TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / IGnus / Pasó en Marte

[C:609825]

En un primer vistazo, sólo se distinguía una maraña de cables, salpicada con algunos componentes electrónicos aquí y allá. Luego de observar con detenimiento, era posible aventurar que tal enredo parecía tener vida propia, dado que se movía. Al cabo de prestar algo más de atención, se podía discernir que debajo de toda esa mezcolanza asomaba el rostro radiante del ingeniero Scott, con un soldador en la boca y las manos engrasadas.
Gracias a los pertrechos que guardaba la carpa de quinta dimensión, el grupo de exploradores había logrado volver hermética la cueva donde se encontraban. Así disponían de un lugar más amplio donde habitar sin tener que usar los cascos. En cuanto el ambiente se llenó de aire respirable, todos se pusieron más cómodos, y Scott, ansioso, comenzó a trabajar en la nave que habían encontrado.
No era un trabajo fácil, pero para él significaba un desafío irresistible. Poner a funcionar una nave extraterrestre averiada era lo más emocionante que un ingeniero pudiera desear. El hecho de que su vida y las de sus compañeros dependieran de ello era descartado, ante la magnitud de la empresa que tenía por delante.
El comandante, con la ayuda de las mujeres trataba de armar una antena exterior, que serviría para comunicar con el orbitador, y de esta manera dar señales de vida a quienes desde la Tierra temían por su suerte.
—¡Muy bien! Estamos listos para realizar la primera prueba. —Scott había asomado la cabeza por la escotilla de la nave. Los pocos cabellos que le quedaban, revueltos por completo; su mirada brillante como la de un niño con juguete nuevo.
—De acuerdo —Aprobó el comandante— ¿Cómo podemos ayudarle?
—Bien. Usted acérquese a esa caja gris al final del taller. Es un generador. En el lado derecho tiene un botón disimulado en la carcasa. Para encontrarlo, busque con su mano hasta sentir una zona rugosa.
—¡Lo tengo!
—Muy bien. Todavía no lo presione. ¡Isabella! También necesitaré tu ayuda: ¿Ves aquellos cables de allí? Necesito que los controles con aquel magnetómetro. Si la inducción sube por encima de diez mil Tesla, entonces hazle una seña al comandante para que apague el generador.
—¡De acuerdo! —Asintió la chica.
—¿Todo listo? Comandante, encienda el generador.
Boris presionó el botón indicado por Scott, y comenzó a escucharse un zumbido que iba in-crescendo.
Isabella observaba el magnetómetro. Marcaba apenas mil Tesla.
Dentro de la nave, algunos paneles comenzaron a iluminarse uno a uno. Los ojos de Scott se agrandaron al darse cuenta de que los circuitos de la nave cobraban vida.
De pronto, el magnetómetro comenzó a ascender muy rápido. De mil Tesla, en apenas dos segundos subió a cinco mil. La piloto seguía atenta, pero en un parpadeo comenzó a marcar veinticinco mil. La chica se desesperó y comenzó a hacerle señales a Boris. Era imposible hablar con el ruido del generador. El ruso no la observaba en ese instante, ya que la nave había comenzado a flotar en el aire, atrayendo toda su atención.
Una chispa primero, un fogonazo después. Así comenzó un pequeño incendio dentro de la nave, que Scott se apresuró a apagar con un extinguidor que había previsto.
Boris detuvo enseguida el generador cuando vio las señales desesperadas que Isabella hacía con sus manos… Pero el daño ya estaba hecho.
Scott suspiró.
—Bueno… deberé comenzar de nuevo. Me pregunto qué habrá fallado…

Texto agregado el 19-08-2021, y leído por 113 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
20-08-2021 Boris sabe que necesita Plutonio, imagino. Me encantó. MujerDiosa
19-08-2021 Las naves funcionan con energía eléctronica. De seguro Boris sabe eso ;) spirits
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]