TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Bequeano / Acerca de los políticos del Bien y del Mal

[C:609496]

Acerca de los políticos del Bien y del Mal

Jober Rocha

Entre los distintos significados de la palabra Bem destacan: belleza; dignidad; virtud humana; una acción virtuosa; un comportamiento aceptable. Los diccionarios lo definen como: “Aquello que proporciona las condiciones ideales para el equilibrio, el mantenimiento, la mejora y el progreso de una persona o una colectividad”.
Filosóficamente, la Teoría Metafísica considera al Bien como la realidad perfecta o suprema y es deseado como tal. La Teoría Subjetivista, en cambio, considera el Bien como lo que sólo se desea o agrada; siendo, por tanto, considerado como el inverso simétrico de lo que considera la Teoría Metafísica.
El mal, a su vez, tiene tantas variedades de significado como el Bien. Los diccionarios lo definen como: “Todo lo que no es deseable o que debe ser destruido. El mal está en el vicio, en contraposición al bien que está en la virtud”.
Desde un punto de vista filosófico, es posible establecer dos interpretaciones: la noción metafísica del Mal, según la cual es el no-ser o, entonces, una dualidad del ser, como disensión o conflicto interno del ser mismo.
La filosofía contemporánea, sin embargo, comparte la opinión de que el mal es simplemente una desvalorización, el objeto de un juicio de valor negativo y, por lo tanto, implica una referencia a la regla o norma en la que se basa el juicio de valor. Según Kant, es un principio que subyace en el comportamiento de los seres racionales finitos al alejarse ocasionalmente de la Ley Moral.
El Mal y el Bien son conceptos éticos y morales basados en juicios de valor, al igual que todos los demás vicios y virtudes; por tanto, pueden variar en el tiempo y el espacio. Según el filósofo Friedrich Nietzsche, a través de una transvaloración de valores, el Bien puede transformarse en Mal y el Mal en Bien; así como los vicios en las virtudes y viceversa. Esto se ha hecho a lo largo de la historia de la humanidad, en diversas partes del planeta. Los seres humanos, sin embargo, en todo momento, siempre se han dividido en personas consideradas buenas, personas malas y personas que se alternan, a veces haciendo el mal y a veces haciendo el bien, en sus diversas gradaciones.
Los actores y actrices de teatro y cine a veces interpretan papeles de gente buena o mala, sin necesariamente ser iguales a sus personajes en su propia vida privada; es decir, se volvió hacia el Bien o el Mal.
Lo mismo sucede a menudo con los políticos, que, como los artistas, desempeñan su papel en vísperas de las elecciones. Muchos solo demuestran ser buenos en vísperas de los sufragios, transformándose, en cuanto son elegidos por los votantes crédulos, en los malvados que siempre fueron.
Las personas malvadas usan técnicas malvadas para lograr sus objetivos, sean los que sean. La gente buena, porque es buena, se niega a utilizar estas técnicas, que muchos asocian con el mal. Piensan que usando los mismos procedimientos que usan las personas malvadas, serían iguales.
Al pensar de esta manera, ya han firmado su sentencia de muerte. El mal, de la gente mala, tiene que ser combatido por la gente buena con las mismas técnicas que ellos usan; de lo contrario, siempre serán invencibles, ya que las personas malas no siguen las mismas reglas de conducta que normalmente siguen las personas buenas.
Recordemos que cuando, en tiempos de guerra, los soldados atacan salvajemente a sus enemigos y a la población civil del país invadido, cortándoles la cabeza o usando gasas letales; poco después, los enemigos también son barbarizados por igual. Ambas partes aplican las mismas técnicas cuando cualquiera de las partes incumple las convenciones (como Ginebra, por ejemplo) que regulan los procedimientos de guerra.
Usar las mismas técnicas del mal para luchar contra la gente malvada no significa que seamos iguales a ellos en pensamiento, carácter, moral o sentimientos. Debido a que la gente mala no respeta las mismas reglas que respeta la gente buena, somos mucho más vulnerables y por eso, casi siempre, somos comandados y dirigidos por políticos malvados. Paradójicamente, como seres del bien que somos, tenemos que hacer una elección: estar siempre comandados por seres malvados, que eligen mentir, coludir, fraude, violencia; o acabar con todo, combatiéndoles con las mismas técnicas que utilizan, aunque no sean las que hemos ido adoptando hasta entonces.
En comparación, es como si estuviéramos peleando una pelea de MMA en un ring y pidiéndole a nuestro oponente que no use la violencia contra nosotros, porque no la usaremos contra él. Al hacer esto, la victoria ciertamente será para nuestro oponente.
Mis queridos lectores ya han notado que quienes exigen el fiel cumplimiento de las leyes y la moral pública, además de la aplicación de una justicia severa en nuestro país, son quienes no cumplen con las leyes, son inmorales y tienen jurisdicción privilegiada, logrando siempre liberarse de sus crímenes por esto?
La técnica que históricamente ha sido utilizada en política, por hombres que desean poder y riqueza, fue sintetizada por algunos pensadores de la antigüedad, como el estadista indio Kautilya, en su obra Arthashastra (escrita entre 321 y 300 a.C.) y en la Edad Media como el cardenal Mazarino (cuya obra fue escrita en 1642) y el filósofo Nicollo Maquiavelli (cuya obra fue escrita en 1513). Tales obras eluden los valores éticos y morales, superponiéndolos para lograr sus fines exclusivos.
También podríamos citar algunas otras obras similares, como: La educación de un príncipe cristiano, de Erasmo de Rotterdan; Consejos de Don Quijote a Sancho Panza, de Miguel de Cervantes; Nicocles, de Isócrates; A los amigos y familiares de Dion, de Platón; Testamento político, de Mauricio de Nassau; Anti-Machiavelli, por Federico de Prusia.
La obra Arthashastra consiste en una guía absolutamente práctica e instrumental, que ni teoriza ni desarrolla sobre premisas de filosofía política; pero, eso enseña cómo organizar y manejar la máquina estatal con notable frialdad y objetividad.
Recordemos algunos pensamientos contenidos en el libro 'Breviario de los políticos' del cardenal Mazarin, que sucedió al cardenal Richelieu, y cuya regla de vida fue siempre Simula e Dissimula, cuando afirmó:
. Desconfía del hombre que hace promesas fáciles: suele ser un mentiroso y un pérfido;
. Los amigos no existen, solo hay personas que fingen ser amigas;
. Acusa a tus enemigos de lo que haces;
. No confie en nadie;
. Acusar antes de ser acusado;
. Es necesario conocer al enemigo para enfrentarlo;
. He aquí cómo conocer las adicciones de alguien: Dirija la conversación a las adicciones más actuales y, en particular, a las que probablemente tenga su amigo. No tendrá palabras lo suficientemente duras para denunciar y condenar una adicción que él mismo padece. Por eso los predicadores denuncian a menudo con la mayor violencia los vicios que los afligen personalmente;
. Para conocer a alguien, mira a quién va ese alguien;
. Si una persona viciosa de repente se vuelve virtuosa, desconfía de él;
. Hacerte, sin ser, defensor de las libertades populares.
Maquiavelli, en cambio, en su obra 'El Príncipe' dedicada a Lourenço de Médicis, buscó identificar y definir una doctrina política, pasando por alto también los valores éticos y morales, exclusivamente, con el objetivo de que la realeza mantuviera eternamente su poder, utilizando expedientes más tarde conocidos como maquiavelismo.
Creo, en ausencia de un milagro divino, que solo usando las mismas técnicas y procedimientos de los políticos malvados podremos deshacernos de ellos, tan atrincherados que están en el parlamento y en el control de nuestros destinos.
Estos procedimientos, me parece, ya están siendo utilizados actualmente por la gente de una determinada isla del Caribe.

Texto agregado el 17-07-2021, y leído por 68 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]