TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Bequeano / Un día vinieron...

[C:609446]

Un día vinieron...

Jober Rocha


Algunos escritores con una vena poética acentuada logran plasmar con, precisión y realismo, en el papel sentimientos y percepciones que llaman su atención sobre determinadas situaciones vividas por toda la comunidad a la que pertenecen.
Esto ocurrió en los casos de Martin Niemöler y Eduardo Alves da Costa.
Martin Niemöller (1892-1984) fue un pastor luterano alemán, considerado en su época como símbolo de resistencia a los nazis. Se hizo conocido mundialmente por su discurso-poema conocido en nuestro país como 'Y no queda nadie'.
Este discurso-poema, de 1933, que tiene varias versiones, como lo dijo de diferentes maneras, decía lo siguiente:

Y nadie se fue

“Un día vinieron y se llevaron a mi vecino, que era judío. Como no soy judío, no me importó.
Al día siguiente vinieron y se llevaron a mi otro vecino que era comunista. Como no soy comunista, no me importaba.
Al tercer día vinieron y se llevaron a mi vecino católico. Como no soy católico, no me importó.
Al cuarto día vinieron y me llevaron; ya no había nadie para quejarse... "

Otra versión de su discurso es la siguiente:

“Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, me quedé en silencio, no era comunista.
Cuando arrestaron a los socialdemócratas, guardé silencio; No era un socialdemócrata.
Cuando vinieron a buscar a los miembros del sindicato, no dije nada; Yo no era sindicalista.
Cuando buscaron a los judíos, guardé silencio; Yo no era judío.
Cuando vinieron a recogerme, no quedaba nadie para protestar".

Otro conocido poema, titulado “En el camino con Maiakóvski”, del escritor y poeta brasileño Eduardo Alves da Costa, fechado en 1968, fue citado frecuentemente por miembros de la resistencia a la Revolución de 1964; como una crítica a los militares y erróneamente atribuida al poeta ruso Vladimir Mayakovsky (1893-1930).

El poema de Eduardo Alves da Costa, en un extracto, dice lo siguiente:

De camino con Mayakovsky

“La primera noche vienen y roban una flor de nuestro jardín.
Y no decimos nada.
La segunda noche ya no se esconden: pisan las flores, matan a nuestro perro.
Y no decimos nada.
Hasta que un día, el más débil de ellos entra solo en nuestra casa, nos roba la luz y, conociendo nuestro miedo, nos arranca la voz de la garganta.
Y ya no podemos decir nada”.

Por ello, inspirándome en los dos poemas precedentes, decidí escribir un texto que, al igual que los anteriores, retrataba situaciones vividas por los ciudadanos en determinadas épocas y en determinados países, también buscaba poner de relieve la situación vivida por los ciudadanos de mi país, los votantes del actual presidente. Mi texto, que llamé 'Un día vinieron...', se presenta a continuación:

Un día vinieron...

Un día, contrariamente a las determinaciones del presidente de la república, llegaron y ordenaron el cierre de escuelas, industrias y comercio. Como no soy estudiante, ni industrial, ni comerciante, no dije nada.
El presidente se quejó, pero la corte suprema respondió que no tenía la autoridad para evitar que estas medidas se impongan a las poblaciones de todo el país.
Luego prohibieron a la gente salir a la calle. Como las tiendas estaban cerradas y no había transporte público disponible, no dije nada.
Posteriormente, la Corte Suprema liberó a todos los delincuentes encarcelados, incluidos los encarcelados por corrupción. Como no soy policía, ni fiscal, ni juez, no dije nada.
Poco después prohibieron al presidente y los ministros nombrar a sus subordinados. Como no soy ministro, ni presidente, no dije nada.
Hasta que un día aprobaron el juicio político del presidente, ante la ausencia del pueblo, y pusieron en su lugar un suplente, que empezó a gobernar según sus órdenes. Me pareció extraño, pero como no entiendo nada de política, no dije nada.
Incluso cuando me di cuenta de que la vida era mucho peor; que una turba de desocupados deambulaba sin rumbo fijo por las calles buscando lo que ya no existía; que el mismo hambre que hace un rato golpeaba las casas más humildes, ahora golpeaba las mansiones ricas, yo me quedé en silencio.
Finalmente, cuando me encontré peleando con familiares y amigos por las sobras de basura amontonadas en las calles del barrio, en busca de comida, como había visto antes en la televisión que hacen muchas personas en dos países del continente sudamericano y en cierta isla del Caribe, me di cuenta de que el gran culpable de esa trágica situación fuimos nosotros mismos, acobardados y acomodados.
Entonces recordé un texto que había leído muchos años atrás, aún en mi juventud, y que, aunque había llamado mi atención en ese momento, no le di mucha importancia.
El texto había sido escrito por Étienne de la Boétie, un abogado francés que se desempeñó como asesor del Parlamento de Burdeos. Mucho antes de que Rousseau presentara su “Discurso sobre el origen de la desigualdad entre hombres”, Étienne ya había escrito sobre tiranos y servidumbre.
En su 'Discurso sobre la servidumbre voluntaria', escrito entre 1546 y 1548, afirmó:
“Es increíble ver cómo las personas, cuando se someten, caen de repente en un olvido tan profundo de su libertad que no pueden despertar para recuperarla. Sirve tan bien y de tan buena gana que uno diría, al verlo, que no sólo ha perdido su libertad, ha ganado su servidumbre”.
“Es cierto que al principio se sirven gracias y derrotados por la fuerza. Pero los que vienen después sirven sin desgana y voluntariamente hacen lo que hicieron sus antepasados por imposición. Los hombres nacidos bajo el yugo, luego alimentados y criados en servidumbre, sin buscar más, se contentan con vivir como nacieron y no creen tener otros bienes y derechos distintos de los que han encontrado. Finalmente llegan a convencerse de que la condición de su nacimiento es natural”.
“Los hombres sumisos, desprovistos de valor guerrero, también pierden su vivacidad en todas las demás cosas, su corazón es tan débil y blando que no son capaces de ninguna gran acción. Los tiranos lo saben muy bien. Por eso, hacen todo lo posible para hacerlos aún más débiles y cobardes”.
“La inclinación natural de la gente ignorante, cuyo número aumenta en las ciudades, es desconfiar del que los ama y creer en el que los engaña. No penséis que un pájaro cae más fácilmente en la soga o un pez, por gula, muerde antes el anzuelo, que todos aquellos pueblos que se dejan atrapar fácilmente por la servidumbre, por muy poca dulzura que les haga saborear. Es realmente asombroso ver cómo se dejan llevar tan rápido con la más mínima caricia que se les da”.
“El teatro, los juegos, las farsas, los espectáculos, los gladiadores, los animales feroces, las medallas, los cuadros y otras drogas similares fueron para los pueblos antiguos el cebo de la servidumbre, el precio de su libertad, los instrumentos de la tiranía. Los antiguos tiranos emplearon estos medios, estas prácticas y estas atracciones para adormecer a sus súbditos bajo su yugo. Así la gente, brutal, que encontraba hermosos estos pasatiempos, entretenida por un vano placer que pasaba rápidamente ante sus ojos, se acostumbró a servir tan ingenuamente (y peor aún) como niños pequeños que aprenden a leer viendo las imágenes brillantes de libros coloridos”.
“Los tiranos de Roma también recurrieron a otro medio: dar fiestas a menudo a decurios públicos, engañando como pudieron a este sinvergüenza que se entrega al placer de la boca más que a cualquier otra cosa. El romano más sabio e inteligente no dejaría su plato de sopa para recuperar la libertad de la República de Platón. Los tiranos repartieron profusamente un cuarto de trigo, un sorbo de vino y un sestercio, y luego fue una lástima oírlos gritar: "¡Viva el Rey!"
“Los imbéciles no se dieron cuenta de que recuperaron sólo una parte de lo que era suyo, y que ni siquiera la parte que recuperaron del tirano les podría dar si, antes, él no se la hubiera quitado a sí mismos. El que hoy tomó el sestercio y se atiborró en el banquete público, bendiciendo la generosidad de Tiberio o Nerón al día siguiente, obligado a abandonar sus bienes a la codicia, a sus hijos a la lujuria, su propia sangre a la crueldad de estos magníficos emperadores, no dijo una palabra, mudo como una piedra e inmóvil como un tronco ”.
“Las personas ignorantes siempre han sido así: se entregan con pasión al placer que no pueden recibir, de manera honesta, y son insensibles al error y al dolor que no pueden soportar sin degradarse”.
“Los primeros reyes de Egipto nunca se mostraron en público sin llevar a veces un gato, a veces una rama, a veces un fuego en la cabeza, y así se disfrazaron y fingieron ser magos. Con estas extrañas formas, inspiraban cierta reverencia y admiración a sus súbditos, quienes solo debían reír y burlarse de ellos si no eran tan estúpidos o sumisos. Es realmente Es lamentable escuchar cuántas cosas usaron los tiranos del pasado para consolidar su tiranía, y cuántos medios mezquinos usaron, siempre encontrando a la población tan bien dispuesta hacia ellos, que caerían en su red incluso cuando apenas lo sabían cómo armarlo".
"Siempre les resultó fácil engañarlo, y nunca lo abrazaron mejor que cuando más se burlaban de él".
“Los propios tiranos pensaban que era extraño que los hombres pudieran soportar a un hombre que los maltrataba. Por eso se cubrieron con gusto con el manto de la religión y, si era posible, quisieron tomar prestada alguna muestra de la divinidad para mantener su vida malvada”.

Aunque escrito hace 474 años, el texto de Étienne de la Boétie sigue siendo actual, ya que se escribió sobre algunos personajes psicosociales intrínsecos al ser humano. Desafortunadamente, estos parecen ser siempre los mismos y nunca cambian. Ya eran así en la Antigüedad Clásica, así continuaron en la Edad Media y en la Modernidad, todavía permanecen así en la gran mayoría de los habitantes de todos los países que existen en el planeta. Y pensar que librarse de esta servidumbre voluntaria no es imposible, si el ser humano tomara conciencia de la propuesta formulada por Étienne en su Discurso sobre la servidumbre voluntaria:

“No hay necesidad de luchar o derrocar a este tirano. Se autodestruye si los habitantes del país no consienten en sus servidumbres. Ni siquiera es necesario quitarle algo al tirano, simplemente no darle nada. El país entero no necesita esforzarse para hacer algo en su propio beneficio, basta con que no haga nada contra sí mismo”.
“Son, por tanto, los propios pueblos los que se permiten, o mejor dicho, los que se hacen maltratar; porque podrían ser libres si dejaran de servir. Son las personas mismas las que esclavizan y se suicidan, cuando, teniendo la opción entre ser sumisos o ser libres, renuncian a la libertad y aceptan el yugo; cuando consiente en su sufrimiento, o mejor aún, lo busca”.

Esta solución de Boéthie fue aplicada con éxito por primera vez en 1906 por Mahatma Gandi, cuando pidió al pueblo indio la Operación Satyagraha, una forma no violenta de protesta y desobediencia civil contra el dominio del Imperio Británico en la India. Poco después, la India obtuvo la independencia y los británicos se retiraron de su territorio.

Texto agregado el 13-07-2021, y leído por 85 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
17-07-2021 Interesante texto. Abajo la servidumbre y la sumisión! Por desgracia, atacan lo más vulnerable del hombre, que es la mente. Ojalá pueda revertirse este verdadero flagelo que azota a gran parte de la humanidad. Saludos y felicitaciones. Clorinda
14-07-2021 Me pongo de pie para aplaudir tu texto y felicitarte!!! Yo que vivo en tu bellísimo país siendo argentina, pienso y siento exactamente como vos. Ruego que el próximo año no salga elegido quien ya sabemos. La gente no se da cuenta muchas veces hacia donde nos querrá llevar y que si algo bueno tuvo, ha sido por los ingentes beneficios que el país cosechó en su momento y que ahora la historia sería muy diferente. Abrazo bien grande y sentido. MujerDiosa
13-07-2021 Gracias por tu reflexión. Me ha conmovido mucho porque en mi país se vive un proceso que nos llevará a lo que describís y la mayoría del tiempo me siento muy pesimista al respecto. También agradezco por las referencias: ya me descargué el Discurso de la servidumbre voluntaria. Saludos. Morirse
13-07-2021 Muy buen ensayo, bien argumentado y bien escrito, saludos desde Colombia, un abrazo y estrellas. nelsonmore
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]