TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / bequeano / El país del pasado

[C:610395]

El país del pasado

Jober Rocha

Con el ascenso al poder del régimen militar en el año de 1964 y el consecuente desarrollo que ha atravesado Brasil desde entonces, se acostumbraba decir, interna y externamente, que éste sería el País del Futuro.
Todo hacía creer que sí, porque con la paz social imperante, con los nuevos emprendimientos promovidos por el gobierno federal, con un gran número de empresas extranjeras aquí ubicadas, con ganas de establecerse para producir los más variados productos, siendo, además, el tejido empresarial nacional provisto de crédito para la expansión de sus negocios y la justicia y el parlamento cumpliendo con sus atribuciones, el ejecutivo podría planificar y ejecutar proyectos de interés para el país y su población.
Sí, mis jóvenes lectores, ya teníamos un país próspero, defendido por un brazo muy fuerte y una mano muy amiga, durante los años 60, 70 y 80.
Recuerdo bien la época en que nuestras Fuerzas Armadas eran consideradas entre las mejores del continente, tanto en personal como en adiestramiento, preparación militar, doctrina y material de guerra.
Nuestros astilleros produjeron embarcaciones civiles (SD-14, Petroleros, Panamax, Remolcadores, Buques Off Shore) y embarcaciones militares (Fragatas, Corbetas, Buques fluviales, buques escuela, etc.); Nuestra industria de material de defensa (Engesa y otros) produjo vehículos como el Cascavel, un vehículo blindado que ha logrado un enorme éxito internacional desde su inicio en 1980. El transporte de tropas Urutu, que transportaba hasta 12 soldados, además del conductor y el comandante. Jararaca, un vehículo de reconocimiento de 4,16 metros de longitud y con amplia autonomía que, gracias al depósito de 140 litros de diésel de capacidad, podía recorrer hasta 700 kilómetros. El Ogum, transportador de tropas blindado ligero propulsado por orugas (más eficiente que las ruedas en todoterreno), con características similares a las del Wiesel alemán. El Sucuri, basado en las plataformas Urutu y Cascavel, fue un cazacarros con ruedas creado en los años 80 y que cedió parte de su capacidad de protección para sorprender en términos de velocidad y autonomía. El Ozório, un vehículo pesado de combate sometido a pruebas en el desierto, donde superó a competidores del Reino Unido, Francia e Italia y estuvo a la altura del famoso tanque M1 Abrams, de Estados Unidos.
El Astros Defense System, uno de los modelos militares brasileños más exitosos en todo el mundo. Desarrollado en 1983 por Avibras Indústria Aerospace, es un lanzacohetes de saturación capaz de lanzar múltiples cohetes, de diferentes calibres, a distancias que oscilan entre los 09 y los 300 kilómetros y tendría una versión denominada Astros 2020, compatible con misiles de crucero. El Marruá, que actuó como vehículo de carga, para el transporte de personal y ambulancia. El Gaucho, un vehículo que tiene una autonomía de 500 kilómetros y una velocidad máxima de 120 km / h. Tiene capacidad para cuatro ocupantes y ofrece una ametralladora de calibre 7,62 mm como opción. El Guaraní, el blindaje de transporte medio más moderno del Ejército brasileño, recibió sus primeras unidades en 2014, y deve substituir gradualmente o Urutu.
Con capacidad para hasta 11 ocupantes, el Guarani es un 6 × 6 con un alcance operativo de hasta 600 km y que puede alcanzar los 110 km / h de velocidad máxima. Su armamento principal es un cañón automático de calibre 30 mm en una torreta estabilizada controlada a distancia.
Durante las décadas mencionadas, nuestros militares impidieron que el país fuera tomado por el comunismo internacional haciendo uso de los inocentes útiles brasileños. Estas fueron las décadas en las que el país creció y se desarrolló, con el llamado Milagro Brasileño.
Los militares entonces en el gobierno, con visión de futuro, tenían un compromiso con el país y su gente. Fue una época de grandes obras, como centrales hidroeléctricas; extensas carreteras que conectan los cuatro puntos cardinales del país; el surgimiento de grandes empresas industriales, comerciales y de servicios; el desarrollo de la agroindustria; el descubrimiento de nuevos yacimientos minerales; la expansión de extracción y exportación de minerales.
Fue en este momento que se desarrolló la industria aeroespacial y el país construyó una base para el lanzamiento de cohetes, con el objetivo de construir vehículos de lanzamiento de satélites. EMBRAER inició la fabricación del avión Bandeirante que, al igual que el antiguo “Bettle” y en sustitución de los obsoletos C-47, fue pionero en el despegue y aterrizaje desde los rincones más lejanos del país.
Nuestra Fuerza Aérea tenía un buen número de interceptores Mirage, cazas F-5, Xavantes y AMX; además de Tucanes y otros aviones. Los pilotos militares, entonces, volaron mucho más que los actuales.
Los militares, luego de pasar a la reserva, continuaron colaborando con sus experiencias para nuestro desarrollo, ya sea en el gobierno o en el sector privado.
El país estaba creciendo, había trabajo para todos. Los profesionales que se formaron en las universidades eran destinados al mercado laboral y no para el activismo ideológico y la militancia política, como en las décadas siguientes (1990 y primera y segunda décadas del 2000) con el ascenso al poder de la nefasta izquierda venal.
Quienes quisieron trabajar, producir, emprender y crear, en el momento al que me refiero, nunca fueron molestados en su trabajo por las autoridades. Los que vivían del robo, la malversación, el engaño, el narcotráfico y la conspiración contra el Estado, fueron combatidos por una policía dura y una justicia justa.
Así, con el regreso de las elecciones en 1985, el pueblo brasileño, influenciado por una máquina de propaganda manejada por hábiles comercializadores y apoyándose en dinero de fuentes externas e internas, eligió sucesivos gobiernos de izquierda y corruptos, con el objetivo de lograr el tan celebrado futuro que nos conduciría, definitivamente, al Primer Mundo.
Yo, que viví aquellos buenos tiempos de tranquilidad social, puedo asegurarles que la falsa imagen creada sobre el Movimiento Militar de 1964 fue propagada por el comunismo internacional, que hoy domina la mayoría de los países del mundo.
Después de todo esto que los brasileños han visto en carne propia durante las últimas tres décadas: fraude en licitaciones públicas; en elecciones; malversación de dinero público; contrabando de divisas; formación de pandillas; robos; nepotismo; sinecuras; equipar la máquina pública con activistas, desguace y desmotivación de las fuerzas armadas, etc., la posibilidad de convertirse en un país del Primer Mundo se ha vuelto cada vez más lejana.
Parece que la élite actual no está hecha del mismo tema que la antigua. Hoy piensan mucho en el presente y ya no en el futuro. Faltan estadistas y hombres públicos comprometidos con Brasil y con nuestro pueblo. Patriotas decididos a ofrecer la propia vida en defensa de la patria, el pueblo y nuestras instituciones. La mayoría de nuestra élite piensa solo en ellos mismos, su familia y su grupo. Los llamados privilegios de los altos cargos en los tres poderes de la república son los que atraen a estas últimas generaciones de brasileños. Después de años de autodefensa, en lo que respecta a salarios, beneficios y gratificaciones, nuestras autoridades públicas viven mejor que los empresarios más ricos; porque, además de la riqueza, tienen poder.
El actual mandatario, a pesar de sus buenas intenciones y honestidad, tiene en su contra los medios de comunicación y la clase artística, ambos destetados de los fondos oficiales; los parlamentarios de la vieja política de "es dando que recibes", acostumbrados a nombrar a sus padrinos para los cargos de jefes de gobierno en ministerios y empresas, con la intención de que estos desvíen recursos públicos a sus partidos y sus cuentas privadas en paraísos fiscales; muchos empresarios que prefirieron las pujas fraudulentas de los viejos gobiernos (donde sobrevaloraron sus precios) a las honestas del actual gobierno; facciones criminales y movimientos terroristas en el campo, que aún cuentan con la indulgencia de ciertas autoridades judiciales; las autoridades de la Corte Suprema, que han decidido ponerse del lado de la inconstitucionalidad en muchos de los asuntos que juzgan; aquellos profesores que viven en sus cátedras de toda la vida que no quieren volver a la escuela con el fin de la pandemia, prefiriendo pasar sus días en casa, recibiendo sus altos salarios y adoctrinando a los estudiantes a través de las redes sociales en internet; muchos soldados que trabajan a tiempo parcial por falta de alimentos en el cuartel y que esperan ansiosos el día de su retiro, ya que el equipo militar que tienen es precario o desguazado.
Otros militares, más ilustrados y en altos cargos, temen a los medios internacionales y a las veladas amenazas que hacen contra los patriotas nacionalistas, amenazándolos con juicios por tribunales internacionales si deciden defender el territorio nacional, la soberanía brasileña y nuestros intereses económicos, políticos, militares, psicosociales y tecnológicos. Estos militares son influenciados negativamente por el episodio de la denominada Comisión de la Verdad (iniciada en 2011 y finalizada en 2014), en la que muchos miembros del Movimiento Militar de 1964 fueron interrogados y condenados por la mencionada comisión, que solo incluía a personas vinculadas a los movimientos de izquierda que intentaron establecer un gobierno comunista en el país y fueron derrotados por los militares, con el apoyo de gente honesta y trabajadora del país. Las mismas personas que alentaron el Movimiento Militar de 1964 y las propias autoridades militares en activo, durante la labor de la citada comisión, abandonaron a su suerte a aquellos héroes de la patria que corrieron el riesgo de muerte para defenderlos en los años 60 y 70.
Otros militares, también en altos cargos, asimilaron el adoctrinamiento promovido en las tres décadas de gobiernos de izquierda, al que imaginan que deben el éxito de sus ascensos y carreras. Lo mismo ocurre en el Poder Judicial, elevado a los más altos cargos por manos de ex presidentes de izquierda, a quienes aún hoy sirven sin vergüenza.
En vista de todo esto, mis queridos lectores, ya no deseo que Brasil sea el país del futuro; lo que difícilmente ocurrirá con la permanencia de este aparato del Estado y con el mantenimiento de la situación internacional, donde ha llegado al poder, en la mayoría de los países, presidentes comunistas o socialistas. También sufrimos la posibilidad de injerencia de países extranjeros en nuestras próximas elecciones, en nuestra economía, en nuestras fuerzas armadas y en nuestra vida política y psicosocial. Entonces, lo que realmente quiero es que seamos el país del pasado; un pasado en el que ya vivimos y en el que éramos felices, pudiendo dormir con las ventanas abiertas, caminar por las calles de madrugada sin arriesgar la muerte, tener un trabajo con facilidad, planificar nuestro destino e imaginar que algún día seríamos el país del futuro.

Texto agregado el 21-10-2021, y leído por 31 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
22-10-2021 Interesante información.Gracias por compartir. Jaeltete
21-10-2021 "Estos militares son influenciados... por la Comisión de la Verdad, que solo incluía a personas vinculadas a... la izquierda que intentaron establecer un gobierno comunista en el país y fueron derrotados por los militares..." Revisionismo histórico, le llaman. A propósito, China, país comunista, es la primera potencia del mundo. El comunismo no ha fracasado, sino que sigue evolucionando. Corruptos y mentirosos descarados como Trump y Bolsonaro ya tienen cabida para el futuro. ValentinoHND
21-10-2021 Estimado Jober, hay que darse por muy satisfechos hasta ahora, al darnos cuenta de que el presidente es uno de los pocos mandatarios de todo el mundo, que no se vendió a la Elite. Eso es muuucho!!! Ojalá siga siéndolo!!! MujerDiosa
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]