TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / huapi / contacto

[C:610769]

- ¡Huy que nervios, estoy transpirando!- Decía Mariana.
- Pero, ¿cómo no vas a transpirar?, si no te quedas quieta. Además haces que todas corramos con vos.- Respondía María un poco agitada.
María sabia de la ansiedad de Mariana y que por sus nervios, rápidamente transpiraba. Ella era una de las tantas glándulas sudoríparas en la piel de Roberto Alié.
Él era un hombre de 35 años, abogado de profesión y deportista. Esa noche tenía su primera cita con Romina, una nutricionista que conoció en un grupo de entrenamiento.
- Ojala salga todo bien- comentaba Mariano una de las células de la dermis.
- Nosotros estamos preparados, listos.- agregaba a coro junto con su grupo de células de la mano.
- ¡Cierren los ojos que ahí viene!- gritaban desde lejos Atilio una de las glándulas, mientras una ráfaga de perfume los mojaba a todos.

Roberto ya estaba listo y en camino para ir a buscar a Romina. Iban a ir a cenar a un bodegón de la calle Defensa en San Telmo. Unos amigos se lo habían recomendado.

- Hola, como están?- practicaba al unísono Jorge y su grupo de células de la cara, mientras con una mezcla de galantería y caballerosidad, simulaban el saludo. Sabía que la primera impresión era la más importante. No querían empezar con el pie izquierdo.

Roberto, estaba alegre, puso en el estéreo su música preferida e iba cantando. Estaba relajado.

- Va a salir- parecían gritar al unísono las células de la dermis de diferentes partes de su cuerpo. Sobre todo las de las manos y de la cara. Recordando su última cita, con Andrea, donde un gélido rechazo, traspasaba todas las capas de la piel. Incluso se sentía en los pelos.

En esa ocasión, no hubo conexión y la cita se torno muy cuesta arriba. Las células se peleaban unas con otras y cada vez que había un contacto entre Roberto a Andrea, parecía que de ambos lados había una descarga eléctrica con dos polos iguales. Rechazo total. Él estaba seguro que no se repitiría esa situación.

- Basta de transpirar, ya llegamos- decía Mariana para sí misma, mientras Roberto le escribía un mensaje de whatsapp avisándole que había llegado.
- Todo va a salir bien!!!!!, vamos muchachos!!!- comentaba Jorge hacia su grupo.
- Estamos lindos!!!- seguía para darse fuerza, mientras Mariano estaba atento y asentía.

Romina aparece por la puerta de su edificio y va hacia su auto. Roberto, la estaba esperando afuera. Él quedo embobado por aquella belleza.
- Hola!!! se escucho decir, mientras un suave resplandor aparecía, una luminosidad se transmitía a sus células.
- Hola!!!- respondieron las células de él, mientras intentaban salir de aquel embobado estado en el cual habían quedado inmerso.

El primer contacto fue espectacular, una piel suave, cálida le devolvía el saludo. Fue corto y lindo. Su mejilla recibió el roce de sus labios y su fragancia quedo impregnada por un tiempo. Además, el contacto de su mano con su cintura, hizo que su piel se ruborizara y generara una sensación de placer, de empatía, pocas veces vivida.
Él había pasado la prueba, la piel de Romina, no se defendería de él como agente externo. Sus células estaban en sintonía. Había empatía entre los dos.

Texto agregado el 23-11-2021, y leído por 52 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
24-11-2021 Un ingenioso cuento con todos esos participantes corporales, presentes en la cita de Roberto y Romina. Muy bien. maparo55
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]