TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / guidos / Naranja

[C:616007]






Pelarla no fue fácil. Uñas retorciéndose casi en ese cascarón de proa vegetal, relamiéndome, imaginando esos gajos dulzones que se hermanan con lo agrio en una mixtura que se agradece. Ya sin esa piel anaranjada, hendí con fuerzas en el centro para separarla en dos mitades. Se veía bien, encapsulados sus gajos oferentes, frescos y por supuesto, dulzones. Hubiera preferido un limón.
Así como existen personas a las que no se les entra con un par de palabras amables ni con una sonrisa ni con algún gesto obsecuente, esta dichosa naranja era más bien un compendio en que se rezagaban la acritud, la indolencia (vaya que sí) y el desprecio por quien la va a consumir. Está bien, era sólo un fruto que no había logrado la perfección, pero para mí sólo fue una trampa. Porque a eso de las tres de la madrugada, cuando las ánimas comienzan su turno, según dicen algunos, esa acidez de la ya ingerida naranja comenzó a penarme en la garganta. Un espectro vegetal que me cobraba su destrucción cáscara a cáscara y gajo a gajo. No me cabe la menor duda que el poco precavido fui yo, que manducarse una naranja en la noche equivale a jugar a la ruleta rusa con las tripas. Poco decente sería narrar las vicisitudes posteriores, los vómitos y la fuerza menguada por todo ese estropicio. Una simple naranja, un día en penitencia bajo las sábanas, huyendo de la luz, de cualquier sonido, sólo anhelando un sorbo de agua tibia para aplacar tanto fuego consumiéndome las tripas.
No tenía tema para colaborar en la página, esquematizaba ideas, las colocaba al trasluz, dibujaba personajes, en fin, no lograba compaginar nada que valiera la pena. Por supuesto que esto que escribí poco puede interesarle al resto. Pero fue cosa viva, un vía crucis de la cama al baño y del baño a ese pensamiento que se nos cruza en estas circunstancias: no somos nada por más que intentemos creer lo contrario, lo habitual pronto se transforma en obituario y de la noche que nos inunda no estamos seguros que avizoremos un nuevo sol. Y bueno, sólo relleno y aconsejo: no consuman naranjas en la noche a menos que sean dulzonas. Pero eso nunca se sabe hasta que las desvistan degustando de antemano su sabor. Buen provecho.












Texto agregado el 25-05-2023, y leído por 110 visitantes. (7 votos)


Lectores Opinan
27-05-2023 Hola, amigo: me encantó tu texto sobre la naranja consumida. Creo que la explicación no era necesaria. En el caso de quitar cáscaras de naranja o mandarina como sugiere Vicente, prefiero quitarle en la noche el recubrimiento exterior a una mujer. No te parece. A lo mejor también tiene sus inconvenientes como la naranja, pero que tal el goce. maparo55
27-05-2023 Los temas allí están, condimentarlas con imaginación y salta una historia. Guidos es un mago, no hay hoja blanca que se le resista. Abrazo grande y por acá, es tierra de naranjas, mandarina y en este hoy de mangos. Mis compañeros de Argentina quizá no los han probado. Ampliamente recomendados. Abrazo grande. sendero
26-05-2023 —Sé y me doy cuenta que temas siempre tu y tu pluma van a tener. —Ahora, hablando de frutas por varias razones prefiero la mandarina, la encuentro más amable, se entrega suavemente al hurgar de mis manos y dedos, muy fácil desvestirle, se abre fácilmente y me entrega su dulzor sin importar si es noche o día. —Si alguna ves nos entramos te voy a presentar a mi media Mandarina. —Saludos. vicenterreramarquez
26-05-2023 Ja! Me encantó cómo de algo tan trivial como comer una naranja armaste este texto. Muy bueno. Beso grande. MCavalieri
26-05-2023 Muy bueno, hace poco tiempo me enteré que las frutas que siempre eran el postre, se deben comer antes de las comidas, sería largo explicar la razón, pero habrá que acostumbrarse, saludos. ome
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]