TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Morirse / aburrirse

[C:612333]











No sé, vos decime cuál será el tema de conversación. Porque yo sé que no querés conversar, vos querés ver mi dedo índice acariciando mi clítoris, escucharme gemir, hacerme desear que estés aquí para que me des mi merecido. Pero no querés conversar. Vos querés saber qué cosas te puedo hacer con la lengua, que te describa cómo es mi ropa interior y cómo me movería si me tuvieras encima. Vos no querés conversar. Si quisieras, no estarías intentando llevar la plática a ese punto. Conozco a los de tu calaña. Todos los hombres son de tu calaña.

En mi tiempo libre me gusta echarme en el sofá de mi taller y quedarme en blanco viendo al techo. En realidad podría hacerlo en cualquier parte, en cualquier momento, pero odio llamar la atención. Paso muchas horas lastimándome. Mi pasatiempo favorito es cortarme la piel y verme sangrar. No, no bromeo. Eso me ayuda a cambiar la angustia de algo inexistente por el dolor de algo real. Respiro hondo, contengo la respiración, sostengo la presión necesaria para que la navaja rompa la piel. Mi piel bonita, sí. Te gusta mi piel, ¿huh? ¿Se te pone dura con solo imaginar lo suave que es? Qué indecente sos, casi no creo la suerte de haber encontrado tremendo semental virtual, todo un Marqués de Sade, pues. Sin embargo, yo no siento la misma emoción, disculpá la franqueza. La foto de tu verga escuálida me da asco, sobre todo porque te dije desde el principio que no me interesaba verla y que si esa era la condición para platicar, podías detenerte ahí mismo. Pero seguiste. Te atreviste. Querés darme mi merecido y me vas a convencer de que quiero que me lo des, ¿cierto? Pobre, pobre imbécil. Casi te tengo más lástima de la que me tengo a mí misma por soportar estas tonterías con tal de tener a alguien con quien… conversar…

Je.

Voy por mi tercer año y sí, necesitás ser muy paciente para darles clases a niños tan pequeños. Soy muy paciente, es cierto. Pero ser paciente se me da naturalmente. Paciencia o tolerancia o que casi nada me importa, no sé, el punto es que no se me complica. Hay otras cosas que sí se me complican. Dominar esa parte mía tan propensa a la autodestrucción, por ejemplo. Tengo pensamientos suicidas de manera constante y una caja de pastillas que no me atrevo a tomar pero que tampoco quiero tirar a la basura… ¿Qué decís? ¿Que vos podrías ayudarme? Sabés, hace un rato estaba vuelta un desastre, ansiosa, desesperada dentro de mi cabeza. No puedo describirlo. Durante el día procuro cumplir con mis obligaciones y no pensar en mí. Pero en la noche es cuando comienza lo difícil, porque estoy sola y deseo que alguien me platique sobre los desastres del mundo mientras escuchamos música o tomamos café. Quien sea, no importa, solo quiero a alguien que desee pasar tiempo conmigo sin pretender que pasemos a otro nivel y aunque nuestra interacción no ha sido como me hubiera gustado, me ha bajado las ganas de abrir la caja de pastillas, a pesar de todo, así que sí, me has ayudado. Que me ayudarías haciéndome el amor hasta que se me vaya la tristeza, decís. Mirá qué idea tan brillante. Imposible que se le haya ocurrido a alguien más. Cuando una mujer tiene una crisis, nadie piensa que le hace falta una buena cogida, siento que has llegado a una conclusión grandiosa…

Igual, yo ya disfruté y padecí el sexo, de verdad, no en mensajes, y no necesito esas propuestas que me hacés. Conservo un recuerdo bastante vívido de hombres hambrientos que pasaron horas saciándose de mí, que me llenaron de saliva y semen y, mirá qué curioso, prestá atención porque esta es la parte extraña: de su llanto de niño roto. Si hubieras visto sus lágrimas, la forma en la que sollozaban sobre mis tetas, la manera en la que se estremecían cuando besaba sus frentes. Ellos también quisieron castigarme, quién sabe por qué; también quisieron darme mi merecido y yo me desnudé curiosa y complaciente, esperando recibirlo. Los besé despacio y a pesar de sus amenazas los acaricié con ternura. ¿Y sabés qué sucedió? Que en lugar de hombres que me sometieran encontré muchachitos desvalidos que se abrazaban a mis caderas mientras rogaban que no los dejara. Mis caderas son anchas, sí. Vos me recordás a aquel compañero de trabajo que se me acercó al oído mientras intentaba explicarle cómo funciona un programa, se acercó solo para decirme que yo le encantaba porque conmigo no tenía que decidirse entre tetas y nalgas ya que tengo de las dos. Sos igualito. No, no me has ofendido. Estoy acostumbrada.

En cuanto a cómo estoy vestida, llevo puestos los pantalones de mi pijama, nada más. No, no estoy excitada, ni poquito. Imposible después de eso que dijiste, que imaginás que los pezones se me ponen «duros como roca». ¿Quién dice esas mierdas sin cagarse de risa? De todos modos, no te preocupés, no te voy a poner en vergüenza. Esos hombres de los que te hablé también salían con estupideces así o con cursilerías increíbles. Quizás por eso respiraba aliviada cuando se iban y mi apartamento volvía a ser mío y podía lanzar por la ventana las flores que me dejaban en la cama. ¿Ves? Esa es la razón por la que no me gusta meterme en relaciones de ese tipo y menos con hombres débiles. Claro, aprendés a identificarlos con el tiempo, estudiando sus frases, la manera en que te abordan. Vos sos un hombre débil, no me cabe la menor duda. Solo mirate, envalentonado por tu cara bonita, con esa actitud de tener la situación bajo control mientras seguís intentando sacarme una foto; mirá cómo insistís en que te diga cosas sucias, cómo seguís preguntando si estoy mojada y si me gusta que me la metan por el culo. Pobre, pobre imbécil. Agradecé que no me tenés cerca y que no tengo ganas de que me castiguen.

Estaría a punto de volverte añicos.



















Texto agregado el 14-05-2022, y leído por 277 visitantes. (11 votos)


Lectores Opinan
20-05-2022 venía a decirte que tu texto se lo di a leer a varias personas porque es muy revelador y directo, todos quedaron bastante impactados, hay muchas reflexiones que se pueden hacer cafeina
16-05-2022 Hay mucha crisis en este mundo que impide respirar el aroma de un rosal florecido. remos
15-05-2022 Recuerdo este texto la 1ra. vez que lo leí. Me causó impacto la crudeza del relato la verdad desenfadada y, por supuesto, lo bien escrito. Saludos, sheisan
15-05-2022 ¿Fantasía? ¿Realidad? La mente lo hace real. Si es fantasía; muy real. Si es realidad. Menudo conflicto con la vida, con vivir. Cinco aullidos lejanos Steve
15-05-2022 hay un modelo de acosador aún peor: el que sabe esperar, espera hasta provocar angustia extrema por el increíble balance entre desinterés y excitación. es un acosador astuto, paciente, que logra finalmente su objetivo invirtiendo los roles, elige muy bien a sus víctimas, se alimenta de palabras sueltas que va ilvanando a lo largo de meses, todo llega para el que sabe esperar cafeina
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]