TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Bequeano / Un breve ensayo sobre la profesión de verdugo

[C:609960]

Un breve ensayo sobre la profesión de verdugo

Jober Rocha

A lo largo de la historia, se ha escrito mucho sobre los condenados a muerte y encarcelados. El escritor Victor Hugo, en 1829, publicó la obra "Le dernier jour d'un condamné". Varios otros escritores han publicado obras sobre la vida cotidiana de un preso, como Graciliano Ramos (Memorias de la cárcel), Dostoievski (Recuerdos de la casa de los muertos), etc. Sin embargo, los trabajos relacionados con la profesión de verdugo, responsable de la ejecución de la pena de muerte, son escasos o inexistentes.
Mi objetivo, en este breve ensayo, es hablar de esta extraña profesión a lo largo de la historia, de los principales verdugos que se dieron a conocer a nivel mundial y de las posibles motivaciones ideológicas, religiosas y psicológicas que llevan a algunos individuos a buscar esta profesión.
El verdugo es conocido como aquel individuo a quien el Estado le ha confiado oficialmente la ejecución de las sentencias capitales y recibe un salario, en ocasiones bastante elevado, por el trabajo que realiza. Pero creyo que el termino es bien mas amplio. También están incluydos los verdugos que trabajan por su cuenta própia; es decir, como autónomos, ejecutando de manera mercenaria personas a cambio de dinero y sirviendo a varios señores en la ejecución de sentencias de muerte derivadas de su justicia privada y a los verdugos que lo son sin saberlo; como tambiem
los soldados en guerra, la policía ante los criminales y los asesinos, todos ellos, de cierta manera, ejecutando sentencias de muerte dictadas por ellos mismos. Todos los que matan a alguien son los verdugos de los que mataron
Entre los verdugos que dejaron grabado su nombre y fama en la Historia, los principales fueron:
. Hajj Abd Al-Nabi, que realizó más de 800 ejecuciones;
. Lady Betty, una irlandesa que ha trabajado en esta profesión durante más de 30 años;
. Albert Pierrepoint, un inglés que mató al menos a 400 personas en una carrera que comenzó en 1932 y duró más de dos décadas;
. Charles-Henri Sanson, francés que ejecutó a tres mil víctimas durante el reinado del rey Luis XVI.
. Antonina Makarova, una rusa que ejecutó a unos 1.500 alemanes nazis con una ametralladora durante la Segunda Guerra Mundial;
. Franz Schmidt, un alemán que fue el verdugo oficial de Nuremberg de 1578 a 1618. Ejecutó a casi 400 personas;
. Souflikar, otomano que en el siglo XVII llevó a cabo más de cinco mil ejecuciones.
Esta lista no incluye verdugos que ejecutaron a personas por motivos religiosos, asesinos en serie y asesinos por dinero (mercenarios).
En cuanto a las motivaciones que llevan a alguien a adoptar tal profesión, destaco las religiosas en primer lugar, luego las ideológicas, en el tercero las psicológicas y en el cuarto las mercenarias, sin duda la única que puede causar en el futuro arrepentimiento y culpa por los hechos practicados, ya que en las motivaciones anteriores los verdugos o están convencidos de que operan del lado del bien o padecen perturbaciones psicológicas que les impiden evaluar los hechos que han cometido.
El episodio de la Inquisición es conocido por todos los lectores. La Inquisición, o Santa Inquisición, era un grupo de instituciones dentro del sistema legal de la Iglesia Católica Romana cuyo objetivo era combatir la herejía, la blasfemia, la brujería y las costumbres consideradas desviadas. En el Concilio de Verona, en 1184, se creó el Tribunal de la Inquisición y la institución de la Inquisición persistió hasta principios del siglo XIX.
La llamada Inquisición medieval duró desde el siglo XIII hasta finales del siglo XIV y la feroz Inquisición moderna, concentrada en Portugal y España, duró desde el siglo XV al XIX.
La pena de muerte se utilizó no solo en la Inquisición, sino prácticamente en todos los demás sistemas judiciales de Europa.
Los historiadores difieren en cuanto a las estadísticas de muertes durante la inquisición, pero algunos consideran que los inquisidores portugueses cobraron 40.000 víctimas, de las cuales 2.000 fueron quemadas en la hoguera. En España, hasta la extinción del Santo Oficio en 1834, se estima que casi 300.000 personas habían sido condenadas y 30.000 ejecutadas. En Alemania, durante la inquisición, murieron aproximadamente 25.000 personas.
Esto, sin olvidar las ejecuciones por motivos religiosos, perpetradas entre católicos y protestantes o por islamistas, a lo largo de la historia.
Estoy convencido de que los verdugos que operaron durante la inquisición tenían la certeza de que sus víctimas eran brujas y hechiceras que estaban en contacto con demonios para destruir las obras de la iglesia. Por eso hicieron su trabajo con la convicción de estar trabajando del lado correcto; es decir, estaban en el lado bueno. Por eso no tuvieron piedad de las víctimas, ni remordimiento por los actos crueles que practicaron, estando en paz con sus conciencias por muchas víctimas que hayan sacrificado. Lo mismo ocurre con los musulmanes cuando sacrifican herejes; es decir, aquellos que no adoptan la religión islámica.
En cuanto a la motivación ideológica, podemos ver las acciones tomadas por los comunistas para la implantación del comunismo en Rusia en 1917.
Para implementar el comunismo en Rusia (el primer país donde se intentó este experimento), solo en el período 1937-38, tres millones de personas fueron fusiladas. Ocho millones fueron encarcelados en campos de trabajos forzados. Cerca de veinte millones de personas han visto devastadas sus vidas en nombre de “los ideales más bellos de la humanidad”. En la Revolución Cubana, de ideología comunista, el número de víctimas se estima en alrededor de 85.675, entre asesinados, desaparecidos, heridos y prófugos en el exterior. Además, se produjeron unas dieciséis mil muertes en los combates durante la revolución. Al final, la ideología marxista y la forma de gobierno comunista terminaron colapsando en la URSS, después de la Glasnost y la Perestroika, quedando restringida a Rusia, Cuba, Venezuela y algunos países más.
En cuanto a la implantación del nazismo en Alemania, la información disponible indica la muerte, por asesinato, desnutrición, trabajos forzados y enfermedades, de unos seis millones de judíos, dos millones de polacos, un millón de gitanos, cuatro millones de prisioneros soviéticos, doscientos mil discapacitados físicos y psíquicos, cien mil masones y cinco mil testigos de Jehová. Tenga en cuenta que estos datos son estimaciones, ya que los valores reales se pueden duplicar. Después del final de la Segunda Guerra Mundial, el nazismo dejó de existir como forma de gobierno en el mundo.
Con respecto al capitalismo, Gilles Perrault, en su “El libro negro del capitalismo”, estima el número de muertes en la Primera y Segunda Guerra Mundial en 58 millones; además de las muertes en las distintas guerras coloniales, represiones, conflictos étnicos y víctimas del hambre y la desnutrición, alcanzando una cifra estimada en el orden de los cien millones de muertes, atribuidas al capitalismo y su implantación en el mundo durante el siglo XX. El capitalismo ha sobrevivido en medio de crisis cíclicas, ha consumido el medio ambiente de una manera sin precedentes en la historia de la humanidad, ha provocado innumerables guerras motivadas por disputas sobre materias primas y mercados de consumo, ha acumulado déficits fiscales en la mayoría de los países y ha generado una legión de pobres y miserables en los países periféricos del Tercer Mundo.
En cuanto al fascismo, después de 1922 varios países fueron influenciados por su ideología: Italia, Hungría, Suiza, Bulgaria, Austria, Albania, Brasil, Sudáfrica, España, Portugal, Rumania, Finlandia, Bélgica, Gran Bretaña, Japón, China, Irak y Argentina. Aunque no tenemos el número total de muertes causadas por el fascismo en todo el mundo, solo en la Campaña de Abisinia (ahora Eritrea), murieron medio millón de africanos, además de cinco mil italianos. Formalmente, el fascismo como forma de gobierno ya no existe; hay algunos gobiernos neofascistas que se esconden detrás de una tapadera democrática.
En relación con el anarquismo, movimiento inspirado por el ruso Mikhail Bakunin a mediados del siglo XIX, influyó en varios acontecimientos políticos, como las comunas de Lyon y París, la insurrección anarquista de 1918 en Río de Janeiro y la revolución española de 1936. No sabríamos decir cuántos murieron o fueron sacrificados en el vano intento de su implantación, que no se concretó.
Los movimientos nacionalistas se han visto a lo largo de la historia en varios países del mundo. En Europa destacan el paneslavismo, el pangermanismo y la revancha francesa. En Irlanda, el Movimiento Nacionalista Irlandés colocó a católicos y protestantes (dominados y dominadores) en bandos opuestos. Desde 1846, miles de víctimas se han contabilizado en esta disputa por el poder en ese país. Los movimientos nacionalistas antioccidentales, que surgen en Oriente Medio, África, el sur de Asia (incluidos India, Pakistán y el sudeste asiático), tienen su origen en grupos fundamentalistas existentes en el siglo XIX. En el siglo XX, los Estados Unidos de América y el Reino Unido, en el contexto de la Guerra Fría, apoyaron el surgimiento de estos grupos en Oriente Medio y el Sur de Asia, como una forma de oposición a la expansión soviética en la región. Tras el auge de estos movimientos, se volvieron contra los países occidentales. También durante el período de la Guerra Fría, en América Latina,
Surgieron varios Movimientos de Liberación Nacional que, aunque de naturaleza nacionalista, se basaron en la ideología comunista.
Si tenemos en cuenta los holocaustos indígenas (durante la colonización del continente americano); la revuelta circasiana de 1860 (Cáucaso y Chechenia); la Masacre de los Hererós y los Namaquas (1904/1907), en África; el holocausto de Ucrania (1932/1933), por los soviéticos; el Holocausto de los kurdos (1937/1938) de Turquía; la masacre de los armenios (1915/1917) por Turquía; la masacre de los serbios, por parte de los alemanes, durante la Segunda Guerra Mundial; el genocidio de los bengalíes (1971) por Pakistán; la masacre de Timor Oriental (1975/1999), por Indonesia; el genocidio de Bosnia (1992/1995) por las fuerzas serbias; la masacre de los tutsis (1994) en Ruanda; la masacre de tibetanos (desde 1950) por China; el genocidio de Camboya (1975/1979), por el Khmer Rouge; la guerra de Vietnam; la Guerra de Afganistán; la Guerra del Golfo Pérsico y la Guerra de Palestina; además de innumerables otros no considerados, veremos que millones de seres humanos han perdido la vida en nombre de las ideologías y sus implantaciones en todo el mundo. Los verdugos que matan por ideología, como los que matan por religión, no sienten remordimientos ni imaginan haber cometido un crimen; pero sólo una ejecución necesaria de un enemigo ideológico que les haría lo mismo.
En cuanto al lado psicológico del asunto, todos somos conscientes de la existencia de los llamados 'asesinos en serie', los asesinos psicóticos, sádicos y bárbaros.
En el artículo 'El perfil psicológico de los asesinos en serie y la investigación criminal' encontramos: “La mayoría de la gente tiende a imaginar al asesino en serie como un loco o un enfermo mental, lo que resulta no ser cierto en la mayoría de los casos. Sin embargo, existe un consenso de que los asesinos en serie tienen vínculos íntimos con la psicopatía y la psicosis, que son desviaciones mentales distintas. La psicosis es una enfermedad mental que provoca una alteración en la noción de realidad, donde se forma un mundo propio en la mente del psicótico, es decir, vive en un delirio y sufre alucinaciones, escuchando voces y teniendo visiones extrañas. Las formas más conocidas de psicosis son la esquizofrenia y la paranoia. Solo una pequeña parte de los asesinos en serie caen del lado de los psicóticos, lo que anula la creencia popular de que todo asesino en serie está loco. Por otro lado, la psicopatía afecta la mente del asesino de manera diferente. No crea ningún tipo de ilusión en la mente, es decir, el individuo ve claramente la realidad y sabe que matar está prohibido, pero sus perturbaciones mentales lo enfrían. Básicamente, el asesino en serie psicópata vive una doble vida, manteniendo una apariencia orientada a la sociedad, siendo a menudo una persona amable y racional que interactúa con el entorno social, sin embargo, su verdadera identidad se muestra solo a sus víctimas: un disimulado e incapaz de sentir lástima y obtener satisfacción de la tortura, la violación y el asesinato ”.
Hay, por tanto, un instinto asesino en estas personas, que matan sin tener el placer de matar, pero sólo por una incontrolable compulsión interna.
También hay personas que disfrutan matando; quizás por la descarga de adrenalina que se produce antes y durante el acto y la sensación de poder que experimentan en ese momento. Este es el caso de muchos policías en sus enfrentamientos con criminales, muchos soldados en operaciones de guerra, criminales durante sus acciones, etc.
Además, las personas también se ven impulsadas a cometer abusos porque no saben cómo decir que no a una orden recibida o porque no tienen el coraje de enemistarse con un superior al que temen.
Un experimento científico desarrollado por el psicólogo Stanley Milgram, sobre la ejecución de la tortura y la muerte de los torturados, tuvo como objetivo responder a la pregunta de cómo los participantes observados tienden a obedecer a las autoridades, incluso si sus órdenes contradicen el sentido común individual. El experimento tenía inicialmente la intención de explicar los crímenes bárbaros de la época del nazismo. En 1964, Milgram recibió el premio anual de psicología social de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia por este trabajo. Los resultados del experimento fueron presentados en el artículo Behavioral Study of Obedience en el Journal of Abnormal and Social Psychology (Vol. 67, 1963 Páginas 371-378) y más tarde en su libro Obedience to Authority: An Experimental View 1974.
Milgram resume su experimento de la siguiente manera:
“Los aspectos legales y filosóficos de la obediencia tienen un significado enorme, pero dicen muy poco sobre cómo se comporta la gente en una situación concreta y particular. Diseñé un experimento simple en Yale para probar cuánto dolor estaría dispuesto a infligir un ciudadano común a otra persona solo porque un simple científico diera la orden. Se impuso plena autoridad al conejillo de indias [el participante] para poner a prueba sus creencias morales de que no debería dañar a los demás, y con los gritos de dolor de la víctima aún resonando en los oídos de los conejillos de indias [de los participantes], la autoridad habló más fuerte en la mayoría de los casos. La extrema disposición a seguir ciegamente el mando de una autoridad mostrada por los adultos fue el principal resultado del experimento, y aún necesita explicación”.

El último aspecto de la cuestión, el del verdugo mercenario, trata de quienes matan por dinero, como si la suya fuera una profesión como cualquier otra. La principal característica de este verdugo es que no le interesa conocer el delito que cometió el condenado, ajeno a las solicitudes de indulto de la víctima. Solo ejerce su trabajo como una forma de mantenerse a sí mismo y a su familia, pudiendo dormir tranquilo por la noche. Su propia esposa (si la tiene) casi siempre desconoce la profesión de su esposo, quien viaja frecuentemente aplicando la pena capital en varios lugares.
Practica su profesión sin ningún problema, hasta que el envejecimiento y la madurez despierten su conciencia a los actos que practicó. A partir de entonces, se convierte en una persona amargada y corroída por el remordimiento.
Una vez fui testigo de una entrevista con un 'francotirador' estadounidense responsable de la muerte de cientos de vietcongs durante la guerra de Vietnam. La entrevista tuvo lugar en Estados Unidos, años después de su regreso del escenario de la guerra.
El 'Mariner' declaró que no podía dormir por la noche. En su mente siempre veía los cientos de cabezas que había volado con su rifle de francotirador. Estaba plenamente convencido de que, después de su muerte, respondería, ante el Creador, por los actos que había cometido. En aquel momento, tenía que tomar tranquilizantes y medicamentos para poder dormir solo unas pocas horas al día. Aunque era un soldado voluntario, imagino que no estaba del todo convencido de que luchara del lado de los buenos y que era esa la razón de su tardío remordimiento.

Texto agregado el 31-08-2021, y leído por 112 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
01-09-2021 Entretenido ensayo que abarca bastante más allá del oficio de Verdugo. Al comenzar a leer, pensé que se abocaría netamente a dicha labor y lo que por verdugo se entiende, pues hay tantas historias interesantes, tanto de vida, como de las consecuencias psicológicas en torno a ellos. sheisan
01-09-2021 Por ejemplo, presento el caso de John Ellis, colega-rival de Pierrepoint; quien tras una larga trayectoria y posterior a la ejecución de Edith Thompson -aparentemente embarazada- entró en un cuadro depresivo, renunció a su oficio de verdugo e intentó quitarse la vida (año 1924). sheisan
01-09-2021 Irónicamente en esos años dicho acto era una ofensa criminal por lo que tuvo pena de cárcel: 1 año preso y una multa. Ellis volvio a intentar suicidio en 1932 de manera exitosa. La ejecución de Thompson dio paso a que se implementara el uso obligatorio de una prenda protectora, a fin de evitar la evacuación de fluidos (en su caso, una fuerte hemorragia) sheisan
01-09-2021 para no impresionar a los espectadores; como si el acto de colgar a una persona y sus espasmos no fueran suficiente trauma... en fin. Resumiendo: "Verdugo" no es lo mismo que soldados en combate, asesinos en serie o genocidio. Ya que los primeros se entienden como una profesión, siendo actores fundamentales del sistema judicial en países en donde aún está presente la pena capital. Saludos, sheisan
01-09-2021 Admiro mucho en general tus textos tan completos y detallados. Sin embargo faltan los verdugos actuales, Gates y compañía y sus experimentos “científicos”. Ya ves, se sigue obedeciendo a alguna supuesta autoridad que grita más fuerte. MujerDiosa
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]