atención del lector ya ha sido despertada por otro titular más interesante.
En nuestro país, según una encuesta del Instituto Pró-Livro denominada Retratos de lectura, el cuarenta y cuatro por ciento de la población no lee nada y el treinta por ciento nunca ha comprado un libro. El número medio de libros leídos anualmente por posibles lectores es de 4,96. De estos, solo 2,43 se leyeron en su totalidad al final y 2,53 se leyeron solo superficialmente. Por no hablar de los textos políticos, científicos y filosóficos, cuyo eventual número de lectores es mucho menor.
Por su parte, PISA - Programa Internacional de Evaluación de Estudiantes, que consiste en una prueba realizada en setenta países, con alumnos de entre quince y dieciséis años, mostró que el 51% de los estudiantes brasileños están por debajo del nivel dos, por considerar que se trata de una meseta básica. El promedio actual obtenido en PISA por los estudiantes brasileños fue de 407 puntos, muy inferior al de los estudiantes de otros países participantes.
Existe un enorme contingente de analfabetos funcionales formado, durante las últimas tres décadas de gobiernos de izquierda, por maestros activistas ideológicos y activistas políticos. Son jóvenes que, aunque saben leer, no tienen conocimientos lo suficiente para interpretar lo que leen. Cuando se gradúan, no consiguen trabajo ya que no estaban preparados para el mercado laboral, sino para el proselitismo político e ideológico.
Además, según otra encuesta, alrededor del 30% de los profesores brasileños se declararon no lectores.
Imagino que todo este cuadro, en nuestro país, tiene dos componentes: uno natural, fruto de nuestro tradicional subdesarrollo intelectual y otro artificial y planificado, creado por intelectuales de izquierda que se hicieron cargo de la educación pública en nuestro país en las últimas décadas como una forma de preparar a la juventud para la aceptación de la ideología marxista que precedería a un gobierno socialista bolivariano, que todavía pretenden implantar, siendo esta una versión caboclo del comunismo.
Por esta razón, ha sido tan difícil para el actual presidente, un liberal de derecha, nominar a un ministro de Educación para lograr los cambios necesarios destinados a eliminar la ideología política de los planes de estudio escolares y sacar a los activistas de izquierda y a los activistas de la opinión pública de la educación, y nombrar rectores de universidades públicas que las transformen en aquello para lo que fueron creadas y mantenidas con recursos públicos: esto es, entidades diseñadas para formar profesionales de la educación superior para el mercado laboral y no para mantener, con el dinero de los impuestos quitado al pueblo en general, políticas activistas, drogadictos y adictos a prácticas sexuales antinaturales, que se consumen en las aulas y pasillos de las universidades, que se mantienen, con gran dificultad, con recursos de toda la población trabajadora de Brasil.
Así que fue con un sentimiento de consternación que comencé a escribir este artículo. Imagino que otros escritores conscientes de nuestra triste realidad también se desaniman. Con el advenimiento de las redes sociales, la mayoría de las personas pasan gran parte del día mirando la pantalla de sus teléfonos inteligentes en busca de chismes, deportes, videos, juegos electrónicos y 'Fake News' de carácter político y psicosocial plantados por empresas, contratadas por una élite, para desinformar, confundir y contra-informar a los usuarios de Internet.
En este contexto, ya no se sabe qué es verdad y qué es mentira, un objetivo de esa élite venal que aún se encuentra en el poder, incluso después del reciente cambio de gobierno.
El pueblo brasileño, sin saber más la verdad, empezó a aceptar todo lo que leía, veía y oía como verdad y ya no le importaba las mentiras. Vive en un mundo de 'hacer creer', donde todo puede ser o no ser, sin importar las consecuencias de un caso u otro.
En este paraíso psicosocial, las élites venales e ideológicamente comprometidas con el desvío de recursos y la implantación del comunismo en el país, se deleitan con su casuística, ya que incluso la Constitución Federal Ciudadana, promulgada en el año de 1968 en beneficio de la propia izquierda, fue dejada de lado por la propia izquierda que constantemente la violenta descaradamente. Llegaron a declarar la Constitución vigente inconstitucional...
Los delincuentes ya condenados en segunda instancia son puestos en libertad, se abren celdas de prisión y miles de condenados, cumpliendo condena, son puestos en libertad supuestamente debido a la pandemia, mientras que, paradójicamente, millones de trabajadores son mantenidos en cuarentena en sus hogares, también, supuestamente por culpa de la pandemia.
Por mucho que autores serios, patriotas y comprometidos con el bien del país, hagan un esfuerzo por iluminar a nuestra población sobre la realidad en la que viven, parece que hablan con oídos sordos. Las recientes elecciones municipales mostraron que candidatos demostrablemente deshonestos, demostrablemente comprometidos con la implantación del comunismo, con la extinción de la religión, con la ideología de género, con la práctica del aborto, muchos de ellos miembros de partidos que causaron daños a las cuentas públicas por desviaciones criminales (que Nuestra economía estuvo casi a punto de quebrar), fueran elegidos.
Esto solo confirma que nuestra gente está desinformada debido a la poca lectura; así como la creencia acentuada, la despolitización, el servilismo y la cultura general reducida a la que ha sido conducida por una educación débil, que establece cuotas raciales y que normalmente supera a todos al final del año escolar, incluso sin el nivel de conocimientos necesario para esto. Coincidimos en que cualquier intento de cambiar una situación como esta es una obra hercúlea para unos pocos patriotas con una visión amplia del panorama nacional e internacional. Estos patriotas son en gran parte incomprendidos y difamados por la izquierda activa en el gobierno, en el medio artístico y entre los falsos intelectuales que se presentan al público como filósofos y politólogos.
Cualquier texto que sea honesto, esclarecedor y que señale el camino, será leído por muy pocos lectores opinantes y no podrá cambiar el escenario en el que vivimos por la pequeña influencia que ejercerán, en general, sobre el gran público inculto y, en particular, de quienes deciden.
Entonces, mis queridos lectores, todo lo que queda es que los escritores que aman escribir diariamente escriban por sí mismos. Muchos guardan el producto de sus mentes en sus cajones, sin atreverse a divulgar lo que ponen en el papel, porque saben que no los leerán o, si son tan superficiales, no serán comprendidos por la mayoría de lectores, que se detienen solo en el título y, casi siempre, no van más allá de la primera página. Nuestra gente prefiere los discursos o presentaciones orales, por tradición cultural y porque es más fácil de asimilar; ya que leer, para los que no lo aman, cansa los ojos y la mente.
He participado en algunos grupos de escritores que se reúnen en WhatsApp para hablar de Literatura. La mayoría de ellos, me encontré con tristeza, se escriben a sí mismos, guardando sus escritos para el futuro; quizás para una generación que emerge después de la Tercera Guerra Mundial entre China y Estados Unidos, cuando la Web ya no existe y los textos en papel recuperan, para los sobrevivientes, la importancia que tenían en el pasado. Tiempos en los que la mentira, los falsos testimonios y el robo de dinero público fueron criticados con vehemencia por la población y castigados por monarcas y gobernantes, al menos con galeras o cadena perpetua en las mazmorras de los castillos y no honrados con elogios, altos salarios y puestos de por vida en los palacios de la capital de la República.

Texto agregado el 12-07-2021, y leído por 83 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
12-07-2021 Ni hablar de cómo están las cosas y el mundo todo en la actualidad... MujerDiosa
12-07-2021 Leer es un desafío en una sociedad tan individualista como la nuestra en que el crecimiento es la meta y los objetivos materiales superan a los espirituales. Nadie nos distraiga en esta carrera desenfrenada que conduce al éxito. Y si se fracasa. siempre habrá centenares de libros de autoayuda para superarlo. Un abrazo, amigo. guidos
12-07-2021 Los estudios revelan que en Latinoamerica de cada 4 profesionales que salen al campo laboral, solo 1 consigue trabajo en su profesión, no por una falta de capacidad, si no porque la tecnologización, la inteligencia artificial y porque se entregó la educación a un mercado de Titulos que está totalmente desincronizado con la matriz productiva de los estados. legnais
12-07-2021 La verdad yo siento que todos los sistemas modernistas y posmodernistas estan agotados porque esa idea Cartesiana y Poskantiana de creer que la verdad es una construcción mental, dando origen a las parias Liberales y progresistas ambas hijas del iluminismo de la Revolución Francesa, han creado una sociedad atomizada e individualista, la promesa del Capitalismo de prosperidad y crecimiento infinito en un planeta finito ahora está peleada con la realidad. legnais
12-07-2021 Sobre escribir para ser leído, yo recuerdo los tiempos en que la gente escribía diarios de vida como ejercicio terapeútico, textos que jamás serían leídos por nadie más que el propio autor, también recuerdo el caso de Kafka que le pidió a su amigo personal que quemara todo su material cuando él muriera, gracias a una traición de la palabra logramos conocer la metamorfosis. legnais
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]