TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / raulato / Por la boca muere el pez

[C:610167]

Con la pandemia a veces se pierde el control


Con esto del teletrabajo ella y él, pareja, se sentaban después de almuerzo en el sofá de la sala a descansar y dormitar un poco, antes de nuevamente ubicarse frente a sus respectivos computadores a terminar la jornada laboral.

En la televisión seleccionaron videos musicales con jóvenes muy ligeras de ropa bailando.

Ante tanta belleza era inevitable comentar lo que estaban viendo.

- ¿Cuál te gusta? preguntaba ella.

Él no decía nada. A lo más decía –todas-

Otro día lo mismo.

Ella deseaba una opinión distinta. Algo así como “me gusta la de rojo porque se parece a ti”.

Otro día, viendo los mismos videos, volvió a insistir

- Ya, ahora sí, dime cuál de las niñas te gusta ……

Muy seguro de sí mismo respondió

- Esa – mostrando la pantalla del televisor

Ella no ocultó su extrañeza. ¿Cómo? No era joven veinteañera como las restantes, lucía más madura, morena, más bajita que el resto y con algunas curvitas semi pronunciadas. Digamos un poco gordita y puchas, un poco narigona…. Y más encima, turnia…

Insistió

- Pensé que elegirías alguna de las rubias de ojos claros, como es tu gusto.

- No, esta vez no. – Mientras reía.

El nunca dejó de ir un par de días a la semana a la oficina, a firmar papeles, a reuniones presenciales. El no buscaba excusas para no ir, como contaba que los otros sí lo hacían, al extremo que a veces asistía solo él, se turnaban un par de secretarias y de vez en cuando la gente del aseo.

Pasaron varios meses a ese ritmo. La vuelta a la normalidad era lenta. Pasó el invierno y llegaba la primavera.

Los descansos después del almuerzo continuaban. Y con la excusa de escuchar música se deleitaban viendo juntos los videos del baile aquel.

Ella continuaba con su acertijo. ¿Por qué le gusta la morena? Siempre lo consideró de buen gusto. Ella misma era la mejor prueba. ¿Qué pasó, entonces?

Insistió preguntando, quizás cambió de opinión.

- ¿Y, cuál de las bailarinas te gusta?

- Esa, la morenita. Soy de una línea.

- ¿Y porque te gusta tanto? ¿Qué te imaginas?

- Me gusta. Su sonrisa, su cuerpo. Luce coqueta. Me la imagino siempre ganosa.

- Bueno, todas lucen así. ¿Por qué ella?

- Me imagino que hace juego con el tapiz del auto.

- Ja, - dijo ella - te imaginas con ella yendo a la playa…. Llevándola al casino, no te vas a lucir mucho, digamos….

- No. Me la imagino en el estacionamiento subterráneo. Desnuda en el asiento trasero.

- Ha, Ninguna gracia. – Contestó tratando de no mostrase asombrada.

No le preguntó más. Solo optaba mirarlo a reojo y tratar de entender su mal gusto.

Un fin de semana, para celebrar su cumpleaños, este invitó a un asado a sus cuatro amigos y compañeros de oficina.

En un momento dado se agruparon frente al televisor a presenciar el video de los bailes aquellos. No cabían en su asombro. - Es igual - exclamaban. - Sí, es su doble, su clon. Los mismos ojos, la cuerá.. ¿Bailará así?

Cuando su marido salió al patio a preparar la parrilla, ella se acercó al grupo a preguntar por qué tanto entusiasmo.

- Es que tú marido nos mostró este video y en especial a esa bailarina. Es idéntica a Pamela, la secretaria.
- Es la única que siempre asiste a las reuniones presenciales. Nunca falla.
- Es increíble su parecido.

Texto agregado el 25-09-2021, y leído por 93 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
26-09-2021 jajajaja buenísimo! saludos. ome
26-09-2021 Ops...cuernos a la vista.. saludos, Sheisan
26-09-2021 Jejeje… MujerDiosa
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]