TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / huapi / mundo ideal

[C:610650]

Palabras: Brillo, payaso felpita y aeróbico
Genero fantasía
Mundo ideal
Pablo estaba ansioso, pedía a gritos que le pasen la pelota, su posición era inmejorable. Él estaba cansado de perder contra los del 5B y esta era su oportunidad. Faltaban solo 5 minutos y el partido estaba 0 a 0. El timbre del recreo estaba por sonar y….como siempre soñó, la pelota vino hacia él de rastrón y le pegó un zapatazo de puntín clavándola en un ángulo ficticio que trazaba una línea imaginaria de aquel buzo en el piso hasta las manos del arquero y un poquito más. Juan, el arquero y capitán rival, se tiró hacia atrás como un gimnasta aeróbico pero no pudo contenerla. La pelota siguió su recorrido hasta dar con la ventana del primer piso, haciendo añicos el vidrio. Pablo exaltante por el gol, por el partido ganado, pero imaginando la repercusión de su acto, se sintió observado de mala manera por propios y ajenos.
- Anda a buscarla y hacete cargo- Le decía Juan enojado y con ojos rojos furiosos, mezcla por el partido perdido, como por el castigo que se venía para todos.
Pablo se mete en una zona completamente desconocida y abandonada del colegio para buscar la pelota. Sube las escaleras ya oxidadas esquivando escombros y llega al pasillo del primer piso, donde en la última puerta, estaba el viejo laboratorio y su pelota. Observó a lo lejos que por la rendija de la puerta salió un brillo que iluminaba parte del pasillo. Respiró hondo y abrió. Una luz brillante, blanca, cegadora lo recibió, mientras escuchaba unas risas del otro lado del salón y un ruido a la puerta que se cerró rápidamente. Pablo después de unos segundos empezó a ver siluetas y se froto los ojos para verificar lo que estaba viendo.
En la esquina izquierda de un largo salón, veía a 3 payasos tomando el té flotando sobre el piso. El té era lanzado desde un plato hacia arriba y los payasos, volaban con sus bocas abiertas para “atrapar” el líquido coloreado. Las masitas giraban alrededor de sus cabezas y con sus pies la pateaban para darle envión y que fuera a su panza directamente, donde eran absorbidos. Todos hablaban a través de la risa y sus nombres estaban escritos en sus trajes. Lo raro es que todos se llamaban “Felpita”, el payaso felpita. Más cerca de él había un par de payasos durmiendo, boca abajo, colgando como si fuera de una rama del árbol pero sin nada que los sujete. Sus ojos estaban bien abiertos, sin moverse y al respirar les salía una carcajada, muy contagiosa como una risa de un bebe.
Pablo divisa la pelota y el agujero que había dejado en la ventana. Como si fuera una ventanilla de un avión y por diferencia de presión, un par de payasos estaban succionados hacia afuera, mientras otros con sus bocas generaban una especie de malla que tapaba ese agujero y el contacto con el exterior. Al acercarse a la ventana, vio un par de payasos volando, a unos 5 metros del piso donde jugaban, caminaban, corrían, estaban haciendo exactamente lo mismo, como si fueran un joystick dirigiendo a los chicos que estaban en el patio de juegos. Un payaso por chico pero completamente invisibles para ellos. Ellos digitalizaban sus movimientos.
Pablo al acercarse a la pelota, ve en la ventana su reflejo, él caminaba a unos 50 cm del piso y al verse, se asusta, se había convertido en payaso. Él era otro payaso Felipita que giraba, saltaba y brillaba como todo un gimnasta aeróbico. Su idioma era la risa y así, al tomar la pelota entre sus manos, se trasladó al mundo de ensueño, al fantástico mundo de los payasos.

@nahuelroig24

Texto agregado el 12-11-2021, y leído por 36 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
13-11-2021 Un placer leer este hermoso cuento de fantasía Jaeltete
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]