TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Bequeano / Posibles razones de la tolerancia excesiva a las adicciones.

[C:609459]

Posibles razones de la tolerancia excesiva a las adicciones.

Jober Rocha

Las adicciones, en el mundo moderno, aunque toleradas y a menudo alentadas por intereses ideológicos o por razones ocultas y no confesadas, son responsables de innumerables dolencias en la civilización humana. Según mi interpretación del tema, se pueden clasificar en broma en dos tipos: nuestros vicios, que son tolerables y no nos molestan, y los vicios ajenos, que son intolerables y que nos molestan.
La palabra adicción significa un hábito repetitivo que degenera o causa algún daño al adicto y a quienes conviven con él. También se considera, simplemente, como lo opuesto a la virtud y lo caracterizó muy bien Margaret Mead, cuando afirmó: "Virtud es cuando tienes dolor seguido de placer y vicio es cuando tienes placer seguido de dolor".
Según la genealogía de la moral, las definiciones de lo que serían los vicios del momento están siendo establecidas por los pueblos a lo largo del tiempo y estas definiciones suelen variar entre épocas, debido a lo que el filósofo Friedrich Nietzsche denominó la transvaluación de valores.
Esta transvaloración de valores (es decir, cuando la virtud se considera un vicio y el vicio una virtud) ya se ha intentado innumerables veces a lo largo de la existencia humana, en diferentes momentos. El más reciente ocurrió con la iniciativa de implementar conductas políticamente correctas intentadas por las izquierdas mundiales, cuando las virtudes y vicios occidentales, tradicionalmente establecidos por criterios religiosos judeocristianos, comenzaron a definirse por preceptos político-ideológicos, ahora establecidos por las izquierdas.
Sin embargo, desde los albores de la raza humana, la naturaleza del hombre siempre ha sido y siempre será la misma; haber venido al mundo con todos los defectos y cualidades (vicios y virtudes) necesarios para sobrevivir en un entorno inhóspito, áspero y violento, en el que prevalecen la ambición, la competencia y el espíritu de supervivencia individual y colectiva.
Los seres humanos, en cambio, según el Imperativo Categórico (muy bien explicado por el filósofo Immanuel Kant en su obra 'Crítica de la razón práctica'), reconocen, en la práctica y la teoría, que deben guiar su vida por sentimientos, virtudes y acciones, dándose cuenta de que no deben hacer a los demás lo que no quieren que se hagan a sí mismos. Además, saben muy bien cuándo sus sentimientos y acciones son viciosos, incluso si no evitan cometerlos.
Sin embargo, en la práctica, creo yo, los mandatos psicosociales son tales que, en muchas ocasiones, las acciones y sentimientos viciosos, aun siendo reconocidos como dañinos y nocivos, terminan prevaleciendo sobre las acciones y sentimientos virtuosos. Esto se debe tanto a la voluntad, intrínseca de muchos seres humanos debido a sus convicciones, deseos y frustraciones; en cuanto a los incentivos e inducciones programados que los individuos reciben de los intereses de las élites mundiales y se difunden a través de los medios.
Permítanme explicar: hay, ciertamente, una tendencia intrínseca a la adicción por parte de muchas personas, ya que cualquier adicción es agradable al principio y, como su nombre lo indica, adictiva. El poder, la riqueza, el sexo, la glotonería, los tóxicos, las bebidas alcohólicas, las drogas psicotrópicas, por ejemplo, son cosas que enganchan a muchos individuos porque son agradables, inicialmente, y porque provocan dependencia física y psicológica, después. Recordemos que justo después de la Segunda Guerra Mundial, la mayoría de la población mundial fumaba cigarrillos, una adicción cuyo daño entonces era desconocido para los consumidores; pero bien conocido por los productores.
Paralelamente a esta tendencia intrínseca a la adicción, partiendo del individuo a buscar en exceso lo que le agrada (ya defendido desde la Antigua Grecia por los seguidores del epicureísmo) y que muchas veces lo dejará dependiente, está el lado de la adicción que se estimula ( o no reprimido por muchas autoridades constituidas, que están al servicio de las élites gobernantes) como una forma de reducir las tensiones sociales; alienar a las masas humanas, desviando su atención de los problemas nacionales; lograr metas de dominación debilitando la voluntad popular; de enriquecimiento de grupos, con la producción y venta de productos y sustancias que provocan dependencia física y psicológica; etc.
No es por ninguna otra razón que el tabaco y el alcohol se vendan libremente, que el tráfico de drogas no sea castigado tan rigurosamente como debería en todo el mundo (con la excepción de Indonesia, China, Malasia, Arabia Saudita, Irán, Singapur y Vietnam, entre otros, que lo castigan con la pena de muerte) y que los únicos agentes involucrados en todo este proceso, a combatir, son los marginales que viven en la periferia y que venden el producto al consumidor final.
Los grandes productores, financieros y distribuidores de drogas, por ser personas de la élite nacional y mundial (que tienen sus agentes o socios en muchos gobiernos y gobernadores) quedan de lado como si no existieran. De vez en cuando se lleva a cabo una u otra investigación, con el desmantelamiento de alguna pequeña unidad de producción, precisamente para esconder las otras grandes unidades que siguen produciendo en pleno apogeo.
Es cierto que no existe un interés mundial en poner fin a la producción y el consumo de estupefacientes. Fue con esta producción y fomento del consumo que Inglaterra dominó China e India durante muchos años, haciendo adicto a sus poblaciones al consumo de opio, para mantenerlas sumisas. La producción de marihuana, cocaína y opio en el propio sudeste asiático, suministrada a las tropas estadounidenses durante la guerra de Vietnam, también tenía objetivos político-estratégicos y psicosociales.
El narcotráfico, que se realiza libremente entre los militares, además de dar coraje a los soldados combatientes, enriqueció grupos y proporcionó dinero para el fomento de insurrecciones y operaciones especiales contra gobiernos hostiles a Estados Unidos en diversas partes del mundo. Lo mismo es hecho por otras grandes potencias, como Rusia y China, contra los gobiernos de países hostiles. Las facciones criminales involucradas en el narcotráfico constituyen armas importantes para la implantación de regímenes comunistas en todo el mundo, razón por la cual los gobernantes de izquierda, al intentar tomar el poder en los países capitalistas democráticos, los protegen y fortalecen antes de lanzar el golpe final en esos países democráticos.
Estas drogas, sumadas al crack y algunas otras sustancias no mencionadas, comercializadas en las afueras de los núcleos urbanos, mantienen alienada a una parte importante de la población, que, tras su consumo, queda postrada en algún rincón, aislada, sintiendo los efectos narcóticos del Drogas consumidas y sin molestar a nadie. Otra porción permanece activa y se va por atracos, buscando obtener nuevos recursos para seguir pagando la trágica adicción. Los usuarios de las drogas más caras son, en general, empresarios, directores, gerentes, intelectuales, profesionales liberales, altos funcionarios de los tres poderes de la república, etc. Quienes toman las drogas más baratas suelen ser estudiantes, empleados de bajo nivel, desempleados, marginales, etc.
La prostitución y el comercio de esclavos blancos continúan aumentando en todo el mundo; Se trataba de operaciones esporádicas de represión llevadas a cabo por algunos países para justificar los fondos que reciben y las instituciones que crearon para, supuestamente, reprimir este tipo de actividades delictivas. Muchos grupos hacen enormes sumas de dinero explotando la prostitución mundial, la industria de productos eróticos, videos pornográficos, robots destinados al sexo; Estas industrias se encuentran actualmente estimuladas a través de la permisividad de los gobiernos, que además de la autorización de su funcionamiento, permiten la importación de componentes e incluso los autorizan a publicitarse en los medios.
Los alimentos adictivos se producen con las más modernas técnicas de ingeniería alimentaria y tienen como objetivo hacer adictos a los consumidores a esos productos, algunos de ellos con sustancias que provocan dependencia física en sus formulaciones, insertadas en ellos para este fin específico. Las bebidas alcohólicas y los cigarrillos se venden libremente en el comercio, con anuncios que los asocian con deportes, entornos sofisticados y estatus social.
Los medicamentos psicotrópicos, prescritos para patologías como la depresión, el estrés y el síndrome de pánico, son consumidos por una parte importante de la población mundial y, además de la tranquilidad que brindan a los pacientes, también provocan dependencia física y psicológica. Tales drogas, sin duda, deben constituir una parte importante de los ingresos económicos de muchos laboratorios y tienen como objetivo, en esencia, mantener a las poblaciones anestesiadas y bajo el control de las autoridades, evitando arrebatos de ira y revuelta contra las acciones y decisiones gubernamentales que son contrarios a ellos y nocivos y que, de hecho, constituyen las causas últimas de muchas de las patologías psicosomáticas. Detrás de estas enfermedades, casi siempre, se encuentran los bajos salarios, el desempleo, dificultades de todo tipo, burocracia, injusticias, etc.
La adicción a la masificación de la cultura física de los cuerpos de los individuos y en lo que respecta al desempeño sexual también es fomentada por las élites a través de los medios de comunicación, al establecer estándares de belleza que, para ser alcanzados, requieren el consumo de productos químicos, formulados por laboratorios (para aumentar la masa muscular, aumentar la potencia sexual, etc.), además de la práctica de ejercicios físicos promovidos por los gimnasios. Quienes no tienen esos atributos físicos de belleza o desempeño sexual, promocionados como ideales, no se destacan en su círculo social, ya que éste, influenciado por los medios, solo valora ciertos estándares y atributos.
Adicciones a los juegos electrónicos, juegos de lotería, carreras de caballos, juegos de cartas, ruleta, bingo, etc. también son alentados por los gobiernos de muchos países, con el objetivo de recaudar impuestos, desviar recursos y alienar a sus ciudadanos.
Las demás adicciones estimuladas por los medios de comunicación y vinculadas a la apariencia física, la moda, el deporte, la religión, el consumo de determinados productos y servicios vinculados al despliegue del poder y la riqueza, están siempre presentes, a diario, en la vida de todos los seres humanos, constituyendo objetivos a lograr por ellos, si quieren ser admirados y desean destacarse de los demás componentes del rebaño.
Miren, queridos lectores, que las adicciones, hoy en día, prosperan entre los seres humanos, en la mayoría de los países, y son protegidas y alentadas por muchas autoridades, que les hacen la vista gorda (porque estas autoridades, si no están siguiendo directamente órdenes de las élites interesadas en su difusión, a menudo reciben beneficios indebidos en forma de dinero y ventajas, de aquellos criminales que institucionalmente reprimirían). Algunas autoridades ideológicamente contaminadas, a su vez, aunque no se benefician de ventajas indebidas de aquellos a quienes serían responsables de reprimir; por su sesgo ideológico, los consideran víctimas de una sociedad injusta a la que se enfrentan con valentía con las armas que poseen. Debido a este pensamiento totalmente erróneo, a menudo castigan con poco rigor o absuelven a los criminales involucrados en tales actividades.
Detrás de todo esto, por lo tanto, hay grupos empresariales que facturan mucho y pagan altos sobornos a algunas autoridades; varios políticos lograron aprobar leyes perjudiciales para las poblaciones y beneficiosas solo para pequeños grupos; los delincuentes, condenados y encarcelados, en libertad contraria a la ley, mediante la casuística formulada por los magistrados de los tribunales superiores; algunas autoridades ejecutivas y judiciales, en alianza con proveedores de muchos de estos vicios, también se están enriqueciendo para permitirles operar libremente.
Una población cada vez más adicta e indefensa observa esta situación de forma pasiva, sin oponer resistencia, como si estuviera constantemente dopada y sin mayor interés por la situación política imperante; en resumen, actuando como verdaderos esclavos en la servidumbre consentida.

Texto agregado el 14-07-2021, y leído por 182 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
15-07-2021 Muy bueno, tienes buen bagaje cultural y sabes argumentar tus ideas, saludos y estrellas desde Colombia. nelsonmore
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]