TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / MujerDiosa_siempre / "TOMANDO UN CAFÉ"

[C:616583]


 Tomando un café, un día cualquiera:

Estaba una de tantas tardes en uno de esos boliches al paso, sentada en una mesita al lado de la ventana. Porque si van a hacer lo mismo un día, desde ya les digo, vayan al lado de una ventana, así observan pasar toda la corte de los milagros (o casi).

Esa tarde no fue necesario mirar hacia fuera, entró al salón una señora muy emperifollada pero de una forma extraña. Antes de sentarse, dejó caer en una de las sillas de la mesa vecina a la mía de la derecha, una cantidad inusual de bultos, entre paquetes, bolsos, carteras, paraguas y demás bártulos. La mayoría rodó debajo de la mesa. Luego se tomó un tiempo, como para medir la distancia entre su persona, la gravedad y la silla de madera, para dejar caer luego toda su humanidad desplomándola en la silla aguantadora, con un resoplido – Fffiú…. – descansando finalmente de tanto trajín al parecer. Traté de no mirarla demasiado, pero la curiosidad se impuso porque su vestimenta era por demás original. Llevaba zoquetes verde rabioso, y calzaba unas ojotas coloridas con dibujos de palmeras y soles caribeños.  Lucía varias faldas, o tal vez fuera simplemente el forro que asomaba bajo el ruedo, una de ellas. La pollera de arriba, era de un tono gris plomo con voladitos que alguna vez, habían sido blancos con seguridad. Bajo sus faldas y por encima de los zoquetes verdes sin madurar, tenía unas calzas marrones tan ajustadas que asomaban por debajo de las mismas y por encima de los zoquetes, unas masas de carne bien roja e inflamada. Prosiguiendo con su atuendo, llegamos a la zona de la cintura (zona peligrosa en verdad) porque caía en cascada, subdividiéndose en cuatro o cinco porciones de grasa zigzagueante. El cuello debo confesar que comenzó a dolerme, me encontraba en una posición algo incómoda, pero todo vale a la hora de la verdad (y de la curiosidad). 

Confieso que la seguí mirando aunque con cierto disimulo, pero era algo inevitable, imagínense En la parte superior, conté no menos de seis prendas superpuestas de todos los colores y texturas, cortísimas. Se acercó el mozo a preguntarle qué se servía y pidió un vaso de agua por el momento, nada más. Era lógico, hacía un calor bochornoso y húmedo, aunque dentro estaba más fresco. Por su cara corrían ríos de transpiración, llevándose parte de los colores que se había colocado horas antes sin duda. Se debe haber sentido observada porque me miró con sus ojos orlados de pestañas postizas, y quedé sin poder moverme. ¡Tenía una mirada de criatura tan fresca, tan pura e inocente! Esbozó una sonrisa por entre las mezclas de colores, lunares falsos y maquillajes superpuestos, una sonrisa por encima de sus labios mal pintados de rojo, y era la sonrisa impecable, deslumbrante de una niña incontaminada, de una recién nacida…

Quedó desnuda su alma y la mía, de poder ruborizarse lo hubiese hecho. Así fue mi primer encuentro con la Señora D.


Argentinismo: Zoquetes= Medias

*****

Texto agregado el 19-08-2023, y leído por 199 visitantes. (15 votos)


Lectores Opinan
22-08-2023 Mira tú como tu señora D tuvo su génesis. Esas porciones excesivas de ropa es posible que dejarán al trasluz su inconformidad, rasgos singulares de originalidad, absoluta falta de recato (en el buen sentido), mostrándose a sí misma ante los demás como un ser genuino, estrafalario hasta decir basta y que está dispuesto a hacer cada chapucería que esté a su mano para llenar planas y planas con el apelativo de Señora D. Un gran abrazo amiga. guidos
21-08-2023 Nunca pensé que la señora D- tendría ese aspecto de señorona, y a la vez de misteriosa mujer del campo, al final lo di por sentado. La dama que entro a tu alma, es nada más, ni nada menos, que dos almas descubriéndose, muy bello***** Abrazo Lagunita
21-08-2023 Interesante introducción para acercarnos a ese primer encuentro con la señora D. No es fácil ignorar o pasar por alto a una dama así. maparo55
20-08-2023 —¿La señora D? No es la imagen de ella que he formado en mi mente, claro está que sin conocerla en persona como la conoce la escritora que le dio notoriedad. —De todas maneras la seguiré pensando esbelta, elegante, distinguida y bueno, también un poco loca, pero con esa locura que atrae y cautiva al leer sus aventuras en estas mismas páginas. —Un efusivo abrazo para D. vicenterreramarquez
20-08-2023 Tus relatos de la Sra. D me resultan adorables, por lo creativos que son en la trama y por ese humor tan diferente a los demás. Es interesante que volvieras atrás para recordar como se conocieron. Disfruté la lectura. Gracias. gsap
20-08-2023 Es tal cual como me la imagino. debe ser lindo andar así, libremente por el mundo. Por fin la conociste!!!!!!!!. (me parece escuchar a mi hija: Así te vas a ir!!!!!!!!) yosoyasi
20-08-2023 Querida Mujer Diosa reconocí tú texto desde la primera línea, un placer releerlo después de tanto tiempo. Es inolvidable tu primer encuentro con nuestra encantadora señora D. 5* for ever para ella jdp
19-08-2023 Me encanta lo excéntrico del personaje, denota originalidad, creatividad y derroche de alegría que compartes a cabalidad, muy ingenioso!!! ;) spirits
19-08-2023 Mi querida Delia, aunque jamás hubiera imaginado así a la señora D, ahora que lo pienso, es perfectamente como debe ser, sólo que a veces miramos el exterior sin ver lo esencial, con esa mirada y esa sonrisa angelical podemos ver a la verdadera señora D. Un besote para ti y otro para la señora D. ome
19-08-2023 Qué extraño, presioné enviar y no apareció el comentario. Bueno, te decía que es una descripción excelente del personaje, un personaje magnético y fascinante. Pude imaginar toda la escena. Dhingy
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]