TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / peco / Viajando Con Mi Amigo El Rico

[C:613649]

No he dedicado un tiempo para precisar, sí el efecto es el mismo, cuando se trata del que aparenta serlo, ó con quién de verdad lo es. Aunque lo que es infalible, es que los demás no confunden ambas cosas. Por lo que aclaro, que hablo de mi. ¡En lo de la duda!

Y lo primero es que sí el viaje es largo, sé cree que el dueño del carro es él. Y qué de no serlo, de seguro que cubre la gasolina y el peaje. Amén, de que en las paradas para ‘picar’, él también las paga. Y la creencia continúa, sí hay que usar un hotel para descansar.

Pero llegado a este punto, es menester observar, que antes de los GPS, el rico era quién sabía de direcciones. Y quién escogía la ruta. Pero en caso de una equivocación, sé la cargaban al que ‘iba de bola’. Y al arribo, siempre al ‘comité de recepción’, sé le ancla el idioma en el fijo uso verbal de la segunda persona del singular.

Además, sé incurre en la pérdida del plural: “Té tengo un chivito qué no sé quiere para nada Y Marcia desencamó los mangos que té gustan”. “Y ¿sí no me equivoco? El abuelo té consiguió el vino aquel, de la vez pasada. Pero acabas de entrar y siéntate”. Qué después de hacerlo en el sillón de lujo que le acercó la doña, el marido afirma: ¡Caray, ese sillón jamás ha sido más prestigiado que ahora!

Mientras que yo, por motu propio, caí molido é ignorado sobre el banco que nadie me ofreció. Entonces, la abuela, por vocación religiosa, intentó sacarme del anonimato: ¡saluden ‘también’ a Prudencio! Él sabe qué ‘también’ es bienvenido---acota el anfitrión---sin mirarme.

Pero la cosa, en caso de pernoctar, adquiere el peor de los matices: el lecho nupcial de la pareja, es ofrecido en mitad de la cena a mi amigo. Quién en lo profundo de su ser, disfruta del tratamiento recibido. Porque considera que su estatus no es para menos. Ya que todo, es el producto de su esfuerzo, de su inteligencia, de su bonito cerebro.

En cambio, mi dormitorio me traerá un conflicto con los niños de la casa. ¡Claro! Es el lugar de sus cosas, tanto en los días de asuetos, como en los escolares. Porque allí están sus notas, sus juguetes, sus computadoras y el temor de perder su cama, con el peso del viejito regordete.

Pero lo ‘bueno’ ---para mi--- era que yo aportaba el contraste necesario para que mi amigo el rico, recibiera la bendita pleitesía.






















Texto agregado el 09-09-2022, y leído por 150 visitantes. (6 votos)


Lectores Opinan
11-09-2022 Asi funciona la sociedad, poderoso caballero es don dinero. Al rico los oropeles y al pobre si alcanza que le den papeles. Abrazo mi buen. sendero
10-09-2022 Entretenido tu relato. A lo largo de la humanidad desde que se inventó el dinero se le ha sacado humor a esa condición de vida. A nuestro amigo de escasos recursos, viejo y regordete, le tocó la incomodidad, afortunadamente en la humildad, más que humillación es costumbre aceptar esas situaciones como bendición. azariel
10-09-2022 Poderoso caballero es don dinero. Cuando muere un rico lo envuelven en ricas telas. ¿Serán más aristocráticos los gusanos? Clorinda
09-09-2022 Je, je, a veces la gente se queda solo con lo exterior, no ve más allá de sus narices. El rico y el amigo pobre. Por alguna razón me vino a la memoria la novela de Mark Twain: El príncipe y el mendigo. Buen texto, Pedro. maparo55
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]