TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / maparo55 / Hablar de libros

[C:610200]

Otro texto muy antiguo.

Hoy quiero hablar de libros; no de los que leí el año pasado o de los que quiero leer, sino de algunos libros que a través de los años han dejado alguna huella en mí. Unos son antiguos, otros no tanto y hay algunos muy recientes. Esta es una selección muy arbitraria porque no son los mejores que he leído, ni los más famosos, ni los más vendidos, ni los más comentados, ni los que todos coinciden en que son obras maestras; la selección es más sutil, guarda una emoción profunda con lo que en mayor o menor medida me han enseñado.

Con la lectura atenta de un libro, puedo transportarme completamente al interior de una historia y descubrir lo que cada personaje siente o es capaz de hacer; quizás sea un campesino enamorado de una bellísima princesa triste, o una bella mujer aristocrática dispuesta a matar por el simple placer de hacerlo; puedo encontrar a un cacique encaprichado con la mujer de un trabajador de su hacienda, ser capaz de raptarla y morir de amor por no lograr hacerla suya; o simplemente un joven saturado de barros en el rostro y todo el cuerpo, incapaz de sostener una relación amistosa con cualquier mujer. Los mundos literarios son infinitos, como infinito es el placer, el conocimiento que podemos obtener de ellos, con una voluntad disciplinada y dispuesta a saber.

Mark Twain, con Las aventuras de Tom Sawyer y Louis Carroll con Alicia en el país de las maravillas, me cautivaron desde mis primeros años, cuando me gustaban los libros con muchas ilustraciones.
Los de Abajo, de Mariano Azuela y Pedro Páramo, de Juan Rulfo, le dieron a mi realidad un poquito de rabia, de dolor, al conocer el destino de los parias, de los campesinos, de los que no tienen nada.
El Confabulario de Juan José Arreola, La vuelta al día en 80 mundos y Último Round, de Julio Cortázar, me mostraron mundos desconocidos, maravillas nunca antes leídas.
¿Y qué decir de El guardián entre el centeno, de J. D. Salinger? ¿O de Tokio blues, de Murakami?
El país de las sombras largas de Hans Ruesch y El lobo estepario de Hermann Hesse, hicieron mi delicia antes de los veinte años. Cumbres borrascosas de Emily Bronté, más Orgullo y prejuicio de la Austen, también.
Cyrano de Bergerac con su gran nariz, me cautivó. También D´artagnan con los mosqueteros y el conde de Montecristo, incendiaron mi imaginación juvenil, e iniciaron mi admiración por Alejandro Dumas; aquí cabría mencionar a Sherlock Holmes y a su creador Arthur Conan Doyle.
Algo más recientes son El señor de las moscas, de William Golding, y La insoportable levedad del ser, de Milan Kundera, donde pude ver el interior del alma humana y de lo que es capaz una voluntad libre y salvaje. La senda del perdedor, de Charles Bukowski, es una confesión terrible del despertar al sexo y la adolescencia.
Tantadel, de René Avilés Fabila y El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez son dos historias fascinantes de amor. Anexo Ciudades desiertas, de José Agustín, porque cumple cabalmente con lo de historia de amor.
Barrabás de Park Lagervist, nos acerca a Jesús y su calvario. Siddartha, de Herman Hesse, de alguna manera nos acerca a Dios, a través de los sentidos.

Los libros de cuentos también han tenido su participación en todo lo anterior:

El libro de las tierras vírgenes, de Rudyard Kipling; El llano en llamas, de Juan Rulfo; dos obras de muy variados temas, emparentados aquí más por mi gusto que por alguna razón.
Palabras y sangre, de Giovanni Papini y los cuentos de Antón Chéjov, permiten jugar un poco con la realidad cotidiana y penetrar en sus fascinantes detalles.
Fantasías en carrusel, de René Avilés Fabila y Cuentos de amor, de locura y de muerte, de Horacio Quiroga, pueden hacer un triángulo equilátero perfecto con La muñeca rusa, de Adolfo Bioy Casares.
No más, la lista podría tornarse interminable.

Soy un soñador que aprende a volar leyendo libros; creo que después de tantos años, por fin me comienzan a nacer mis alitas. ¡Háganse a un lado, que voy a despegar!...

Texto agregado el 29-09-2021, y leído por 79 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
11-10-2021 Me impresiona los mundos por los que has viajado. En lo personal no he leído mucho, creo que desde el principio me cuesta mucho "imaginar". Mi selección es muy pobre. Saludos Nazareo_Mellado
02-10-2021 Me gusta cuando la gente habla de sus libros favoritos. Si hubiera conocido esta página muchos años antes creo que hubiera descubierto más tempranamente a Cortázar, Borges, Felisberto, Verne. Y salvo raras excepciones me sucede de convertirme en fan de un escritor y no tanto de un libro en particular. El último libro que disfrute se llama 14 cuadernos, de Juan Sklar. Es un escritor contemporáneo. Lo recomiendo. Saludos! vaya_vaya_las_palabras
01-10-2021 Excelente selección, hace unos años tuve que donar buena parte de mis libros a una biblioteca, saludos y estrellas. nelsonmore
30-09-2021 Mmmmm, creo que debieras tener tus propios libros, hay materia para hacerlo, saludos alejandroeder
30-09-2021 He leido mucho, tengo el libro de Cumbres Borrascosas que era de mi madre, su preferido y es increible, todavia no lo lei. jaeltete
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]