TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / bequeano / La falacia de la ideología de género y el principio de género de Hermes Trimegistus

[C:611097]

La falacia de la ideología de género y el principio de género de Hermes Trimegistus



Jober Rocha



Hermes Trimegistus, cuya existencia no se conoce con certeza y se calcula entre 1500 a.C y 2500 a.C, fue un pensador y legislador que vivió en la región de Nimus y autor de la Tabla de Esmeraldas. Al observar la insatisfacción de la gente de su tiempo, trató de revelar siete principios que describirían cómo funcionarían las cosas en este Universo imperfecto.

Sus principios se pueden encontrar en un documento llamado Caibalion, publicado en 1908. El séptimo de sus principios se conoce como el Principio de Género, que dice: Axioma, “El género está en todo: todo tiene sus principios Masculino y Femenino; el género se manifiesta en todos los planos de la creación”. Según él, toda la creación reproduciría en aspectos naturales, mentales y espirituales, las energías que derivan de lo femenino y de lo masculino.

Con este principio, Trimegistus, creo, quise decir sólo que, en el Universo todas las sustancias simples o compuestas, todos los objetos existentes y todos los seres vivos, animales o vegetales, poseerían un género que sería masculino o femenino.

En la antigua tradición china del Tao, la totalidad del Universo y la Naturaleza se manifiesta como el equilibrio armonioso y dinámico entre energías de dos polos opuestos: Yin y Yang.

Yin y Yang son conceptos del taoísmo que exponen la dualidad de todo lo que existe en el universo. Describen dos fuerzas fundamentales opuestas y complementarias, como lo masculino y lo femenino, la luz y la oscuridad, el día y la noche, lo bueno y lo malo, etc.

Tradicionalmente, el taoísmo se atribuye a tres fuentes principales: la fuente más antigua es la del mítico "Emperador Amarillo" que habría vivido entre el 2697 a. C. y el 2597 a. C. la fuente más famosa es el libro de aforismos místicos Tao Te Ching (Dao De Jing), supuestamente escrito por Laozi (Lao Tse), quien, según la tradición, era un contemporáneo más antiguo de Confucio (551 a.C.-479 a.C.) y, por último, la fuente de las obras del filósofo Zhuangzi (Chuang-Tse) (369 aC-286 aC).

Para la fecha en que vivió el Emperador Amarillo, la primera fuente pudo haber sido contemporánea de Hermes Trimegistus y las otras ciertamente fueron posteriores; lo que me lleva a suponer que el taoísmo pudo haber tomado el principio de yin y yang del principio de género de Hermes Trimegistus;

El zoroastrismo, mazdeísmo o parsismo, a su vez, es una religión y filosofía fundada en la antigua Persia por el profeta Zaratustra, a quien los griegos llamaban Zoroastro. Es una fe multifacética centrada en una cosmología dualista del bien y el mal y una escatología que predice la conquista final del mal con elementos teológicos de henoteísmo, monoteísmo / monismo y politeísmo. Para algunos estudiosos, los puntos clave de las principales doctrinas zoroástricas sobre escatología y demonología, como la creencia en el paraíso, la resurrección, el juicio final y la venida del mesías, llegarían a influir en el judaísmo, el cristianismo, el islam y otras religiones. La vida de Zoroastro se situaría entre el 1500 y el 1200 aC; por lo tanto, también pudo haber sido contemporáneo de Hermes Trimegistus.

Las enseñanzas de Trimegistus también deben haber sido seguidas por Manes, Mani o Maniqueo en el siglo III (216-274). Maniqueo fue un filósofo herejía que creó una filosofía religiosa sincrética y dualista que dividía el mundo simplemente entre el Bien, o Dios, y el Mal o el Diablo.

El hecho es que desde los siete principios de Hermes Trimegistus, sus afirmaciones han sido adoptadas y expandidas por diferentes religiones en diferentes partes del mundo. En religión, como en filosofía y ciencia, los pensadores sucesores casi siempre recurren a sus predecesores para formular sus nuevas creencias, ideologías, tesis o teorías.

Así, desde la antigüedad más remota, los géneros masculino y femenino han sido considerados como los únicos que definen la naturaleza de la materia viva e inanimada. Como tal, la familia, la célula madre de la existencia de asentamientos humanos, pueblos, ciudades, países y naciones, está formada por un ser masculino y por otro femenino. De la existencia de la familia surgió el patriotismo; es decir, el sentimiento de sentirse ligado a la comunidad cultural, lingüística, histórica y territorial identificada como Patria.

En el mundo actual, con el surgimiento de la idea de establecer un Nuevo Orden Mundial que redujera la población del planeta y poner fin al patriotismo para elegir un gobierno mundial, comunista o socialista por naturaleza, con una moneda única, un territorio único, una sola lengua y una sola religión, sería necesario, por tanto, deconstruir la familia, la célula madre que dio origen a todo esto.

La forma de deconstruir la familia, encontrada por los ideólogos de este Nuevo Orden Mundial, fue, mediante una falacia, intentar crear una Ideología de Género.

En https://doi.org/10.1590/ES0101-73302017165522 encontramos que uno de los autores que ha propagado el concepto de ideología de género, vista desde la perspectiva de la imposición de ideas, es el argentino Jorge Scala, especialmente a través de conferencias y el libro Ideología de Género: neototalitarismo y muerte de la familia (SCALA, 2015).

En una entrevista concedida en 2012 y disponible en Internet, Scala define la ideología de la siguiente manera:

“Una ideología es un cuerpo cerrado de ideas, que parte de un falso presupuesto básico, que por eso debe imponerse, evitando todo análisis racional, y entonces surgen las consecuencias lógicas de este falso principio. Las ideologías se imponen utilizando el sistema educativo formal (escuela y universidad) y no formal (medios de propaganda), como hicieron los nazis y los marxistas”. (SCALA, 2012).

“Su principal y falso fundamento [de la ideología de género] es este: el sexo sería el aspecto biológico del ser humano y el género sería la construcción social o cultural del sexo. Es decir, cada uno sería absolutamente libre, sin ningún condicionamiento, ni siquiera biológico, para determinar su propio género, dándole el contenido que quiera y cambiando de géneros tantas veces como quiera”.

“Ahora bien, si eso fuera cierto, no habría diferencias entre hombres y mujeres, salvo las biológicas; cualquier tipo de unión entre los sexos sería social y moralmente buena y todo sería considerado matrimonio; cada tipo de matrimonio daría lugar a un nuevo tipo de familia; el aborto sería un derecho humano inalienable de la mujer, ya que ella sola queda embarazada; etc. Todo esto es tan absurdo que sólo se puede imponer con una especie de “lavado de cerebro” global [...]. El género destruye la estructura antropológica íntima del ser humano... ”(SCALA, 2012).

“En la misma dirección, encontramos: “Las expresiones “género” u “orientación sexual” se refieren a una ideología que busca encubrir el hecho de que los seres humanos están divididos en dos sexos. Según esta corriente ideológica, las diferencias entre hombres y mujeres, además de las evidentes implicaciones anatómicas, no corresponden a una naturaleza fija; pero, son el resultado de una construcción social. Sigue el famoso aforismo de Simone de Beauvoir: “No naces mujer, te hacen mujer (sic)”. Así, bajo el término “género”, se presenta una nueva filosofía de la sexualidad”. (RIFAN, FA 2015. La ideología del género).

Según un documento de la Confederación Nacional de Obispos de Brasil CNBB:
“Quienes adoptan el término género no quieren combatir la discriminación, sino deconstruir la familia, el matrimonio y la maternidad y, de esta manera, fomentar un estilo de vida que fomente todas las formas de experimentación sexual desde la edad joven".

Basado en la propuesta de la Declaración de las Naciones Unidas sobre Orientación Sexual e Identidad de Género, que fue una iniciativa holandesa y francesa apoyada por la Unión Europea (que intenta dar legalidad mundial a una falacia), presentada a la Asamblea General de la ONU el 18 de diciembre de 2008 y que dice, entre otros: "La identidad de género se refiere a la experiencia de una persona con su propio género. Las personas transgénero tienen una identidad de género que es diferente del sexo que se les asignó al nacer. Una persona transgénero se puede identificar como hombre, mujer, trans-hombre, mujer-trans, como persona no binaria o con otros términos (...) "; en muchos países, las secretarías de educación se han visto obligadas a incluir el “género” y la “orientación sexual” en los planes educativos como criterios para implementar las políticas educativas.

Intentan, de esta forma, cambiar la comprensión de profesores y alumnos para que empiecen a considerar a la familia como una pareja de hombres o mujeres y, así, que esta célula madre termine sin crear nuevas vidas y sin dejar descendientes, buscando una reducción de la tasa de natalidad mundial.

Intentan, además, cambiar nuestro propio lenguaje, para incluir un género neutro inexistente, con el fin de desnaturalizar la existencia de géneros únicamente masculinos y femeninos.

En https://tab.uol.com.br/noticias/redacao/2020/10/07/linguagem-neutra-proposta-de-inclusao-esbarra-em- questoes-linguisticas.htm encontramos que “lenguaje neutral, o lenguaje no binario, propone una modificación en el idioma portugués para incluir personas trans no binarias, intersexuales y aquellas que no se identifican con los géneros femenino y masculino. La idea es crear un género neutro para referirse a colectivos o alguien que no encaja en el binarismo...”, como si fuera posible que alguien o algo no perteneciera a uno de estos dos géneros. Los seguidores del Nuevo Orden Mundial quieren imponer que el sexo y el género son conceptos separados. El sexo, según ellos, se referiría al aspecto biológico, masculino y femenino. El género, sinónimo de sexo, es definido por ellos por tener significados sociales, culturales e históricos asociados con los sexos y trataría de la interacción entre el sexo y la identificación mental y psicológica del individuo.

En el centro del debate actual, se libra una batalla para establecer quién determina el género y qué efectos tendría esto en términos legales, políticos y sociales. ¿Se acabaría la familia tradicional? ¿Se convertiría el Estado en el dueño de los niños por nacer? ¿Los nacimientos serían programados por el Estado? ¿La tecnología para criar seres humanos en incubadoras prescindiría del contacto sexual entre padres y madres? ¿Cuál es la población ideal para un mundo auto-sostenible? ¿Se implementará finalmente el Nuevo Orden Mundial?

Estas preguntas, mis queridos lectores, yo creo que sólo las puede responder Aquel que creó el Universo y que, según Hermes Trimegistus, hizo que el Género estuviera en todo, que todo tiene sus principios Masculino y Femenino y que se manifiestan en todos los planos de la creación.










Texto agregado el 03-01-2022, y leído por 218 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]