TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / raulato / La comisión

[C:610245]

Era una mañana de reunión, de esas de fin de mes, con el vendedor que tempranito, como es su tónica de trabajo, aparecía a buscar su comisión por sus ventas mensuales.

Amargo resultaba el café de la mañana. Siempre lo mismo.

La amargura se dividía en Rodrigo, con el vendedor mencionado, que leía en el sofá de la recepción, y Arturo, mi socio, que debía pagar la otra mitad de la comisión.

La amargura con el primero era por su exactitud en la fecha de cobrar su comisión y como consecuencia del no pago oportuno este se alteraba alegando que siempre le fallábamos. La amargura con el segundo era porque seguramente ya tendría la excusa en mente para no pagar su comisión.

A la postre, para no continuar dañando aún más mi relación con Rodrigo, más de una vez terminé yo pagando dichos honorarios pero atrasado. El problema real era que Rodrigo valoraba la regularidad de los pagos del socio, pensando que él si pagaba regularmente y yo era el desordenado y eso lo consideraba una falta de respeto. En fin. La bronca era conmigo. Rodrigo no tenía idea de lo incumplidor y escurridizo que era mi socio y no se merecía ese respeto incondicional.

Rodrigo me confirmó que nos dejaba este fin de mes. Las razones, mi incumplimiento en el pago de las comisiones a diferencia de Arturo. Me entregó su carta de renuncia y continuó leyendo en espera de su pago mensual.

Ya no tenía elementos para retenerlo. Sentía ese deseo malévolo de dejar al descubierto a Arturo y así continuar con Rodrigo no sin antes lograr que se trague sus palabras. Tomé los cuatro billetes de diez mil pesos recién retirados desde el cajero, destinado al pago de la parte de mi comisión y los dejé sobre mi escritorio. Algo se me ocurriría.

En eso llegó Arturo. Saludó y al Ver a Rodrigo, fingió no acordarse que era día de pago. Se movió para allá, para acá, comentaba cosas para distraer, desaparecía, aparecía y volvía a desaparecer. En cada aparición disimulaba su desagrado al advertir que Rodrigo permanecía en la sala leyendo “El Inquilino”, su reciente adquisición.


Arturo, desde la cafetería, con ese gesto cargado de complicidad, me llamó. Algo tramaba, no se atrevía decirlo con Rodrigo enfrente. Tomé los cuatro billetes y

-ahí vamos-, dije.

Me esperaba con algunas de sus frases de siempre.

- Préstame cuarenta mil pesos, es urgente. - Improvisó.

Y continuó con una serie de razones incongruentes. Nunca las escuchaba, eran todas iguales, sólo cambiaba el sujeto. Tomé los cuatro billetes y sin condiciones se los pasé retirándome a mi escritorio a esperar.

Arturo se acercó a Rodrigo. Este último se puso de pie, era la ceremonia del pago; tomó los cuatro billetes y uno a uno, - diez, veinte, treinta, cuarenta - los depositó en las manos de Rodrigo.

- Cuarenta mil. Ahí está lo mío, mi comisión, estamos al día, como siempre - Se estrecharon de manos estando yo presente.

Media vuelta y se refugió en la cafetería.

Al rato, con Rodrigo sin moverse del sofá leyendo y esperando mi pronunciamiento, decidí invitarlo a almorzar y a regañadientes aceptó.

Ya instalados le expliqué lo que había sucedido. No me creyó cuando argumenté que hasta hace una hora atrás yo tenía en mis manos los billetes del pago de mi comisión. Menos me creyó cuando le dije que Arturo me las había pedido prestado. Y menos todavía cuando le expliqué que con esos mismos billetes él canceló su comisión. Le expliqué que ambos habíamos sido víctima de la bien lograda bicicleta.

No me creyó. Confirmó su decisión de retirarse.

- Si te demuestro que así fue, tú pagas el almuerzo y seguimos juntos.

- No puedo creer que inculpes a Arturo, que tenías el dinero, que se los pasaste a Arturo y con ellos el me canceló.

- Mira los billetes.

Asombrado leyó que en cada uno, en un rincón, tenía escrito “El Inquilino”.

Texto agregado el 04-10-2021, y leído por 91 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
05-10-2021 Buena forma de resolver el enredo. Deja la lección de cuidar la propia reputación antes que la ajena... Saludos, Sheisan
04-10-2021 Me pareció simplemente perfecto!!! MujerDiosa
04-10-2021 Buen cuento, Raúl. Resuelto en forma redonda. Saludos. maparo55
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]