TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / bequeano / La brevedad de la vida y la longevidad de los sinvergüenzas

[C:611208]

La brevedad de la vida y la longevidad de los sinvergüenzas



Jober Rocha



La esperanza de vida en Brasil sería de 76,8 años en 2020. Un estudio coordinado por la investigadora brasileña Márcia Castro, del Departamento de Salud Global y Población de la Universidad de Harvard, estimó, sin embargo, que la pandemia redujo esa expectativa en 1,8 años en 2021.
Superada ya esta vida media, me alegra reconocer que la ciencia estadística, por suerte, nos ha reservado otras medidas de dispersión, como la amplitud, la desviación, la varianza y la desviación estándar; así como otras medidas de tendencia central además de la media, como la moda y la mediana.
De todos modos, habiendo superado la media, cualquier persona prudente, que reconoce que la vida es corta, se pone 'la barba a remojar', como dice el dicho popular.
Lucius Aneu Séneca (04 d. C. – 65 d. C.), abogado, escritor, intelectual y filósofo del Imperio Romano, fue el autor de un famoso libro, llamado 'Sobre la brevedad de la vida', escrito para instar a su suegro Pompeyo Paulinus a renunciar a sus cargos públicos y llevar una vida tranquila en el campo.
En una parte del libro le dice a su suegro:
"La vida, si es bien empleada, es bastante larga y nos ha sido dada con gran generosidad para la realización de tareas importantes".
“Por lo tanto, cuando veas a menudo una toga fingida o un nombre famoso en el foro, no lo envidies: estas cosas se adquieren a costa de la vida. Para vincular su nombre a un solo año, consumirán todos sus años”.
“A algunos la vida los abandonó en las primeras etapas, antes de que alcanzaran alturas ambiciosas; a otros, después de haber subido a la cumbre de los honores a través de mil deshonestidades, surge el triste pensamiento: ¡haber trabajado tanto por una inscripción en una tumba”!
Aunque escrito en el año 64 dC, según algunos historiadores, los mensajes de Séneca son muy actuales si se comparan con la situación política del mundo actual.
Séneca, sin embargo, no menciona en su obra el hecho de los males que cualquier autoridad sinvergüenza puede practicar en una vida, aunque sea breve, y, sobre todo, los innumerables daños que puede causar a las personas que tienen una larga vida, que parece ser prerrogativa de los sinvergüenzas.
Las personas bondadosas y virtuosas tienden a ser efímeras, según la voz del pueblo. Pocos son los santos que no murieron en la flor de la vida y lograron vivir hasta la vejez. William Shakespeare dijo una vez: ¡La vida es demasiado corta! Pasar este momento vilmente sería un desperdicio.
Pero los sinvergüenzas no piensan así, porque hay muchos viciosos que se quedan en el poder de por vida, decidiendo la vida y muerte de las personas durante sus largas existencias, en las que no cogen ni una simple gripe. Sus arterias, a la edad de ochenta años o más, si las observan los cardiólogos, están tan limpias y sin obstrucciones como las de un bebé recién nacido.
Llego a pensar que el mal diluye la sangre, evita la formación de coágulos, aumenta el número de plaquetas, reduce el colesterol malo y aumenta el bueno, disminuyendo el ácido úrico y la glucosa.
Los virus mismos parecen ser selectivos en sus nefastos viajes a través de los continentes del planeta. Pasan golpeados por malos personajes y, como tigres y leones, buscan sólo las gargantas de los buenos abuelos, los buenos padres y los buenos hijos.
Yo sé que esto es cierto, porque casi nunca atacan a ninguna autoridad, prefiriendo siempre al populacho. Tanto es así que los hospitales populares se llenan en tiempos de pandemia, como ahora; pero los hospitales de las élites siempre tienen vacantes para esas pocas autoridades contaminadas que, habiéndose mezclado con el pueblo, han sido confundidas con miembros del rebaño por los pobres virus de la mala vista.
Los sinvergüenzas, además de vivir muchos años, suelen tener una enorme descendencia que los perpetúa en el poder. Sus grandes familias dominan sectores de la vida económica en cualquier país, en todas las regiones y en todas las profesiones. Incluso si algunos son efímeros, nunca nos libraremos de sus malas influencias póstumas en nuestras (estas sí) breves existencias.
Frente a estos maestros en el arte de engañar, dominar y mantenerse eternamente en el poder, “Todos somos aprendices. La vida es tan corta que no es suficiente”, dijo una vez Charles Chaplin.
Mirando la cuestión desde su lado metafísico, me imagino que el Creador les dio a los sinvergüenzas una vida más larga por varias razones: la primera de ellas debe ser para mantenerlos alejados por más tiempo, lejos del centro del poder de la creación, aislados en un pequeño planeta de una diminuta galaxia, de uno de los más lejanos de todos los universos infinitos que creó.
En segundo lugar, creo que este es un planeta al que todos vinimos a hacer un curso de supervivencia, sin que nos demos cuenta. Muchos imaginan que vinimos aquí en busca de la felicidad, para ser felices de encontrarla y disfrutarla, pero yo no me lo creo.
En el plan de estudios, desconocido para nosotros, de este curso de supervivencia en el que nos inscribimos obligatoriamente, está ciertamente el tema 'Cómo aprender mientras se sufre'.
Por supuesto, tendríamos que tener buenos maestros que enseñaran un tema tan importante en nuestro desarrollo espiritual. Imagino que nuestras canallas autoridades son los ilustres maestros designados por el Creador, cuya misión sería ponernos a prueba hasta el límite de nuestra resistencia, para ver cuánto sufrimiento podemos soportar, sin quejarnos.
Las cátedras suelen ser vitalicias y los buenos profesores son difíciles de conseguir; por eso imagino que cuentan, aunque sean grandes sinvergüenzas, con los favores del Creador para una vida más larga que la nuestra y, además, como paga por sus servicios prestados.
Caso las cosas sean distintas de esta manera por mi imaginada, no veo otra razón para la discrepancia que da título a este texto y me vería, por ello, obligado a abdicar de todas mis creencias y convicciones en un Supremo Creador que todo puede hacer, saber y ver.
Entrando en depresión poco tiempo después y comenzando a tomar medicina con franja negra, sería fácilmente contaminado por el materialismo marxista y por los postulados de Antônio Gramsci, verdaderos virus malignos que irían penetrar mis ideas y convicciones, transmitidos que habrían sido a través de mi contacto, sin la máscara, con algún activista político de izquierda y, en un futuro cercano, me convertiría en mi propio verdugo, retroalimentando una red malvada que solo ve sus propios intereses privados y conspira contra los de las poblaciones de todo el mundo.






Texto agregado el 17-01-2022, y leído por 235 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
18-01-2022 Hay un Dios que no acepta la Usura, que condena la pedofilia, que le dijo al joven Rico que diera todo lo que tenía para seguirlo, que le dijo a los sionistas que son una estirpe de víboras, yo que usted comenzaría a juzgar a los malditos de su sector que usted protege para ver si tiene la posibilidad de ganarse el cielo, aunque dudo que vaya a los libros para sanarse de sus dogmas. De sus asquerosos dogmas. Legnais
18-01-2022 Sabe que la filósofa del Capitalismo llamada Ayn Rand es la inspiradora del Satanismo de Antor Zsandor Lavey, o que desde el ascenso del Sionista Bolsonaro las cosas en Brasil fueron mal, un 11% de Inflación y un 16% de Censantía, subieron las tasas de crímenes y la polarización, porque el dios que usted sigue evidentemente no es el mismo Dios que sigo yo. Legnais
18-01-2022 En el año 1992 se escribe el hombre Light que es una crítica al Liberalismo, por su hedonismo, individualismo y teleprogramación a través de la ingenería social, ellos promovieron la debacle moral que ahora usted intenta endilgarle al progresismo, pero le cuento que las primeras leyes lgtb, que sacar a la iglesia del estado, que la destrucción de la familia se produjo a través del dogma liberal. Legnais
18-01-2022 Mi señor Jesucristo que evidentemente va en contra de adoradores de pedófilos Católicos como es usted, vivió y solo necesitó 33 años para mostrarnos la eternidad. Dudo que te hayas leído a Gramsci, a Marx y estúpidamente confundes los autores del posmodernismo como Herber Marcuse, Foucault, Dérrida que aunque Posmodernista todos absolutamente todos son Liberales. Legnais
18-01-2022 más que una reflexión... es un relato casi, casi ideológico sin fundamento... gabov
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]