TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / bequeano / La evolución del espíritu y de la materia y el principio del ritmo de Hermes Trismegistus

[C:611140]

La evolución del espíritu y de la materia y el principio del ritmo de Hermes Trismegistus

Jober Rocha


Como mencioné en trabajos anteriores, Hermes Trimegistus (quien vivió entre 1500 a. C. a 2500 a. C.), pensador y legislador en la región de Nimus y autor de la Tabla Esmeralda, ya observando el descontento de la gente de su tiempo, buscó divulgar siete principios que describirían cómo funcionarían las cosas en este Universo imperfecto. Sus principios se pueden encontrar en un documento llamado Caibalion, publicado en 1908.
Hermes hablaba y escribía en términos que muy pocos entendían en su época; es decir, sólo aquellos contemporáneos que habían sido iniciados por él. Por esta razón hablamos hoy de conocimiento Hermético, de Hermes, para significar el conocimiento, estudio y práctica de la filosofía y la magia oculta, asociado o no con escritos atribuidos a Hermes Trismegistus o 'Tres veces-Gran Hermes'.
Su quinto principio se llama Ritmo y menciona:
Principio del ritmo: Axioma, “Todo tiene reflujo y flujo, todo tiene sus mareas, todo sube y baja, el ritmo es la compensación”.
Cada filósofo, pensador, religioso o científico tiene su propia interpretación de los siete principios de Hermes Trimegistus publicados en Caibalion (o Kaibalion).
En este texto daré mis interpretaciones particulares del quinto principio, habiendo publicado ya mis opiniones sobre los demás principios en otros textos anteriores.
Creo que Trimegistus, con este principio, quiso indicar que el Universo es un ser vivo; es decir, a la vez que tiene materia, tiene vida y que ambas están entrelazadas. El ritmo es la compensación, según él.
Creo que ese ritmo es una de las firmas del Creador, porque en el Caos no habría ritmo.
La vida del hombre está rodeada de sucesos rítmicos todo el tiempo. A partir del embarazo, con los latidos del corazón; luego con otras frecuencias biológicas, como respirar, parpadear, caminar y los sucesos repetidos de sueño y vigilia, hasta el final de nuestra existencia.
Las frecuencias biológicas del propio cuerpo fueron fundamentales para las nociones de tiempo y la creación del reloj, así como para el desarrollo de artes relacionadas con el tiempo como la música, la poesía y la danza.
A partir de estos conceptos, queda clara la importancia que tiene el ritmo en nuestra vida, tanto a través de influencias externas como internas. El desarrollo y mejora del ritmo cobra mucha importancia, ya que el ser humano depende de él para todas las actividades que va a realizar, ya sea en la vida diaria, profesional, deportiva y de ocio.
Con la frase 'Todo sube y baja, todo tiene sus mareas', creo que Trimegistus quiso mencionar que aunque la materia y el espíritu son indestructibles, ningún evento que involucra a ambos es eterno.
Tanto los espíritus virtuosos como los viciosos desencarnan; los imperios del bien y del mal se desmoronan; las ciudades pequeñas y grandes sucumben a los cataclismos de la naturaleza, que siempre está cambiando. De esta forma, la materia y el espíritu siempre se renuevan y evolucionan, a pesar de sus eternidades.
'El ritmo es una ley universal a la que todo se somete', afirma Pierre Berger en su obra 'De los ritmos al caos' (Unesp, SP. 1996).

Mientras nace una vida, otra vida muere en esta eterna renovación, en este flujo y reflujo.
No creo que Trismegisto fuera un enviado del Creador como tantos otros que luego se manifestaron sobre cosas del espíritu y refiriéndose a ser mesías o portadores de la palabra del Creador para llevar al rebaño humano, descarriado, de regreso al Camino correcto. El camino correcto para los rebaños, solo hay uno: el matadero.
Trimegistus, creo, si realmente existió, fue solo un ser humano inteligente, intuitivo y racional, fuera de su tiempo; ese tiempo en el que, como imagino, prevaleció la ignorancia, la creencia y la superstición.
Si por casualidad no existió y sus escritos fueron el resultado de la mente de una élite pensante y reunida en alguna secta religiosa, el mismo razonamiento es válido.
Esto, mencionado hasta ahora, no significa que yo no crea en la existencia de una entidad Creadora. Pienso, sin embargo, que esta Entidad no interferiría en su creación; porque Ella, siendo tan poderosa como para crear un Universo infinito y eterno, no hubiera hecho un 'proyecto de vida humana' con fallas, para que luego tuviera que enviar unos supuestos mesías para arreglar su obra. Pensar así, sinceramente, es juzgar mal a nuestro Creador. Los defectos que imaginamos que existen en este 'proyecto' pueden, en realidad, no ser defectos, sino componentes intrínsecos y necesarios del 'proyecto'.
Recordemos que la evolución se da de forma dialéctica y, como tal, necesita vicios y virtudes, aciertos y errores. Así sintetizamos nuestro progreso material y espiritual. Una vida de virtudes únicas impediría nuestra evolución, de la misma manera que una Naturaleza sin clima y sin estaciones evitaría el desarrollo del Reino Vegetal y, en consecuencia, también del Reino Animal.
El Creador nos dejó evolucionar, ya que nadie puede evolucionar por otro. Esta es una experiencia personal. Creo que nunca se involucró, con parcialidad, para atender solicitudes de excepcionalidad; no importa cuánto recen tus criaturas, ruegan y se sacrifican para obtener su intención.
Por otro lado, los de nuestro planeta que se presentan como interlocutores entre el Creador y las criaturas, sin duda, aprovechan la credulidad, la superstición y la ignorancia humana para enriquecerse, ganar poder y dominación.
La edad del planeta Tierra es de 4.540 millones de años. El surgimiento de la vida habría comenzado hace 3.500 millones de años. Nuestra información sobre ciencia, filosofía y religión se remonta solo a miles de años; es decir, son precarios y recientes. Cientos o miles de civilizaciones pueden haber aparecido y desaparecido en el planeta, en la vorágine del tiempo, sin el menor conocimiento de ellas, enterradas como estaban por los cataclismos de la Naturaleza.
Nuestro supuesto Creador también puede haber sido algún agente sideral del verdadero Creador, quien, debido al hecho de que se encuentra en una etapa tecnológica mucho más avanzada, nos ha creado para algún propósito en particular, cuyo alcance no conocemos hasta el momento. Aquí en el planeta, los agentes de este agente se habrían quedado, para guiarnos y mantenernos bajo sus dominios hasta alcanzar los objetivos que se proponían.
Lo único que me llama la atención es el hecho de que un Creador, que puede hacer cualquier cosa, no necesitaría producir una explosión, como el llamado Big Bang de los científicos, para crear un Universo infinito, dentro de otros universos infinitos. El Big Bang trata de explicar el surgimiento del Universo a través de una explosión ocurrida en el Caos, lo que ya es difícil de entender; sin embargo, ¿cómo explicar la existencia de los infinitos Universos existentes, además del nuestro? ¿Todos ellos también surgieron a través de explosiones? ¿Al mismo tiempo? ¿Qué pasa con los llamados Universos Paralelos? ¿Habían surgido también de explosiones?
El Creador, a menos que le gusten los espectáculos pirotécnicos, no necesitaría nada de esto propuesto por los científicos (que intentan justificar sus sueldos presentando teorías que la mayoría de los seres humanos, porque no las entendemos, creemos y alabamos a sus autores) para crear Universos infinitos en el Universo infinito. Por otro lado, si el Universo no fue creado; es decir, siempre ha existido y existirá, ¿qué propósito se propone?
Los diccionarios definen el propósito como lo que desea lograr; lo que está tratando de lograr.
Nada se hace sin un propósito y esto también es una ley cósmica. Por lo tanto, Creado o no, el Universo debe de tener un propósito. ¿Cuál sería el propósito del nuestro y el de los otros universos? ¿Brindar apoyo de por vida para que los espíritus puedan desarrollarse en contacto con la materia? Por qué los espíritus no se desarrollan en forma espiritual y necesitan encarnar y reencarnar; es decir, tener contacto con la materia? ¿Sería realmente necesario un trabajo de proporciones gigantescas como estos Universos infinitos, solo para hacer evolucionar a los espíritus no desarrollados?
Con cada pregunta que se hace, queda claro nuestro total desconocimiento sobre un tema tan interesante y controvertido. Creo que ningún filósofo científico o religioso, desde la más remota antigüedad, ha tenido las respuestas que nos satisfarían a todos, por ser verdaderas y lógicas y que justificarían la realización de tanto esfuerzo por parte del Creador; si hubo algún esfuerzo por parte del Creador en ese momento...
Como nadie sabe nada y todo son conjeturas, cada uno se aferra a esa escuela o teoría que más le satisface por dentro. Los fieles se apegan a lo que les parece la verdad y apoyan con los frutos de su trabajo a aquellos sacerdotes cuya profesión es convencerlos de que están en el camino correcto y serán recompensados en otra vida.




Texto agregado el 08-01-2022, y leído por 201 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]